calzado

20.10.2014

Posted on Actualizado enn

La ropa de entretiempo es esa fabulosa variedad de prendas que cuando te las compras te parecen una idea genial pero que cuando te las pones invariablemente te tuestas o te congelas.

 

Es así, aunque la lógica te diga lo contrario. Parece que viviendo en un país con clima mediterráneo podrías usarla con frecuencia, pero eso será quizás en Canarias porque, lo que es en la península, la ropa de entretiempo acaba siendo ropa de muy poco tiempo. Especialmente las chaquetas, que son mis preferidas. Me las dejo en el armario por la mañana porque hace rasca y necesito algo de más densidad y me las vuelvo a dejar por la tarde porque con la solana que cae no me apetece pasearlas. Al final, casi siempre triunfa el modelo cebolla: llevando capa sobre capa con alguna aciertas. Lo peor son los pies, el calzado en estas fechas es el gran misterio: si eres guiri o atrevido lo tienes hecho, te basta con el modelo playero (unas chanclas y corriendo); tampoco tienen problemas los que ansían el invierno, que se encasquetan ya las botas de cuello vuelto; ni las aficionadas a las manoletinas, los mocasines o las zapatillas de deporte con ínfulas de diseño. Por suerte o por desgracia, no me encuentro en ninguno de esos casos, así es que me paso las mañanas abriendo y cerrando cajas de zapatos, para acabar poniéndome los mismos casi a diario: unos zuecos cerraditos muy apañados que, a base de no soltarlos en siete años, ya tengo destrozados…

 

Y es que, aunque no lo parezca, calzarse suele ser algo más que no ir descalzo.

Lunes. Buenos días!