ironía

16.07.2015

Posted on

A pesar de que las estadísticas dicen que los radares se hinchan a poner multas de tráfico por exceso de velocidad, hay una especie de ley universal por la cual, cuando vas con el coche y con prisa, se te coloca delante el único que no la lleva: el lento, el pasmao, el equivalente de cuatro ruedas a una puñetera tortuga. Y esto pasa SIEMPRE ¡!

Que yo lo cuento y me dicen que será que yo voy demasiado rápida; pero eso no es necesariamente verdad. Es cierto que, en ciudad, me gusta conducir con cierta agilidad y que valoro esa cualidad en los que llevo por delante; pero entiendo que cada cual pueda llevar un ritmo… Lo que no podré entender jamás es que ayer, por ejemplo, me tocara hacer 10 kilómetros en una carretera de 90 km/hora detrás de una furgoneta que me llevó todo el camino a 40!! Y sin posibilidad de adelantar!!!

¡Hombre por favor!
Repito.
¡Hombre por favor!

Eso no se hace. Si llevas la furgo averiada, pones las lucecitas naranjas y te apartas, si te mareas, paras y vomitas, si no encuentras el acelerador, paras y lo buscas… Me da igual el motivo. Eso no se hace. Coño, que llevaba una caravana larga como ella sola y encima el tipo sacaba y mecía la mano por la ventanilla!! Guapo, que llevas una furgoneta blanca matriculada antes del whatsapp, no un BMW!!  Cómo sería la cosa que yo creo que iba cargada de melocotones y acabaron hechos mermelada. No digo más.

El caso es, a lo que íbamos, que el universo tiene sus propias leyes de la enseñanza y la ironía, que suelen darte curiosas bofetadas: que tú llevas prisa, te freno; que quieres calor, te asfixio; que te pones morbosa, te despierto.

Y de esta manera los planetas mantienen el equilibrio.

Es jueves y la Virgen (del Carmen). Buenos días!

19.06.2015

Posted on Actualizado enn

Tiene bemoles la ironía. Que puede tirarse una en Málaga seis largos días de verano y no darle ni una gota el sol hasta que se monta en el autobús de vuelta, en el que te toca ventanilla al oeste sin cortina y ahí te da todo.

Pero todo tiene un fin (menos -ya sabéis- la salchicha, que tiene dos) y el día declina en un ocaso que, en este caso, es espectacular. Una puesta de sol a lo Corrupción en Miami pero en road movie a la española: poste de teléfono con pajaritos, montaña al fondo, nube de Sorolla a la diestra y todos los colores de la paleta reflejados en esa porción del cielo.

El niño sueco que va delante y yo miramos eclipsados. Aunque él es más inocente y pretende grabarlo con el móvil. Yo ya sé que esos momentos mágicos de un atardecer son efímeros y complicados de retratar. O será que él lo intenta con imágenes y yo con palabras… Como es sueco no me atrevo a preguntarle, que tengo el catálogo del Ikea sin actualizar.

Pero los que me parten el corazón son los paneles de la granja solar que acabamos de pasar. Todos girados hacia la montaña por donde el sol se va. Levantando sus cabecitas mecánicas para captar un rayo más. Como si pretendieran atisbar esos otros horizontes que se adivinan detrás del que les toca contemplar. Son una alegoría tan mecánica como poética. Una imagen que no puedes plasmar si no la captas. Y no creo que un sueco de 11 años tenga un máster en ocasos y en horizontes que se escapan. Aunque con quienes saben hacerse los suecos, nunca se sabe nada…

Viernes de una semana ocupada en otros menesteres. Estas ausencias me matan… Buenos días! Feliz fin de semana!!

20.04.2015

Posted on Actualizado enn

¿No os ha pasado nunca que el mundo a vuestro alrededor se vuelve recurrente?

Ya no hablo solamente de números que se repiten como en un libro de conspiraciones, ni de esas palabras que no utilizas habitualmente -como monolito- y de repente se te aparecen hasta en las letras de las sopa (además de en las sopas de letras, si las hiciese), ni del típico día tonto que te da por ver la tele y te cascan dos películas seguidas de Morgan Freeman ¡Coño, que pensé que se había muerto el pobre hombre! (ya me he dado cuenta de que lo de Morgan Freeman es para hacer un estudio aparte, porque de tanto hacer de Dios se ha vuelto omnipresente…).

Pues resulta que no sólo esas minucias se repiten, si no que hay otras cuestiones de mayor calado que también tienen tendencia al tropel… Amores contrariados que te entristecen, gestos de aprecio que te reconfortan y decepciones, también conocidas como puñaladas. Los puñales, a veces, llueven. Como si fueras un alfiletero o llevaras una diana pintada en la espalda. Como si la esgrima esgrimida contra tu trasero fuera deporte nacional entre los que te conocen y crees que te quieren. Como si el sentirse traicionada fuera una herida que se reblandece pero nunca acabara de cicatrizar…

Y ya sé que la lealtad es una palabra en desuso y que no tiende a aparecerse en las letras de ninguna sopa, pero -a Morgan Freeman pongo por testigo- que me encantaría que así fuese porque, por definición, la lealtad entre amigos sólo existe cuando se da, no cuando se pide.

