humor

25.05.2016

Posted on

Los que me conocéis sabéis que soy alguien que se toma casi todo con bastante humor. De adolescente fui muy dramática: pasaba de la risa al llanto y viceversa (como correspondía a los convulsos tiempos en que tu edad nadaba entre dos aguas) y de adulta he preferido decantarme por la máscara que porta la sonrisa y encontrar la guasa hasta en situaciones que no tienen ni puñetera gracia; pero, de vez en cuando, sufro de una vena paranóica que no sé controlar y la noche del lunes tuve una de esas…

 

Estaba en pleno proceso primaveral de cambio de armarios y tenía la cama cual puesto de mercadillo regentado por gitana: montones de camisetas por aquí, jerséis por allá; esto para doblar, esto para lavar, esto no sé si me valdrá (algunos conocerán la experiencia). Y, como necesitaba ir poniendo orden porque eran las tres de la mañana y me quería acostar, decidí guardar una de las cajas grandes que ya tenía preparadas y que almaceno encima del armario.

 

Abro la escalera, cojo la súper caja (¡coño cómo pesa!), subo un peldaño (temblores), subo el segundo (ay, ay, ay, qué mal) y, al ir a subir el tercero e intentar alzar la caja por encima de mi cabeza, se produjo la desgracia: pierdo mi centro de gravedad y caigo irremediablemente de espaldas con las manos aún sujetando la caja.

 

En ese brevísimo instante entre el inicio de la caída y el impacto, se te pasa de todo por la cabeza… Anda mira, me caigo! Joder! Igual me mato! Y si no me mato y se lo cuento a mi madre me mata ella, que mira que me lo ha advertido veces!!

 

Por suerte sobreviví al golpe (a lo de mi madre está aún por ver) y, curiosamente, el vanesazo no me dolió nada en absoluto. Es más, apenas lo sentí. Pero ahí fue, tendida en el suelo después de caer, donde se desató mi paranoia…

 

Me puse a pensar que no era normal que una caída libre sobre la espalda desde un metro de altura no me causara ningún dolor, así es que quizá -se me ocurrió- estoy muerta de verdad. Ahora me levantaré y veré -como Patrick Swayze en ‘Ghost’- mi propio cuerpo tendido en el suelo… Y cuando me encontrarán? Y con la luz de arriba encendida, con lo que gasta… A lo mejor puedo llamar a alguien para saber si oye mi voz o soy un fantasma… Pero son las tres de la mañana… Mira por donde llego tarde a trabajar… Vamos, que no llego… Y se preocuparán… Mandarán a alguien… A los bomberos… Y yo en bata…

 

Al final me levanté del suelo y allí no había nada. Volví a coger la caja, me la coloqué desde abajo en la cabeza y subí haciendo equilibrios la escalera. Conseguí dejarla, quitar los montones de ropa y meterme en la cama. Pero no me quedé tranquila hasta que un gilipollas me empujó en la acera por la mañana.

 

Miércoles. Buenos y corpóreos días!

05.02.2015

Posted on Actualizado enn

La Fórmula de la Felicidad. Día 4

Los jueves siempre han sido unos buenos días en mi calendario. Algo así como los previos del fin de semana, lo que le son los cuartos a las campanadas. Aunque también me encantan los viernes y por supuesto los miércoles… No anote nada de eso, agente, que voy a parecer un inconsciente!

Bueno, el caso es que a pesar del ambiente frío, yo estaba de un humor excelente y quería salir a compartir tan habitual acontecimiento, que no soy de los que olvidan disfrutar con algarabía el día a día. ¿A dónde? Pues de bares, ya sabe, esos lugares dónde el que no está alegre es porque no quiere (o porque teme las consecuencias que eso le traiga al día siguiente).

Apenas encontré gente en los sitios de siempre -cosa rara, ya ve usted- pero no me preocupé, que por esos lares no echamos cuentas de las ausencias de nadie, así como ignoramos sus faltas también.

Por lo visto todo el mundo andaba haciendo cola en las farmacias. Todos querían comprar un vial del invento ese, la última panacea, la pura felicidad embotellada. No me dirá que no tiene gracia, pensar que la felicidad puede beberse o siquiera fabricarse. Cualquier abuela les hubiera dicho que la felicidad, como el amor, ni se compra ni se vende.

