decoración

18.12.2014

Posted on Actualizado enn

Por segundo año consecutivo, el espíritu ‘con sus manitas’ (ahora rebautizado DIY) me ha embargado al llegar la época de la Navidad.

Me gusta y me apetece decorar la casa por estas fechas, pero no quiero convivir con un pino muerto (o de plástico) el resto de meses del año, así es que me obligo a construir algo de lo que poder desprenderme después. Es también una manera de imponerme un aprendizaje en una materia en la que flaqueo notablemente: tiendo a aferrarme en exceso a las cosas, así es que me sirvo a mí misma tres tazas de obligada futilidad y las aprendo a tragar.

El caso es que el año pasado hice un arbolito reciclando una caja y un palo, y este año me había empeñado en algo más osado: quería una chimenea! Y como en esto -y en tantas otras cosas- querer es poder, chimenea quiero, ¡chimenea tengo! Que no se puede una amilanar por no saber construir un hogar!! Todo es echarle papel de estraza, cinta aislante y ganas…muchas ganas! Y así, robando una caja de la basura cual indigente y con un presupuesto de 2€ aproximadamente, podéis lograr esta bonita decoración de Navidad!

Ya sé que me falta ponerle unos calcetines (los de rayas grises y rosas le quedan fatal), que no puedo encender fuego en ella (a riesgo de que me encierren por pirómana) y que, como no tiene tiro, el tipo de rojo cargado de regalos por ahí no va a bajar (como mucho bajaría mi vecina, que me cae igual de mal) pero no me importa ¡mi chimenea es genial!

Que esto también es un trauma? Quizás. Menos mal que es jueves ya. Buenos días!!

 

Chimenea 1 DIY Navidad 14-15Chimenea 2 DIY Navidad

Anuncios

11.11.2014

Posted on Actualizado enn

Nada como alejarte unos días de la ciudad para volver relajada, muerta de sueño… y encontrarte todo hecho unos zorros: los paraguas asesinos han tomado las calles, el frío se ha hecho norma y han montado ya las luces de la Navidad. Que parece que en lugar de tres días me he fugado tres semanas!!

 

El caso es que mi lado racional comprende que la instalación de tantas decoraciones festivas lleva su tiempo y la antelación es necesaria, pero contemplar cada mañana el esqueleto mudo y oscuro de una ristra de lámparas, me da cierta tristeza. Como si tanto cable desnudo y tanta bombilla apagada que penden sobre nuestras cabezas fuera una ilusión trasnochada. Como una anciana solitaria tejiendo patucos o un manco que intentara rascarse a dos manos la barba.

 

Pero lo de las luces al fin y al cabo no es nada comparado con lo de los paraguas: eso sí que es la amenaza fantasma!! No sabes por dónde vienen ni porqué te atacan, pero hasta en el interior de los soportales o bajo las paradas del bus pueden esconderse sus varillas asesinas siempre dispuestas a sacarte un ojo, tirarte del pelo o arañarte la espalda. Joder, que no temo a cucarachas, avispas ni ratas y me dan miedo los puñeteros paraguas!!

 

En fin… vaya inicio de semana; lunes o martes o lo que toque; que el calendario dice una cosa y a mi los párpados me pesan como otra. Sea como sea, que las luces (y las sombras), las afrentas y los estoques no nos quiten los buenos días…