función

11.11.2013

Posted on Actualizado enn

No digo que la playa abarrotada del verano no tenga su encanto, el de lo común, la sintonía con la multitud: la arena que abrasa, el niño de al lado que te patea la toalla, el esquivar los pelotazos de tanto tenista frustrado que no suelta las palas, el agua fría por lo caliente de la piel, el olor a pescaíto frito, la avioneta que pasa por enésima vez anunciando la discoteca de turno, las 500 sombrillas mal clavadas meciéndose con la brisa, joder que sed tengo, mi reino por una cerveza fresquita… Sí… Está bien. Pero poder robarle a noviembre una semana de calor a la orilla del mar: simplemente sublime. Una vez superas el pudor de compartir tus paseos con palomas y jubilados de varias nacionalidades, dejas de necesitar incluso la excusa del café y el libro para, sencillamente, deleitarte con los brillantes destellos del sol sobre la superficie del agua. Ese mismo sol del que en verano no quiero tomar nada y ahora pido tres platos llenos.

Lo mejor, volver a Madrid y encontrarla completamente sucia: literal, no figuradamente. No la han barrido desde que me fui ¡!

11 de noviembre, el día en que, en 1675, Gottfried Leibniz demostró lo evidente: que ‘y = ƒ(x)’; la playa en función del sol, la mierda en función de la huelga, el humor en función del día, las respuestas en función de las preguntas, las respuestas en función de las respuestas. Lunes. Buenos días…

15.04.2013

Posted on Actualizado enn

El buen tiempo me hace feliz. Así de fácil; así de simple. Como si fuera un geranio o una lagartija que se crece con un rayo de sol. A pesar de tantas cosas que en mi vida pasan, o no pasan. A pesar de la complicada jornada de trabajo… salgo a la calle, huelo el calor y me aparece sola la sonrisa. Quizá es que ese calor me tuesta las neuronas y me deja el encefalograma equiparable al de una ameba, pues puede que haya algo de eso, sí; porque en esta época suele sucederme que abro el armario por las mañanas y me paso 10 minutos en la extasiada contemplación de su interior sin saber qué ropa debo sacar de él ¡! Y porque hoy, tras descubrir -doodle mediante- que era el 306º aniversario del nacimiento de Leonhard Euler, no he pensado en su extensísima aportación a múltiples campos de la ciencia, si no en cuánto le agradezco haber inventado la taquigrafía de las matemáticas; que tal vez en mi día a día no use mucho la letra e como base del logaritmo neperiano, pero al Σ del sumatorio soy adicta y la f(x) siempre me ha facilitado muchísimo la vida… ¿Hay alguna otra forma más simple y más práctica de hacer referencia a una función aplicada sobre un argumento? Sirve para todo, pues la función comenzó hace tiempo y es variable el argumento.

A simplificar, a simplificar, que el demonio va a pasar. Feliz Día Mundial del Arte y Feliz San Telmo (aunque no sea punto de encuentro, como su homófono St. Elmo). Buenas tardes…