alergia

06.03.2015

Posted on Actualizado enn

Ya llega la primavera

No lo sé porque note mi sangre alterada ni porque los almendros empiecen a pasar del blanco al verde. La señal más evidente -al margen del consabido anticipo que nos hacen los grandes almacenes- es que la alegría viene de la mano de su anagrama: la alergia. Los picores se empiezan a esconder por entre mis cuerdas vocales recordándome que el polen no solo es esa sustancia que hace nacer las flores.

Pero no voy a presumir de cínica, el cambio de estación también me hace vibrar otras cuerdas: antes de ayer sufrí un deseo incontrolable de sacar a pasear al perro. Hasta que me di cuenta de que yo perro no tengo… pero no me dejé arredrar por eso: me armé de chaqueta deportiva, zapatillas, braga polar y miguitas de pan y me bajé al río a pasear, a ver si se me acercaban las palomas y podía poner alguna estofada para cenar (nada; las muy espabiladas se las saben todas y casi me estofan a mi).

El caso es que estas tardes que tengo tiempo -y el tiempo empieza a virar a mejor- he decidido practicar el deporte tradicional de los ancianos -me refiero a pasear, no a mirar obras- porque, la verdad, dejar ir los pies con el rumbo sin acabar de trazar me encanta. Especialmente cuando además puedes llevar música en las orejas, ideas en la cabeza y tienes un salvoconducto vulgarmente conocido como teléfono móvil y otro en forma de abono transporte por si los pies se te van de más.

Sí. La pátina de cinismo se resquebraja cuando sigues encandilada por tu propia ciudad, cuando caminas con paso musical al son de lo que escuchas, cuando levantas la vista para apreciar una balconada y en ese instante encienden la iluminación de la fachada. He de reconocer que la sonrisa que me baila en la cara es de lo más primaveral.

Viernes. Feliz fin de semana. Y buenos días!!

24.04.2014

Posted on Actualizado enn

Siempre había pensado que ese ancestral sistema de predicción meteorológica basado en los dolores corporales era exclusivo de la tercera edad, pero recientemente he descubierto que no es así.

Conozco una persona -no diré el nombre por si es secreto profesional, pero es una que tengo aquí sentada a mi diestra todos los días en la oficina- que es capaz de detectar cambios de temperatura y humedad del aire gracias a su rodilla operada; hasta tal punto que me he llegado a preguntar si la operación fue de menisco o en realidad le instalaron un sensor… La pobre se ha pasado una temporada con dolores y en vez de decírselo a un médico, se lo consulta al meteorólogo. Al final creo que se ha auto-diagnosticado primavera… Ese tiempo loco que igual te tuesta que te congela y al que tan alegremente le echamos las culpas de cualquier cosa que nos pase. ¿Alergia? La floración primaveral ¿Amor? Es bonito en primavera ¿Sueño? Astenia primaveral ¿Constipado? El cambio de estación ¿Pasión? Otra vez la primavera, que la sangre altera ¡!

Me pregunto a quién le echaremos la culpa en verano cuando, por ejemplo, se nos escape un estornudo por aquello que dicen de dormir con según que parte al aire…

Jueves. La primavera ataca de nuevo y deja el tiempo revuelto y a mí hecha una sopa. Si me he pescado un constipado ya tenemos el menú del día completo. Buenos días.

18.07.2013

Posted on Actualizado enn

Ya hace meses que hice -en medio de un ataque de risa- estas fotos de una tapia en mi pueblo y desde entonces tenía en tareas pendientes compartirlas. La verdad es que en su momento dieron lugar a muchas chanzas: que si ‘a esta pintada le veo algo raro, voy a escribirlo otra vez’, que si las diferencias en la educación, que si el grafitero hizo tanta huelga que no escribió ni la E… Pero no ha sido hasta hoy que lo he comprendido todo: el que hizo la pintada estaba tomando pastillas para la alergia!! La puñetera Loratadina!!

Lo sé porque lo estoy sufriendo. Eso te fríe las neuronas, creedme. Es un grado de trance tal el que alcanzas, que no hay derviche girando ni asceta en el desierto que te tosa. Con este empanamiento mental, no tienes ningún problema en escribir “HULGA” para invocar a una jornada de paro laboral, y quedarte tan ancho; o pasar los minutos ensimismada mirando en la pantalla del ordenador unos numeritos sin saber qué hacer con ellos, mientras quien tienes al lado solo ve a alguien con los ojos vidriosos que ha adquirido de repente la capacidad de boquear…

Menos mal que los peces alérgicos con encefalograma plano aún tenemos alguna utilidad. Jueves, buenos días!!

hulgahuelga

10.05.2013

Posted on Actualizado enn

Parece que se ha abierto la veda alérgica anual, al menos en Madrid. Ayer estuve en una calle abarrotada de gente y de polen donde cada dos segundos estornudábamos uno en armónico concierto. Mire donde mire siempre hay alguien rascándose la nariz o con cara de congestión. Y, por mucho que digan que el mal de los muchos sólo es consuelo para los tontos, yo creo que es una enfermedad que une mucho a la comunidad, amén de ayudar a la diversificación de la conversación banal: ya podemos pasar 15 minutos hablando con cualquiera sin decir nada y sin mencionar el tan socorrido estado del tiempo!!

Pero me he ido de enfermedad, que hoy en realidad es el Día Internacional del Lupus, esa enfermedad crónica y autoinmune que mi amado Dr. House intentaba endosarle a todo el que caía por su consulta. Que aunque ya le cerraron el chiringuito hace algún tiempo, aún resuenan los ecos de su bastón a la mención de esas extrañas dolencias.

En fin, que tampoco era de esto de lo que yo quería hablar. Que yo sólo pretendía congratularme porque es viernes y 10 de mayo además; el día en que pusieron la primera piedra, en 1720, de la Plaza Mayor más bonita de España. ¿O era de la agradable temperatura primaveral de lo que quería hablar?

Demasiado tarde hasta para las buenas tardes y aún temprano para las buenas noches… Hoy sólo va a ser un: buen fin de semana!!