hermana

12.11.2015

Posted on Actualizado enn

Charlábamos hace poco en la sobremesa de una cena (deliciosa, por cierto), sobre la influencia de las redes sociales en la vida profesional y nos comentaba una amiga que se dedica a ello, que hoy por hoy, tener más o menos público digital puede suponer la diferencia entre que le den a un actor un papel en una serie o se decanten por otro con más seguidores en las redes.

 

 

Nunca me había planteado como, efectivamente, los likes son un medidor accesible y gratuito de la popularidad. Y aunque el tema me resulta muy interesante, pensaba que su ámbito se limitaba a profesiones mediáticas y grandes empresas, pero escuchando la conversación de dos chavales en el metro esta mañana he empezado a dudar.

 

 

Le contaba uno a otro sobre una chavala que le molaba y que acababa de agregar en facebook, pero le había estado cotilleando el perfil y le extrañaba que tuviera tan pocos seguidores ‘siendo una chica’. Decía que no se fiaba, que a ver si no le había dado una cuenta falsa… Toma ya! Así es que por lo visto no basta con ser mona y simpática; si no tienes además los adeptos que el perla en cuestión estime oportunos en tu página, te descarta!!

 

 

Así pasa que mi hermana -que en general es una cría sensata- se pasa la vida pendiente de cuantas reacciones despierta cada foto que cuelga (que por supuesto cuida al milímetro) y se pica si no le dan doscientos corazones en un momento. Y como ella el 99% de los chavales de esa edad. Así es que así saldrán: que no sabrán matemáticas, ni lengua, ni geografía, pero llegan a adultos con una formación en marketing total!!

 

Jueves ¿Cuántos ‘likes’ podremos coleccionar? Buenos días!

19.10.2015

Posted on Actualizado enn

Después de pasarme un fin de semana en el que, porcentualmente he estado menos tiempo seca que mojada, he podido constatar una vez más que divertirse como una enana no es una cuestión dada por una meteorología más adversa o más simpática, si no cuestión de ganas.

He tenido por aquí estos días a mi hermana (para los que tenéis buena memoria y solera en esta página, es aquella que el 21-05-2014 tocaba tan mal la flauta y que afortunadamente -a sus 14 años- ha dejado ya de tocarla) y lo que en principio era un fin de semana sin planificar y con flacas esperanzas de hacer casi nada, se ha convertido en una experiencia a recordar.

Ya empezó el viernes de forma inesperada, con alguna pelotera y mi mano derecha vendada, pero rodando con tanta naturalidad como la maleta que llevábamos a cuestas. Pero el sábado nos salió de traca. Decidimos hacer uso de esto que los ayuntamientos últimamente tanto fomentan: la bicicleta urbana y creo que no hay cosa que nos pudiera pasar que no nos pasara…

Haciendo uso de ese ojo clínico que no sabíamos que tenía mi hermana, eligió -de entre las 25 bicis disponibles- la más granada: le faltaba un manguito del manillar, se le salía la cadena y el motor eléctrico apenas funcionaba. Con lo que el paseo por el río -que debía ser una cosa tranquila- se convirtió en una prueba de supervivencia en la que acabamos caladas, con las manos negras de grasa y llevando su bici cargada en lugar de ir ella montada. Pero para más INRI, al llegar a la parada, no había sitio para dejarlas, así es que nos tocó cambiar la mala por una que funcionara y adentrarnos en el tráfico de una lluviosa tarde de sábado para llegar a casa… No os daré detalles; baste decir que estamos vivas para contarla. Pero os aseguro que cuando dejamos las bicis a la puerta de casa, nos abrazamos saltando de alegría como aquellas que coronan la cima más alta!

Aparte de eso, todo ha sido sushi, risas y compartir paraguas y confidencias. Vamos, una gozada de fin de semana. A ver que tal se nos da este lunes, ducentésimo nonagésimo segundo día del año… Sería bonito celebrar la victoria de Escipión en la batalla de Zama. Alguien se apunta? Buenos días!

02.07.2015

Posted on Actualizado enn

Sí. No voy a negarlo. Siempre pico y peco de Antoñita… esa a la que apellidan ‘la fantástica’. No sólo en hablar con las musarañas y viajar con facilidad a Babia (o a la parra, o a Pernambuco), que lo he confesado ya; si no por dos costumbres que tengo arraigadas: la de soñar despierta y la de pautarme inalcanzables agendas.

La primera no tiene mucho que explicar: me dejas suelta en una calle sin escaparates, o en un tren o autobús -o en la propia cama, sin más- y mi mente navega por seriales de sobremesa que tienen a mi persona como indiscutible protagonista. Que aunque por temporadas la película es casi la misma, el coco tarda bastante en aburrirse de las infinitas variaciones que puede haber sobre un mismo tema.

La segunda también es fácil de entender: ante un día cualquiera de esos que una tiene mucha tarea,  me diseño mentalmente una agenda en la que cumplo todos los objetivos sobradamente y, además, me da tiempo a tejerme un mantelito de crochet.

