balde

05.09.2013

Posted on Actualizado enn

Soy la primera rendida ante los encantos de IKEA, han dado soluciones prácticas, bonitas y baratas a muchas casas, empezando por la mía; pero en ocasiones, ese afán que tienen por hacer modernísimo lo que no lo es, acaba poniéndoles en evidencia… Estaba hojeando su nuevo catálogo cuando me detengo a leer un pie de foto en la que aparece un balde negro con asas, al que apostillan “Ahorra agua lavando los platos en un contenedor y no bajo el grifo abierto”

Acabáramos!! Habéis descubierto América, no te digo!! Para empezar, la generación de mis abuelas -que fueron las primeras en España en vérselas con el agua corriente en los hogares- ya se sabían el ‘truco’ y para seguir, eso no es un ‘contenedor’, es un barreño. Sucede que los suecos, angelitos, carecen de Ñ en su abecedario y supongo que por eso han tenido que buscarse un nombre alternativo, venga vale. Pero el hecho de que lo fabriques alargado en lugar de redondo y de color negro en lugar del verde mustio tradicional, no puede hacerle perder su condición de barreño ¡!

Y es que está bien que el lenguaje se vaya renovando -como la piel, el vestuario, el coche y el interior de la persona- cada cierto tiempo, pero si sólo nos dedicamos a emplear palabras nuevas para inventos viejos, pareceremos unos renovadísimos pedantes, o no?

5 de septiembre, jueves y San Victorino. Buenos días…