educación

27.02.2015

Posted on Actualizado enn

Lo prometido es deuda… Aquí está la camiseta.

Camiseta Da las Gracias

Mejor ponérsela que tener que leerla, no?

Buenos días y feliz fin de semana!!

26.02.2015

Posted on Actualizado enn

Os juro que me voy a hacer una camiseta (bueno a estas alturas del calendario una sudadera) con el mensaje:

“Da las gracias, por favor”

Porque estoy hartita de que la gente me pregunte cosas por la calle, yo me mate en dar explicaciones y me respondan “vale, vale”.

¿Vale, vale? ¡NO!

La respuesta correcta es GRACIAS.

Y no porque yo haya tenido la deferencia de dejar de leer o usar el móvil e interesarme por lo que usted me ha preguntado si no porque, si todos dejamos de tener educación, al ‘dónde queda tal calle’ o ‘qué autobús cojo’, le va a responder su puta madre ¿Está claro?

En serio, es desesperante esta epidemia de mala educación. Además no se limita a un rango concreto de edad, si no que el desplante te lo pueden dar igual jóvenes que mayores, de cualquier nivel cultural y de cualquier ciudad.

Luego pretendemos que funcionen aquí sistemas de otros países como pagar por el periódico o por las alcachofas sin que nadie te vigile… Pero si el ‘gracias’ no cuesta nada y no lo damos porque no nos da la gana!! Y que nadie me venga con que es un convencionalismo arcaico y prescindible porque por ahí no paso. Viviendo en sociedad, hay que sujetarse a normas sociales y el que no esté de acuerdo, que se haga eremita o al menos que, a mí, no me pregunte.

¿Qué día es hoy? Jueves. Ok. Gracias. Por eso y por escucharme. Buenos días!

15.12.2014

Posted on Actualizado enn

Desahogándome en una conversación de barra (de barra bar, no de barra de pan) con dos amigos una noche, me di cuenta de que arrastro algunos traumas desde la más tierna infancia… Nada demasiado preocupante -de esta tampoco me encierran- pero ahí se me han quedado, como espinitas, clavados.

Por un lado está la manera de educarnos. No es que no fueran correctas las enseñanzas recibidas en la escuela, es que ahora se enseña de otra manera. Y ésta es mucho más divertida.
Cantan más, aprenden mientras juegan, les mandan tareas más entretenidas, practican cosas tan interesantes como el discurso y el debate… El otro día me enseñaron una actividad propuesta para chavales de 12 años en la que, por equipos y usando material de consulta e Internet debían responder a la ‘pregunta imposible’, un pequeño misterio que relaciona distintas materias, con varias cuestiones intermedias; al estilo de aquellos retos finales de ‘El tiempo es oro’ pero con la wikipedia de por medio. Que no es lo mismo…

Ya me diréis si no es una gozada! Me encanta. Me encantaría participar, vaya. Hasta el punto que he intentado apuntarme, pero dice la madre que no, que para eso tengo que estar matriculada en primero de la ESO y que no le parece oportuno.

Y hasta aquí llegamos con el trauma número uno: verte obligada a crecer sin debates ni discursos. Verte obligada a aprender sin divertidos concursos…

Y estamos a (y) de lunes! Buenos días!!

04.10.2013

Posted on Actualizado enn

Al margen de sus muchas cosas buenas, esta era de las tele-pluri-super-comunicaciones ha tenido un efecto negativo inesperado: ha creado una categoría nueva de maleducados.

Vienen a engrosar un grupo ya de por sí bien nutrido de gente de todos los colores, sexos y grupos sociales que oscilaban entre el sutil mal gusto y la soez grosería al comer con la boca abierta o desconocer los vocablos ‘por favor’ y ‘gracias’. Pero de estos maleducados que pastan en otros prados de la convivencia común podemos hablar otro día.

Hoy los que me aprietan el zapato son estos nuevos faltones de las relaciones sociales por vía telemática: esos a los que, por ejemplo, les mandas un whatsapp y no te contestan (el equivalente a darte la espalda y dejarte con la palabra en la boca), o aquellos que borran tus comentarios sin otro motivo aparente que el de no darles en todo la razón como a los tontos (el equivalente a mandarte callar en una discusión amistosa)…

Lo peor de esta infausta tropa es que suman a la escasez de educación la abundancia en cobardía; por lo que los que tendemos a ser educados y además ir de frente, carecemos de las herramientas adecuadas para capearlos. Como el temporal… Ay! Hay que ver la que está cayendo!

Viernes. Jornada de reflexión (cada uno reflexione a su manera). Buenos días!!

11.07.2013

Posted on Actualizado enn

Ya sé de dónde vienen absolutamente todos los problemas de educación de la nueva hornada de niños que circula por ahí: de la digestión. Los críos de ahora no tienen que ‘hacer la digestión’, como hacíamos mi generación y puede que ahí esté el quid de la cuestión. Pensarlo: hacer la digestión supone esperar por algo que deseas, ni más ni menos; dejarte convencer de que lo mejor para ti es privarte de lo que más te apetece hacer en ese preciso instante. Y estoy segura de que ya muchos de nuestros padres sabían que bañarse después de comer no desencadena necesariamente un corte de digestión si no hay un cambio brusco de temperatura pero, con aquel sutil método de contención, lograban tanto una siesta tranquila, como inculcarnos una lección vital importantísima que hoy por hoy ya nadie imparte. ¿Que porqué los adolescentes se vuelven unos tiranos caprichosos e impacientes? Porque de niños no tuvieron que hacer la digestión!! Seguro.

Todo lo contrario de lo que sucede con los fascinantes Guerreros de Terracota que encontraron un 11 de julio de 1975 cerca de Xi’an… Ahí llevan enterrados más de 2200 años, con paciencia y lealtad infinitas, esperando que Qin Shi Huang les reclame para el combate. Su cantidad, su realismo y su hieratismo sí que cortan la digestión.

Jueves. Feliz día del bandoneón argentiiiino… Dejaremos que el duende de su son, se apiade del dolor de los demás y que al estrujar su fuelle dormilón se arrime al corazón que sufre más. Buenos días…