ilusiones

31.03.2014

Posted on Actualizado enn

Podría escribirte un libro, se titularía ‘ Las cosas que nunca hicimos’ y sería un gran volumen, plagado de historias veladas, de las anécdotas de una vida: deseos, planes, fantasías.

Ilusiones, no mentiras.

Un futuro expresado a borbotones tras unos ojos llenos de chispas.

La capacidad de quererse compartir en un mañana, aún sabiendo que ese día no llegará nunca…

 

Nunca abrimos ese bar para treintañeros, ni tampoco el club de alterne.

Nunca vemos esa peli juntos, nunca dejamos de usar esa excusa.

Nunca hicimos esa escapada lejos.

Nunca llevaste a mis hijos al cine.

Nunca me has preparado unos espaguetis en domingo.

Nunca nos tocamos. No. Nunca.

Nunca saldamos aquella apuesta.

Nunca patentamos aquel invento.

Nunca tiramos esos dados.

Nunca fui tu camarera pelirroja de largas trenzas.

Nunca encontramos el momento para ese café. Porque no me llamaste, porque no te llamé.

Nunca nos dimos ese beso que tuvimos tantas veces en los labios.

Nunca te dije lo que quería. Nunca lo supe. Nunca le puse palabras.

 

Si tuviera que escribir ese libro, no sabría a quien dirigirlo. Tendría una lista de dedicatorias tan larga como la lista de contenidos: vosotros, tú, tú, tú, otra vez tú… Nosotros? Nunca.

Lunes de principio y fin, de semana y de mes. Y cumpleaños de la Torre Eiffel; allí donde nunca volví. Buenos días…

Anuncios

21.12.2013

Posted on Actualizado enn

21 de diciembre…y aquí estamos (de momento)!! Que no es que me quiera enfrentar yo al vox populi que se empeña en que los mayas han dicho que hoy se nos acaba la fiesta, pero es que, de verdad, que me viene fatal que el mundo se acabe hoy así a las bravas.

Primero porque sólo falta un día para que me toque la lotería (que jugar, juego poco, pero de calidad) y después porque, como de costumbre, me pilla el asunto con un montón de cosas por hacer: cierto es que ya he montado en globo y el árbol lo planté con seis años…pero es que mi lista es muuuuucho más extensa. No voy a detallarla para no haceros perder tan preciosos minutos en mi recuento personal de ilusiones inconclusas, pero haceros a la idea que -con tantos palos que me gusta tocar- la lista es larga y crece y crece. Y seguro que a todos nos pasa lo mismo, que no he visto a nadie haciendo lo del villancico ese que me mandaron (“vamos todos a Gran Vía y montamos una orgía, fun, fun, fun”). Pero somos de esa condición, este país y los que lo moramos nos reímos con más ganas de tragedias que de comedias y, como la risa es buena en sí misma y cuando para colmo uno hace mofa de lo propio, es un ejercicio recetado por todos los psicólogos, pues venga a descojonarnos de crisis y apocalipsis que nos echen.
Quizá mejor así, mejor que pararse a pensar que el fin del mundo de cada cual ya lo vamos viviendo: poco a poco, día a día…

Viernes y San solsticio de invierno, que con tanta falsa profecía, casi se me olvida. Buenos…días.