bote

27.01.2015

Posted on Actualizado enn

Mi madre es maravillosa. Eso lo sabe todo el que la conozca. Pero hay que reconocer, que también tiene sus cosas…

Me refiero, particularmente, al modo en que hace la compra. No es que sea una compradora compulsiva, si no más bien impulsiva y quizá algo repetitiva. Hace tiempo, por ejemplo, debió detectar que se le estaba acabando el lavavajillas y su cerebro lo memorizó de tal manera que cada vez que iba al súper, lo compraba; hasta que llegó a acumular unos 25 botes de fairy en casa. Lo mismo sucedió otra temporada con los recambios de fregona, y otra con las bayetas… Le entraba la duda y, por si acaso, echaba una más a la cesta.

Pero la campanada la dio hace poco por el lado menos pensado: el enjuague bucal. Un buen día vio una estupenda oferta de Listerine y no se lo anduvo pensando; arreó con nada menos que tres frascos de litro cada uno: uno para su casa, otro para la mía y otro para ir rellenando ¡Tres litros de colutorio para dos tristes bocas! Pero si a mí me dura meses el bote pequeño!! Pues nada. Ya tenemos el plan quinquenal cubierto; como los rusos, pero para echarnos al coleto.

Lo cojonudo es que ahora va y me dice que en realidad a ella no le hace mucha gracia el Listerine, que ha descubierto que lo mejor es lo más simple, el enjuague bucal casero: agua con bicarbonato y, si hay llagas, con agua oxigenada ¡Maravilloso! Esto me deja a mí con más reservas de colutorio que Irak de petróleo. Así es que si un día de estos alguien detecta que dejo un ligero tufo mentolado, no me lo tenga en cuenta, es que voy a lavarme la melena con frescor verde menta!

Martes… La madre del cordero!! (Y la mía!) Muy buenos días…

13.02.2014

Posted on Actualizado enn

Día 2: LA SOLUCIÓN

Tengo al fondo de la memoria el recuerdo de un programa de televisión en el que a los participantes les entregaban un objeto cualquiera y ellos debían encontrar distintos usos que darle. Y, visto mi drama con los botes vacíos de tomate, me siento como una de aquellas concursantes.

Primero pensé lo evidente: ¡para meter cosas dentro! Y empecé una batida por estantes y cajones a ver que podía guardar… Cuando se me agotaron los tornillos, horquillas, bolitas, restos de salsas y mascarillas, me di cuenta de que eran perfectos para especias; así es que emplee otros pocos en sal de roca, pimienta rosa y bayas de enebro. La idea era buena, por lo que -durante un tiempo- caí en la compra compulsiva de condimentos en bolsa, pero cuando llegué a la adquisición masiva de sazonador para caracoles, decidí poner fin también esa etapa.

En este punto, tuve que pedir ayuda externa especializada: el doctor Google me derivó a millones de páginas de manualidades en las que mentes de lo más creativas me conminaban a ponerles puntillas, pintarlos de colores y usarlos como portavelas, floreros o lámparas… Pero una vez tienes el salón cual cementerio el 1 de noviembre y la iluminación de tu casa deja pobre a la de Las Vegas, la cosa pierde gracia y te das cuenta de que algo falla: en realidad no son velas con olor a mango lo que quieres embotellar; lo que te gustaría almacenar son esos olores evocadores que Chanel no vende: a lluvia, a sexo, a verano, a limpio… ¿Y porqué no voy a meter en mis botes de tomate lo que me dé la gana, pensé?

Así he hecho; ya no queda uno vacío, en el que no guardo silencio guardo inspiración, aunque no sé porqué hay cosas que me cuesta envasar: la paciencia, la moderación… El que necesite cualquier cosa no dude en pedírmela, que se la envaso. Esta mañana sin ir más lejos, abrí un bote de ‘jueves’ y otro de ‘buenos días’; aquí tenéis los dos…

12.02.2014

Posted on Actualizado enn

Día 1: EL PROBLEMA

Habiendo confesado ya mi pasión por pepitas y similares, no es difícil adivinar lo que desayuno cada mañana: pan de semillas varias con aceite y tomate (y su consabida simiente), precedido de un exquisito vaso de medio litro de agua caliente y acompañado de otro vaso de medio litro de café aguado con nube de leche.

Lo malo es que esa escena idílica en la que me levanto tranquilamente y me pongo a rallar un tomate, pertenece al reino de la fantasía; me veo obligada a comprar botes de tomates que otros han tenido la amabilidad de rallar para mí y esto, para un single, es toda una odisea: por algún motivo, sólo se comercializan para familias numerosas, por lo que a los 4 días de abrirlo, se me estropea. Esto me ha obligado a realizar un estudio de mercado hasta que he dado con el tomate rallado al punto de conservante, que me aguanta en la nevera 15 días o más (cómo la leche).

El tema es que el tomate ganador de la prueba viene envasado en unos tarritos de cristal monísimos que no tengo corazón de tirar; así es que al cabo del tiempo he acabado por dar cobijo en casa a un ejército de botes que me empiezan a robar, por descontado, los muebles de la cocina y, por añadidura, la creatividad: me paso el día maquinando alguna idea brillante en la que emplearlos ¡!

Por suerte, además de miércoles, hoy es la Maha Shivaratri, “la gran noche de Shiva” ¡y se celebra meditando! Buenos días…

29.11.2013

Posted on Actualizado enn

¿Alguien sabe si en el supermercado admiten devoluciones de los botes de lentejas ‘Litoral’?

Es que, veréis, el otro día en el trabajo, mi compañera dijo la palabra ‘lenteja’ y yo sufrí una revelación: ‘quiero comer lentejas’ (nada sobre la Santísima Trinidad, de momento). El caso es que, cuando salí, la pura ansia lentejuna me embargó y acabé comprando el dichoso bote sin tener en cuenta que mi madre -que se está ganando el cielo a mi costa-, en cuanto supo de mi antojo, se ofreció a prepararlas en dos modalidades: para consumo en el propio local y para llevar; así que para allá que me fui con mis ganas y mis taper y, como ella sólo sabe cocinar las lentejas de 5 en 5 (kilos), hoy es mi tercer día de tan nutritiva legumbre. Conste que no protesto!! Lo único que quiero es devolver las que ha metido en el bote la abuela asturiana del pañuelo negro antes de que mi generosa progenitora se entere y me eche la bronca…

En fin, que no sólo vuelan las lentejas si no el tiempo también: ya es viernes y, además, hemos llegado al día 333 del 2013, que os parece? A disfrutarlo! Buen fin de semana y buenos días!!