bombillas

11.11.2014

Posted on Actualizado enn

Nada como alejarte unos días de la ciudad para volver relajada, muerta de sueño… y encontrarte todo hecho unos zorros: los paraguas asesinos han tomado las calles, el frío se ha hecho norma y han montado ya las luces de la Navidad. Que parece que en lugar de tres días me he fugado tres semanas!!

 

El caso es que mi lado racional comprende que la instalación de tantas decoraciones festivas lleva su tiempo y la antelación es necesaria, pero contemplar cada mañana el esqueleto mudo y oscuro de una ristra de lámparas, me da cierta tristeza. Como si tanto cable desnudo y tanta bombilla apagada que penden sobre nuestras cabezas fuera una ilusión trasnochada. Como una anciana solitaria tejiendo patucos o un manco que intentara rascarse a dos manos la barba.

 

Pero lo de las luces al fin y al cabo no es nada comparado con lo de los paraguas: eso sí que es la amenaza fantasma!! No sabes por dónde vienen ni porqué te atacan, pero hasta en el interior de los soportales o bajo las paradas del bus pueden esconderse sus varillas asesinas siempre dispuestas a sacarte un ojo, tirarte del pelo o arañarte la espalda. Joder, que no temo a cucarachas, avispas ni ratas y me dan miedo los puñeteros paraguas!!

 

En fin… vaya inicio de semana; lunes o martes o lo que toque; que el calendario dice una cosa y a mi los párpados me pesan como otra. Sea como sea, que las luces (y las sombras), las afrentas y los estoques no nos quiten los buenos días…

28.01.2014

Posted on Actualizado enn

Seguro que ya lo sabía pero lo había olvidado, igual que no logro recordar cómo era la antigua estación de Atocha antes del microclima tropical, o cómo quedábamos antes de que Dios inventara el teléfono móvil. Hablo esta vez de las bombillas clásicas, de las de antes. En mi casa sólo hay led o de las de bajo consumo pero el otro día, que curiosamente anochecí bajo lámpara ajena en la furtiva observación de una con filamento, me quedé maravillada de su efecto óptico: a poco que la mirara veía al parpadear una bandada de gaviotas luminiscentes revoloteando por el techo y las paredes. Soy consciente de que los nuevos elementos de iluminación son mucho más eficientes, y de que quizá no sean muy saludables para los ojos esos experimentos, pero hay circunstancias en las que los pájaros, aunque sean ecos del wolframio, es mucho mejor tenerlos anclados en la retina en lugar de libres en la cabeza emitiendo destellos de algunas luces que nunca han encendido bien.

Y no cuento más, que me ampara la ley de la UE que dice que el 28 de enero celebramos el Día Europeo de la Protección de Datos (esa a la que con más frecuencia me debería acoger).

Martes; proteged vuestros pájaros por si los datos no vuelan bien ¿o era al revés? Buenos días!!

28.10.2013

Posted on Actualizado enn

A cualquiera que le cuente que me pasé toda la santa mañana del sábado cambiando bombillas no se lo cree, o se cree que vivo en el Palacio Real y ni lo uno ni lo otro. Es que lo de los focos halógenos y las bombillas led no es una ciencia en absoluto exacta: unos focos funcionan con unas bombillas sí y otras no, otras bombillas funcionan bien en el foco que les da la gana pero no en el de al lado… Total, que parece que lo que he estado haciendo no ha sido mantenimiento doméstico si no un ensayo de estadística: teniendo 14 focos y 9 bombillas ¿cuál es el máximo número posible de combinaciones entre ambas? Pues eso, el que se acuerde de las fórmulas de combinatoria que calcule que me estuve subiendo y bajando de la escalera esas n veces por el avanzado método de prueba y error, siendo condición necesaria del acierto volver a bajarme de la escalera para darle al interruptor…

¿Gimnasio? No hay máquina de step que aguante los escalones que yo coroné, ni quien haya permanecido tanto tiempo con los brazos arriba excepto, claro está, las víctimas de un atraco en las películas del oeste…

28 de octubre. El día en que, en 1492, el español Rodrigo de Jerez fue el primer occidental en ver a los indios fumando tabaco y el primero en imitarlos… Con la de disgustos que podíamos habernos ahorrado!! Lunes. Buenos días…