Pero allá ellos, pensé. Dudoso destino tiene aquel que hace de lo bueno un ejercicio y no una piedra en su camino en la que poder tropezarse. Esto sí, haga el favor, esto anótelo usted.

04.11.2014

Posted on Actualizado enn

Ayer andaba yo con intención de hablaros de ellos, pero me perdí en el intento. Tengo dos peces nuevos. Dos vinílicas mascotas que ahora decoran espléndidamente la pared del salón.

Si son lucios, bacalaos, pirañas o meros no lo sé. Es más, me la trae al fresco. Lo que yo veo es, en un trazado sencillo, una historia, un chiste y todo un compendio de sabiduría contenido.

Son pez macho y pez hembra que llegan, cada uno por su lado, al mismo cebo: un corazón. Se encuentran y se miran sorprendidos: ambos han picado. De ahí en adelante, cada cual que los vea podrá sacar su propia moraleja.

A mí me chiflan. Sólo mirarlos me despiertan la sonrisa. Por esa expresión tan humana de sorpresa en sus ojos, por considerar el amor como un cebo y porque, para darle otra vuelta de tuerca a la ironía, los peces son conocidos por la escasísima memoria que tienen… Lo que os decía, en un simple dibujo aparece resumido todo un cuento romántico e, intuido, un final paralelo no exento de tono humorístico.

Que no son mascotas comprensivas de carne y cartílago? Es cierto, pero a ver qué habría de distinto para mí si en lugar de un vinilo fueran dos seres vivos. A parte de tener que cuidarlos, alimentarlos y quizá, durante 5 minutos, secar sus lágrimas un pañuelo.

Martes. Buenos días!

Peces enamorados vinilo pared

13.10.2014

Posted on Actualizado enn

Ya sé que el viernes estuvo pasada por agua la cosa, pero es que hoy me toca hablar de nuevo de la lluvia que, en general, me parece un tanto engorrosa. Es como la arena en la playa: tiene su lado bueno, puede ser divertida y es necesaria, pero tiene un ligero inconveniente: moja.

Si te pilla animada, te la pones por montera y pasas de ella hasta que escampa. Pero cuando persiste y te empapa no le encuentras ya la gracia: los vaqueros te pesan, los pies te hacen chof-chof en tus zapatillas inundadas, se te corre el rimel por toda la cara y te sientes como una gamba mal descongelada.

Aún así, en las peores circunstancias, la lluvia en Madrid es capaz de obrar su magia; transformar un sábado de estos tontos en el recuerdo estupendo de una aventura urbana: cuando te toca enfrentarte al juicio final en forma de diluvio universal atrincherada en la terraza de un bar bajo una sombrilla, con una amiga con más sentido del humor que toda la plantilla del Club de la Comedia, una pareja con cara de circunstancias, una pandilla que celebra los truenos brindando con algo que parece café servido en copas de cava y un senegalés simpático que ha hecho el agosto vendiendo paraguas. Cuando las calles a tu alrededor se han convertido en ríos y la luz verde de un taxi es la esmeralda más preciada, la adrenalina se te dispara y piensas que tienes súper-poderes, como convencer al agua de que caiga recta y, si funciona, reírte más cuanto más llueve.

El gran súper-poder que en este país solemos tener es más o menos ese: encontrarle el chiste a la buena vida, a la mala e incluso a la muerte.

Lunes. Hoy también llueve. Buenos días!!

09.06.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin encontré el momento de sentarme a ver ‘Ocho Apellidos Vascos’; le tenía ganas porque esperaba formarme una opinión propia, no por esperar que me gustara. Y probablemente no la hubiera visto, ni hablaría hoy de ella si no llevara detrás un fenómeno de masas (fenómeno, por cierto, que en el futuro seguramente será objeto de estudio de ‘Cuarto Milenio’, pues tiene carácter de misterio).

Reconozco que, en cuanto a sentido del humor, mi caso concreto no es significativo porque me pasa como a las personas que opera de cambio de sexo la Seguridad Social: he nacido en un cuerpo equivocado. No suelo compartir el humor patrio, pero me parto con las comedias francesas, que aquí rara vez triunfan y me río a carcajadas cada vez que veo de nuevo alguna comedia clásica americana. Quizá por eso me resulta incomprensible que miles de personas acudan al cine a ver los cinco o seis chistes que tiene la peli. De hecho, lo que te empuja a sonreír en ‘Ocho Apellidos…’ es el sonrojo; los guionistas apelan sin piedad al recurso de la vergüenza ajena de tal forma que, por no taparte los ojos (que es el primer impulso), arqueas los labios.

