enamorados

30.06.2015

Posted on Actualizado enn

La gente hace cosas raras. Lo juro. En el mismo instante en que mi pluma rasga el papel para escribir esto (lo que viene a ser que mis dedos se desplazan a una velocidad endiablada sobre el teclado del móvil) llevo sentada enfrente en el vagón de metro a una mujer que lleva a sus pies un transportín para gatos con un oso de peluche metido dentro. No puedo disimular la cara de asombro. Miro señora, miro jaula, miro bicho, parpadeo y repito. Intento una mirada cómplice con media sonrisa por si la señora entra al trapo y me lo explica, pero se mantiene seria y estirada. Como la que no está haciendo una chorrada… Mi subconsciente a estas alturas ya está trabajando de autónomo puteado (sin rendirme cuentas pero a destajo) a ver si encuentra una explicación que encaje con la escena; pero tengo que descartarlas porque en todas intervienen la magia y/o los cuentos de hadas. Nada. Me quedo mosqueada.

Como cada vez que salgo del trabajo desde el 14 de febrero y veo los mensajes que se han dejado dos enamorados (o al menos uno de ellos confiesa estarlo), que rezan “Buchis te amo” el de la acera y “Buchis I love you” el del esquinazo. Con un par de corazones para enmarcarlo… Se lo escribirá en bilingüe por si en un solo idioma no se entiende? Quizás porque el amor le sale por los poros con subtítulos? Querrá apoyar a su pareja en el aprendizaje del idioma?? A saber. Tengo una curiosidad terrible con eso. Es más. Quién es “Buchis”? Será hombre, mujer o animal? Podría ser -si me apuras- hasta vegetal. Aunque me extrañarían esas declaraciones públicas de afecto a un geranio o un calamar…

Sea como sea, estos meses de exposición de sentimientos a la intemperie han dejado pálido el rosa fosforito de las letras. Tan pálido como debió quedarse su destinatario. Lo que nunca sabremos es si el cariño que se profesaban habrá seguido la misma decoloración…

 

Pero estamos en pleno verano y lo que procede no es decolorarse si no más bien lo contrario. Procede dejarse inundar por el sol, los días largos y los romances cortos. Procede disfrutarlo. Buenos días y feliz último de junio.

Buchis te amo

Anuncios

14.02.2014

Posted on Actualizado enn

Esta mañana no me he despertado con el desquiciante sonido de chicharra de mi despertador, si no con los melódicos latidos de mi corazón; no era un ronquido eso que se atravesaba en mi pecho, no… era un suspiro. ¿Y el café? ¡Ay, no! ¿Qué necesidad tiene mi cuerpo de semejante toxina adrenalínica? Me he preparado un buen vaso de Mimosín y me he vestido con mi mejor sonrisa. He visto que mi router seguía luciendo esa bonita luz roja debajo del símbolo de la @, lo que significa que no funciona porque los técnicos aún no lo han arreglado y me he dicho: ¡Ohh, una luz color rojo pasión! ¡Qué bien! Sólo por eso merece la pena vivir incomunicada en tu casa. Al salir -dando virtuosas vueltas sobre mi misma, mirando al cielo y tarareando- no he gritado a los albañiles que han convertido mi edificio en la viva imagen de Sarajevo ¡no! ¿Sólo por haberme roto los azulejos de la ventana y el timbre de la puerta? ¡no! A cada uno les he dado un abrazo, un beso y una ración de la sonrisa con la que me había ataviado. ¿Y el viaje en metro? Fabuloso. No necesitábamos al típico cantante de vagón porque todos llevábamos nuestra propia guitarra y entonábamos tiernísimas melodías que terminaban en ‘te quiero’.

¡Te quiero! ¡Te quiero!

¿Te quiero? ¿Día del amor?

¡Venga ya! ¡Por Dios!

Lo que yo quiero es tirar por la ventana el despertador, cagarme en los muertos de Orange y abofetear a los albañiles que han convertido mi vida en un infierno lleno de ruido y de polvo ¡Eso es lo que quiero!

¿El día de los enamorados? ¡Por el forro me lo paso! Que nunca entenderé a qué tanto ateo manifiesto celebrando San Valentín y tan pocos seguidores de las lupercales, que es la fiesta pagana que se trataba de sustituir. Tengo claro qué voy a celebrar yo: esta noche, disfraz de lobo, sangre animal en el rostro y fusta en la mano. Lupercalia es lo que quiero ¡!

Viernes ( ❤ viernes). Buenos días!!

14.02.2013

Posted on Actualizado enn

Con eso de que hoy es 14 de febrero, todo el mundo se sabe el Santo del día: sí, San Valentín; también conocido en nuestras fronteras y en algunas otras como Día de los Enamorados… Bonito, eh? Pues ya sabréis que lo que en realidad se celebra hoy es el martirio y muerte en el año 270 del cura que llevaba ese nombre y que casaba a escondidas a las parejitas romanas que no podían formalizar su amor por la prohibición de Claudio II. Y no solo eso, si no que parece que este día es especialmente propicio para masacres (la de los 2000 judíos de Estrasburgo en 1349) y matanzas (la que ordenó Al Capone en 1929 para la familia Moran, rival en sus ‘negocios’), que no me extraña en absoluto que los de Hollywood acabaran rodando ‘Un San Valentín Sangriento’ no como una peli cutre de terror, si no como una de denuncia social, vaya… Menos mal que parece que la medicina moderna ha erradicado esa enfermedad y ya nadie muere por amor. Así duerme uno más tranquilo!!

Ea, no chincharé más por hoy; os dejo que os pongáis tiernos (o duros, cada cual en su caso). Yo voy a seguir jugando con el doodle de hoy, a ver si me vuelven a salir la ardilla y el camaleón, que me encantan! Jueves. Buenos días…

29.01.2013

Posted on Actualizado enn

Dos antiguas familias, / De nobleza pareja, / En la bella Verona, / (Desde donde contamos) / Avivan fuegos / De sus querellas viejas / Y la sangre civil / Mancha civiles manos…

Lo que contamos, en realidad, es que un 29 de enero de 1595 se representaba por primera vez ‘La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta’, de la que no me molesto en resumir el argumento porque es de todos conocido y no puedo emprender un análisis sesudo por falta tanto de tiempo, como de conocimientos; lo único que sí quería hoy comentar -aprovechando la efeméride- es si no habéis pensado nunca lo malo que era Romeo como gestor de crisis. Porque, obviando el tema de ese amor tan enamorado que sienten los tortolitos y tal, ¿qué coño de solución es esa de matarse? Pues la peor, creo yo. Por lo menos Julieta había ideado una treta (me hago la muerta y me reúno con el Montesco)… Pero él? Ala, a lo fácil: me muero de amor pero, como de amor no se muere, pues voy y me mato. Y claro, la otra pobre, cuando se le pasa el efecto de la poción, abre un ojo allí en la cripta y ve el panorama, no le queda otra que apuñalarse entera, para no ser menos y no quedar mal ¡¡!!

En fin, me temo que hoy no tengo la sensibilidad apta para tragedias ajenas, pero no nos enemistemos por eso que -aunque sea el día de Marte- esto no es Verona y las intrigas palaciegas ya están muy vistas. San Sulpicio Severo. Buenos días…