Lo malo de ambas actividades es que -casi siempre- terminan en un callejón parecido: el de los finales no cumplidos… Y en el de un perpetuo regusto a culpabilidad.

Con este blog, sin embargo, nunca he dejado que me pasara, porque publicar aquí es en parte para mí una especie de higiene mental. Así es que cuando me ausento de sus letras es porque, realmente, ni la mente ni los dedos me dan para más, como me ha sucedido estos días… Todo sea por la buena causa de disfrutar de mi hermana, que ha recalado esta semana en mi casa y en mis quehaceres, absorbiéndolo todo. Pero qué queréis que os diga: lo que pierdo en manteles de crochet y publicaciones lo gano en cariño y diversiones.

Os deseo la misma agenda. Buenos días!

16.01.2015

Posted on Actualizado enn

Hace poco discutí con mi hermana porque para un trabajo que tenía que hacer para el cole sobre tradiciones españolas, ella eligió (atentos….redoble de tambores….que será será) ¡los toros y el flamenco! Ole, ole y ole. Dado que vive en Málaga y en su colegio se crían guiris como champiñones, le parecía que ir a los clásicos era lo más seguro ¡! Yo me cabreé por el uso pernicioso de topicazos y porque no tuviera el valor de arriesgarse en su tarea para ser mínimamente original, pero no hubo suerte. En eso no se parece a mí (en lo cabezona sí).

El caso es que de lo que no se ha dado cuenta mi hermana, sí se han dado cuenta los qatarís: lo más tradicional en este país no son capotes, castañuelas ni paellas. Lo autóctono aquí es nuestro sentido del humor y nuestra capacidad de animarnos ante cualquier chaparrón. De ahí que para el mundial de balonmano nos hayan contratado como afición. Así, a golpe de talonario! Qué tenemos? Dinero. Qué nos faltan? Aficionados. Dónde están los buenos, los más entregados y bullangueros? En España. Pues nos los compramos!! Y a Qatar se han ido -a gastos pagados- una peña al completo. Sí señor. Y por qué narices de estas ofertas de empleo no me entero yo??

En fin, que es viernes y pronostican mal tiempo; el momento perfecto para demostrar que se puede hacer un chiste también con ello… Buenos días!

31.07.2014

Posted on Actualizado enn

Ahora resulta que a mi congelador le ha dado por cometer incongruencias meteorológicas (meteoroilógicas más bien) y, cuando más aprieta el calor, más se enfría él; de tal forma que cuando lo abrí el otro día los cajones ya no eran tales, si no tres bloques de un iglú. Tal cual. Verídico. El congelador congelado.

 

Como piezas perfectas de la obra maestra de un arquitecto esquimal que son, no se menean. Usando el hielo como argamasa, se han solidificado de tal manera que he perdido la posibilidad de acceder a mi nevera. Ni tirando con todas mis ganas! El mayor triunfo conseguido ha sido un crujido y una lluvia de carámbanos que se dispersaron por el suelo, pero no se abrió ni tres milímetros ¡!

 

Por un lado estoy tranquila porque, si el mamut aquel que encontraron en Siberia aguantó 39.000 años en perfecto estado de conservación bajo el hielo, no creo que se me vayan a poner malos a mí mis filetitos de pollo, no? Pero por otro… coño! Que tengo hambre, tengo alimentos… y no puedo comérmelos!! No puedo ni acercarme a ellos!!!

 

Lo que más me jode del asunto es que, si yo descubro esto unos días antes, no me gasto un pastizal en regalarle a mi hermana un “baño ‘vip’ con osos marinos” en el Faunia. Hubiera cogido una piqueta, dejo salir a los pingüinos y le preparo una “ducha ‘fa’ con pájaros bobos” en mi casa: inigualable  ¡¡!!

 

En fin, escarmentad por mi cabeza a pájaros y mi estómago rugiente: el congelador, como el corazón, hay que abrirlo y ventilarlo de vez en cuando… Buenos días de jueves!

11.12.2013

Posted on Actualizado enn

Cadena ADN musical

No sé si algunas adicciones se llevan en la sangre, si me remito a determinadas pruebas diría que sí: el número 9, el color rojo, la postura al lavarse los dientes… pero hay más.
Llevo enganchada a esta canción desde que la descubrí el jueves pasado: podría decir que porque es un temazo, porque convierte el baile en un contoneo sinuoso muy favorecedor o porque me deja en un agradable estado de gracia (más volumen, por favor), pero su magia reside en que oírla deslizarse por tus altavoces es lo mejor que te puede suceder si vas conduciendo de noche sobre un suelo helado y bajo un cielo estrellado… (más volumen)… Lo mejor que tiene, es que a tu hermana de 12 años la tenga tan absolutamente enganchada como a ti desde que la escuchó contigo por primera vez (más, más, más)… look look…De verdad que el material genético no transporta acordes también?
you’re going round in circles

this town’s the oldest friend of mine
Miércoles, 11 de diciembre y, ONU mediante, Día Internacional de las Montañas: Montañas de notas escritas en un pentagrama de cadena; de cadena de ADN. Podría ser, no??