13.06.2013

Posted on Actualizado enn

Esta mañana he viajado con un geco hembra en el vagón. Al principio me había parecido simplemente una mujer vestida toda de verde, pero después de dos paradas he empezado a atar cabos: parece que ya comienza el calor y justo me encuentro a alguien con pantalón, camiseta, chaqueta, bolso, sandalias, uñas de los pies, uñas de las manos y cascos… ¡todo del mismo color verde! Y me diréis que es fácil de distinguir, evidentemente, por las pupilas verticales lobuladas, pero es que llevaba unas enormes gafas de sol negras (que no se ha quitado en todo el trayecto) ocultando sus ojos. Y entonces me diréis que es raro que fuera un geco, porque éstos son de hábitos nocturnos y es cierto, pero también está el Phelsuma Laticauda o geco diurno de Madagascar, que no le teme al día. La pena es que me he tenido que bajar del vagón sin poderle hacer la prueba concluyente: soltar una mosca y ver como lanzaba su lengua reptiloide para zampársela. ¡¡!! La próxima vez tengo que acordarme de llevar algún insecto en el bolso para estos avatares…

Jueves, 13 de junio y San Antonio, que no está demostrado que traiga los novios prometidos, pero sí que regala unos buenos pinchazos en la mano de los curiosos entrometidos. Suerte con las moscas, con los alfileres y buenos días!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s