Tampoco es que eso sea delito. Es humor facilón y punto. Lo que sí incurre en falta grave es el punto de partida de ese humor: no es sólo que se use y abuse de los topicazos, es que semejante visión retrógrada de las diferencias culturales de este país nuestro, se corresponde con el ojo crítico que pueda tener un ciudadano medio de Ohio sin ningún conocimiento previo. Como si ninguno hubiéramos salido nunca de nuestro pueblo, como si no tuviéramos amigos con apellidos de todos lados, como si la mayoría no fuéramos (por sangre o afinidad) un poco vascos, un poco asturianos, un poco extremeños o un poco de en medio.

Y así pretendemos salir del cliché del abanico y la castañuela? Cambiándolo por el cliché de la chapela? Anda ya! Yo no me lo creo!! Y luego que vengan a preguntarme por qué no apoyo el cine ‘nuestro’… Por esto!

Lunes. La semana empieza….[Arsa quillo. Oso ondo] Buenos días!

10.03.2014

Posted on Actualizado enn

‘Para conseguir los millones hay que comprar los cupones’ coreaba esta mañana mi vendedor de la ONCE favorito. Es un chico joven y ciego que tiene la caseta en la estación de metro de Sol, pero jamás le verás dentro de ella. Se pasa toda su jornada laboral de pie en una escalera cercana que tiene mucho más tránsito de viajeros y desde allí nos anima cada día a adquirir su mercancía con ingenio y buen humor; hasta el punto que yo que no soy de comprar el cupón, me quedo con las ganas de hacerlo…

El caso es que la consigna de esta mañana se me ha pegado a los pensamientos para el resto del trayecto. Coño, es que no por más simple es menos cierto; tendemos a quejarnos de una suerte que no nos llega pero no movemos un dedo para lograrla. Nos quedamos cómodamente sentados en nuestra caseta esperando que la buena fortuna nos llame a la puerta. Evidentemente, no hablo ya de los juegos de azar (que no quisiera yo incitar a la compra compulsiva de loterías) si no que la analogía me sirve para cualquiera de los tres pilares que le encomendamos tradicionalmente a la buenaventura: salud, dinero y amor. Cuidarse, trabajar duro, amar y dejarse querer… Así es posible que la fortuna encuentre antes el camino de nuestra puerta.

Lunes y San Simplicio (este promete). Buenos cupones, buenas ocasiones… y buenos días!

21.02.2014

Posted on Actualizado enn

Hasta hace cuatro días, todos lo teníamos negro o color paja y sin demasiada gracia. Pero por lo visto (adjunto como prueba la entrada de casa de un par de vecinos) algún visionario ha encontrado un nicho de negocio en la reinvención del felpudo y esto es ya una plaga: desde los que sólo contienen una frase “Bonitas bragas” hasta los que simulan una báscula.

El diseño, el humor y esa nueva necesidad que tenemos de definirnos a través de ambos, han abierto la puerta al felpudo de vanguardia, que proclama que la república independiente de mi persona comienza ya desde la entrada de mi casa. Y como ingenios socarrones en este país los hay a cientos, si no te decides por un modelo y te dejas llevar por el momento, acabas comprando 8 ó 9 felpudos de repuesto. A mí no me miréis: el mío es de goma y negro; sería capaz de levitar por no pisar una casete gigante o una carta de ajuste a todo color y al final se me haría un estorbo como lo era el salón en casa de muchos abuelos, sólo servía para limpiar el polvo, enseñar a las visitas y acumular figuritas, no para disfrutar de ello.

Además, os recuerdo que mi pobre felpudo está en la primera línea de batalla frente a las ocurrencias de los albañiles con los que sólo me resta batirme en duelo; ha sido lapidado a cascotes, embadurnado de yeso, salpicado de cemento… él ya tiene su propio diseño: entre sus manchas se puede leer “Me tenéis como a Sabina: Cerrado por Derribo”

Habéis elegido ya vuestro felpudo y como usarlo? Es viernes… Buenos días!

Felpudo vecinos