espalda

21.11.2013

Posted on Actualizado enn

Hay días que te notas especialmente cargada sin motivo aparente y piensas: será el bolso, que hoy me pesa más; pero no, no puede ser, no he metido nada nuevo.
¿Entonces?
Entonces, por el rabillo del ojo detectas algo en tu espalda: un cadáver. Probablemente hace tiempo que caminas con él en tu chepa, pero no querías darte cuenta. Es un peso literalmente muerto, pero le tienes tanto cariño, que no estás segura de querer quitarlo de ahí. Lo recuerdas lleno de vida, cuando no necesitabas tirarle de la cuerda para hacerle reír, cuando era capaz de despertarte emociones al empezar el día, cuando te ibas a la cama con su música en tus oídos… Pero sin darte cuenta las emociones se han esfumado, la música se ha hecho silencios y lo único que queda es esa carga invisible que portas y que desprende el aroma dulzón de la descomposición.

Los que son de dar consejo fácil te dirán que te lo quites de encima ya, que te impide avanzar, que te lastra. Y tú les reconoces su parte de razón, pero también sabes que tu espalda es grande y soporta bien la carga, que pesa casi lo mismo que una mochila llena de recuerdos y que, digan lo que digan, los cadáveres en la espalda también abrigan…

21 de noviembre, jueves y Día Mundial de la Televisión, según resolución 51/205 de la ONU, para conmemorar su primer Foro Mundial, no porque estos también sepan mucho de cadáveres ¡! Buenos días…

18.09.2013

Posted on Actualizado enn

Tan seductor como una caricia en la espalda el Doodle de hoy, homenaje a Foucault y su péndulo, que nos demuestra que su oscilación varía porque la tierra rota sobre su propio eje, porque somos nosotros los que nos movemos, los que somos los mismos pero vamos variando; los que hace apenas unas décadas abogábamos por el amor libre y hoy lo que celebramos es el software libre…

El péndulo que recuerda el paso de los días, no del tiempo subjetivo que se encoge y se dilata, si no del tiempo sideral; que si me sitúo en el plano del horizonte durante un día veré a los astros dar una vuelta alrededor del eje del mundo. Y eso sí pasa. Y es mucho pasar.

18 de septiembre. Santa Sonia, 162 cumpleaños del New York Times y Día Mundial del Software Libre y de Código Abierto. Oscilantes y seductores buenos días…

31.07.2013

Posted on Actualizado enn

El otro día tuve mi primer masaje post-rajá, el primero después de los que me dio aquel tipo con turbante a la hindú y cara de haber nacido en Toledo que conseguía mandarme a cazar gamusinos por los bosques de Eros con solo ponerme la mano encima. Llegué al nuevo masajista sin prejuicios conscientes; tan solo con curiosidad por conocer las imprevisibles reacciones de mi libido. Y nada más tumbarme en la camilla, mi cuerpo recordó la experiencia anterior y las terminaciones nerviosas de mi espalda comenzaron a despedir electricidad -electrodos de placer anticipado- ávidas por recuperar el contacto que tanto las excitaba; pero las manos que se deslizaron por ellas eran otras. Otras que sabían dar un buen masaje, pero que carecían del reactivo químico adecuado, por lo visto.

Así es que ya sé lo que me espera en los cuatro masajes que me quedan del cupón: sólo cuatro masajes. Aunque éste reparte su arte más allá de las espalda: por las piernas y los pies y me ha parecido que por esas regiones campan posibilidades hasta ahora inexploradas…

Miércoles 31. Julio se va, se va, se va, se va… Y Dora la exploradora os desea muy buenos días!!

03.07.2013

Posted on Actualizado enn

Renuncio.

Renuncio…

En todas las puñeteras acepciones de la RAE (excepto la que atañe a los juegos de azar) a mantener las manos quietas hasta que seque el esmalte, a curarme la infección de caballo que tengo en el oído sin antibióticos, a que el repollo me quede igual que a mi madre, a que me gusten los leggins, a tirar de carros ajenos, a hacer cabalas, a ser cabal.
Renuncio a añoranzas y destemplanzas sin sentido antes de que me quiten el mío. Renuncio a lo que no tengo e incluso a algo de lo que tengo. Porque paciencia es uno de los dones que no me tocaron, mira por dónde; a mí me dieron una lengua veloz que tiende a perderme, una espalda ancha para echar ahí los problemas, y una frente estilo minotauro que siempre mando por delante, pero ¿paciencia? Esa se la debieron dar toda a un tal Job, que de mi familia no es. Y es que a veces, aún siendo una chica afortunada, le ves el culo a la suerte, así es que nadie me venga con que si han pintado oros y tú tiras copas teniendo bastos porque, estando fuera las espadas, puede que renuncie hasta en el tapete…

A ver si la culpa va a ser de los japoneses, que un 3 de julio del 98 lanzaron su sonda Nozomi -la esperanza- para estudiar la atmósfera marciana pero, cosas de la vida y del espacio, la Esperanza nunca logró completar su misión y se perdió…

Miércoles. Buenos días!!