05.03.2013

Posted on Actualizado enn

Yo entiendo que tengo una relación neurótica con el papel que, en muchas ocasiones, pone de los nervios a los que me rodean, al menos a los que no he logrado ganar para mi secta… Pero no puedo (ni tampoco quiero) evitarlo. Las consignas son: ‘usar un folio en blanco es el último recurso’ y ‘una hoja sólo se tira cuando ya hemos escrito en todas sus partes, incluido el canto; de tal manera que -en el hipotético caso de que ésta se escurriera- gotearía tinta’. Que se lo digan a mi querida compañera que, en su primer día en la oficina casi pierde la vida por no saberlo… Afortunadamente ya es miembro del club y aprovecha el papel como si se estuvieran extinguiendo los leñadores sobre la faz de la tierra…

Con estos antecedentes, os podréis imaginar que yo reciclo. Me siento mejor cuando todo ese papel que no ha habido más remedio que gastar acaba en el contenedor azul y me GUSTA saber que un día puede volver a mí en forma de periódico o de libreta morada… Pues ahora resulta que no tengo contenedor azul ¡¡¡!!! Y convivo, desde hace días, con una caja de cartón del tamaño de un morlaco llenita hasta los topes de más y más cartones. Quién desconfiaba de la Justicia Divina?

Martes y Día de la Cincomarzada en Zaragoza (la típica fiesta que no te olvidas de cuando cae), además de Día del Misionero en Tahití. Cuidadito cómo celebráis esto último. Buenos días…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s