Lunes y 20 de abril. Que ironía, el día que escribieron la carta los Celtas.  Buenos días!

07.10.2014

Posted on Actualizado enn

Pues por muy bien que lo cantara la Torroja, si entre mi suelo y mi cielo hay algo con tendencia a quedarse calvo es porque…

 

me cuesta tanto…

…callarme.

 

Lo de ‘olvidarte’ me parece una tontería que no es imprescindible y que, en cualquier caso, puede venirte dado con la edad a poco que te toque una demencia senil o el otro cabrón alemán.

 

Lo que es un auténtico hueso es callar. Callar a tiempo. Callar cuando el verbo lo destila la rabia. ‘Morderse la lengua, dicen’. Yo me la podría desollar y, aún así, hablar. Cuando estoy cabreada es lo que el cuerpo me pide ¡y  la naturaleza es sabia! No se lo puedo negar (bueno, excepto cuando me pide un plato de patatas con chistorra a las tres de la mañana, la verdad). La musa de la ironía no deja espacio en mi cabeza para nadie más; y mucho menos para la del silencio, que es tan sutil y delicada, tan… callada.

 

Y aunque admire el temple de aquellos que son capaces de aguardar el postre helado de la venganza y guardarse para ese momento sus palabras, no logro imitarlos y, cuanto más me hierve la sangre, menos controlo el caudaloso río de los truenos que me atraviesa la garganta.

 

Así es que si alguno padece de trompa de Eustaquio sensiblera o delicada, le aconsejo tome la opción sensata -no invocar al demonio de la ira- o la práctica -tapones para oídos o dejar la dichosa trompa letárgica-

 

Buenos días de martes con postdata (Ayer, callé. Ahí es nada).

17.02.2014

Posted on Actualizado enn

Sé que hay un síntoma de no recuerdo qué enfermedad mental, que hace que quienes la padecen sean incapaces de detectar el lenguaje figurado, entendiéndolo todo al pié de la letra; lo que no sabía es que hay tantísima gente que la padece. De otra forma no se explica que todo el que queda en una salida de metro espere a sus amigos exactamente en la salida, aunque suponga taponar las escaleras.

En algunas estaciones de metro (como Valdecarros, por ejemplo), este defecto de literalidad tan extendido no creo que ocasione ningún trastorno, pero en otras más concurridas se forma un auténtico tapón en el que, si quieres entrar o salir, no te quedan más bemoles que adoptar la actitud de un carro de combate, dejando tus teorías acerca del amor al prójimo a la altura del betún del zapato que acabas de pisar (sin querer)… (sin querer evitarlo) En serio, 5 metros más allá también se considera ‘salida del metro’ ¡! No quiero ni pensar lo sangriento que será para ellos que alguien les pida que le ‘echen un ojo’ a algo o la descomposición intestinal que les pueda entrar si algún actor les desea ‘mucha mierda’

Y hablando de teatro precisamente hoy se cumplen 341 años desde que el color amarillo es nefasto en esa profesión: un 17 de febrero murió Molière en escena vistiendo ese color. Representaba su obra ‘El Enfermo Imaginario’…

Lunes. Ni tan literales ni tan irónicos, por favor! Buenos días.

16.12.2013

Posted on Actualizado enn

Después de hablar el otro día sobre lo irónico de almacenar auriculares gigantes en minibolsos y camas king size en minipisos, me quedé con la sensación de haberme dejado otras desproporciones muy frecuentes en el tintero; que no sólo en el tamaño está la cuestión.

Me refiero, esta vez, al ocio. ¿No os habéis dado cuenta de que los cupones de letsbonus y groupones nos anuncian primero restaurantes con jugosos y grasientos manjares para vendernos, inmediatamente después, liposucciones y gimnasios? Que tan pronto te convencen de las bondades de la hamburguesa, como te ametrallan con que tienes grasa acumulada. ¡Pues claro! ¡No te jode! Si entre el menú degustación de 37 platos y la cata de gintonic, no he podido pasarme por la cavitación, el yoga y el spinning ¡! Ayer, sin ir más lejos, después de abandonarme en brazos de un cochinillo, a puntito estuve de venirme 125 kilómetros andando a Madrid… Y es que hemos depurado el consumismo hasta tal grado que echamos, en la misma cesta de la compra, la píldora del sueño y el café. ¡Viva el equilibrio! (¡y las comidas y cenas de Navidad!).

Lunes. Buenos días…