AEMET

26.03.2014

Posted on Actualizado enn

¿Si podría vivir en un lugar donde apenas salga el sol? Pues puede ser. Siendo el de supervivencia el instinto que los domina a todos y en mi calidad de ser humano, es probable que me adaptara a eso, pero no me lo imagino. Igual es que en otra vida he sido instalación fotovoltaica, aunque también me quedan trazas de organismo acuático… ¿Existen los paneles solares submarinos? El caso es que no entiendo sus rayos solamente como el tinte que me convierte en medalla de bronce varios meses al año, si no como el barniz que pinta el mundo de ilusión, el que insufla ánimo, el que lo hace hermoso. Soy, como cantaban Presuntos Implicados, de agua; pero también soy de sol. ¿Eso quién lo canta?

Simplemente, con sol, todo es mejor: brotan las plantas, se endulza la fruta y florecen los planes. Será que se me recargan los fotorreceptores, que soy fotosensible o que yo también hago la fotosíntesis porque de todas las energías, la solar es la que comprendo mejor ¡como no! si hasta la clave es de sol…

Por eso se me hace tan duro este retorno al invierno. A la oscuridad del día, a un sol distante, lejano y opaco que no calienta, a un viento gélido que me arranca lágrimas frías también… Y quizá yo me lleve la meteorología al terreno personal, pero es que si veis las previsiones del AEMET lloráis vosotros también

Miércoles. Podrían ser buenos días…

27.09.2013

Posted on Actualizado enn

Después de pasarme una nochecita de aúpa robando en unos grandes almacenes forros polares y provisiones para huir al monte y así escapar de los invasores que dominan la tierra, me he despertado absolutamente trastornada, empeñada en que mi despertador era táctil y cabreada porque no se apagaba al tocar la pantalla… Vamos, que he estado un rato en ese limbo que separa el sueño de la realidad, másperdida que una docena de japoneses en el Museo del Jamón.

Pero la pesadilla ha llegado cuando he consultado la página del AEMET: lo que nos van a invadir son unas nubes más negras que el carbón que bombardearán rayos, truenos y centellas; al termómetro le va a explotar la burbuja inmobiliaria (digo otoñal) en plena cara y a mi me va a obligar a pensar con qué me vestía yo cuando no andaba cada día en sandalia y pierna al aire. Y todo esto, aprovechando que es fin de semana. ¡Venga ya! ¿Qué atracción fatal sienten las borrascas por los sábados? ¡Pues menos mal que nos tocaba el veranillo de San Miguel! Y para más INRI se celebra hoy el Día Mundial del Turismo ¡!

Menos mal que Google celebra su cumpleaños con caramelos a golpe de piñata… Viernes, buenos días y, si podéis, buen fin de semana.