fútbol

18.09.2015

Posted on Actualizado enn

Estoy convencida: me traiciona mi propio subconsciente… La otra noche, que me quedé estampada cual cromo en el sofá, abrí un ojo a las cuatro de la mañana despistada, algo asustada y con una palabra esquiva que no dejaba de rondar mi mente: Amunike.

No me sonaba de nada, pero por pura fe en las propiedades extra cognitivas de mi ego durmiente, decidí ignorar el sueño que me embargaba y consultarlo con San Google, a ver si él sabía el por qué… Y resulta que averiguo que el tal Amunike era (o es, no sé) un jugador de fútbol especialmente mentado por una posible relación paterno-filial con otro de esos jugadores (¿mande?).

Como no le encontraba ni el chiste ni relación alguna con mi futuro inminente, pensé que en las confusas aguas de mis despertares impenitentes, había bailado cual disléxico las consonantes y que la palabra misteriosa que aún resonaba en mis adentros no era Amunike si no Amukina e, ignorando de nuevo unos párpados que no se tenían en pie, abrí otra pestaña de Google, gracias a la cual me enteré de que Amukina es el nombre comercial de un producto singular para lavar y desinfectar frutas, verduras y similares (¿mande [otra vez]?)

¿Pero esto qué leches es? En las pelis, cuando uno se despierta y dice “Amunike” (o “Amukina”) es que tiene una revelación!! Un dato que resuelve el asesinato, o el futuro del mundo o, como poco, el puñetero jeroglífico de hace un mes!! Pero el gilipollas de mi subconsciente me despierta, me dice tonterías que tengo que buscar en Internet y que no significan un ardite y, para colmo, me deja sin dormir el resto de la noche ¡¡¡!!!

Hombre por favor. Que Manolo García ya hace mucho tiempo que lo sabía: Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio.. ¡Cállese usted, señor subconsciente!

Viernes. Buenos días… Y buenas noches!!

05.12.2014

Posted on Actualizado enn

Que una persona mate a otra en un acto de violencia injustificada hace malo al que mata, no bueno al que muere. Y esto, que es un axioma en mi sistema de ordenación moral, me sirve tanto para policías yankees, como para hinchas fanáticos de una orilla u otra del Manzanares, como para cualquier desdichada noticia de la sección de sucesos.

El muerto es la víctima por el mero hecho de morirse, no porque tenga necesariamente que ser un santo. Ser objeto de un acto desalmado no anula los que uno mismo haya podido cometer.

Pero por algún extraño vicio, los humanos tendemos a beatificar a aquellos que guardamos en los féretros; especialmente si gozan de unos cuantos minutos en el telediario….

En fin, que es viernes de fin de semana largo y probablemente no sea el día para tales reflexiones, pero me calienta tanta pamplina como escucho a diario y tenía que soltarlo. En realidad sólo pretendía desearos un feliz descanso. Buenos días.

23.05.2014

Posted on Actualizado enn

Cada vez que abro la boca para decir que tengo frío, que no sé que ponerme porque el espíritu me pide vestidos de tirantes o que con esta birria de tiempo parece que estamos en noviembre, alguien me la cierra con el dichoso sayo y no sé qué coño del 40 de mayo… Pues no me convence eso de que tiren del saber popular esos que siempre aspiran a los ciento volando o que le miran los dientes a todos los caballos.

Oportunistas, creo que les dicen.

Se me vienen a la mente todas las mañanas en el metro cuando paso por el pasillo que antes era ‘La nueva ola de frescor de Trident’ (con ambientador olor pipermín incluido, que un día pillé a dos operarios cambiando el bote) y ahora es territorio Heineken; estos holandeses sí que saben pensar en verde: se anotan el triunfo de la Champions -gane quien gane- al grito de ‘Lo que queda en Lisboa, se queda en Madrid’. Derecho de pernada del patrocinio, imagino. Al fin y al cabo la Comunidad ha hecho lo mismo ¡!

Y es que, si cualquier ciudadano medio nos convertimos en saltadores olímpicos cuando queremos subirnos al carro del triunfo, no os cuento ya las instituciones; especialmente en este partido, que cambia la habitual consigna del ‘ganamos o pierden’ (tirando de esa retórica de supervivencia que domina cualquier estudiante: o apruebo -yo- o me suspenden -los malvados profes-) por un ‘gana Madrid, ergo ganamos todos’. Pues nada, que me digan dónde mando el número de cuenta para que me lo ingresen!!

Viernes. Que disfrutéis del finde, que  promete, y buenos días!

13.03.2014

Posted on Actualizado enn

Me pasa mucho que la gente me pregunta insistentemente cosas que no sé ni por asomo y, por más que les reconozca mi ignorancia sobre el asunto en cuestión, siguen preguntándome. Me di cuenta el otro día cuando -avatares del destino- acabé viendo un partido de fútbol con mi madre en la sala de espera del dentista. Aunque es mi madre, me conoce y sabe que el fútbol me la trae al pairo, me preguntó desde la improcedencia de un corner hasta el apellido del portero ¡! No sé qué me sorprendió más, si que mi propia progenitora tenga esas inquietudes o que espere que yo pueda resolverlas…

Pero debe ser que tengo cara de libro gordo de Petete porque esto me pasa más veces: impertinentes que te preguntan en las paradas de autobús por el servicio completo de líneas de la EMT sin mediar un ‘por favor’ ni un ‘gracias’, clientes que esperan que yo les conteste sus dudas existenciales… hasta Mati, mi compañera, que aunque suele consultarme a diario sobre el abecedario y ahí me crezco, en ocasiones te plantea preguntas de anexo de tesina doctoral… Aunque la palma, sin duda, se la llevó mi padre aquella vez que me llamó para que le dijera los horarios de los trenes de Madrid a Salamanca y que, cuando le pedí un minuto para poderlo consultar, me dijo que no, que no, que se los dijera de memoria!!

Si yo nunca he negado mantener relaciones íntimas con el signo de interrogación y reconozco pecar de lo mismo que el gato, pero de momento -queridos familiares, amigos y conocidos- NO LO SÉ TODO. ¡Qué más quisiera yo! De momento comparto lo que sé; que es jueves, San Rodrigo y que en siete días será primavera. Buenos días!!