Laponia

12.06.2015

Posted on Actualizado enn

Hace un par de días, cuando el cielo sólo amenazaba con nublarse, tenía en el andén de enfrente del metro dos muchachas a cual más incoherente, más divina… y más anacrónica. La una viste faldita corta vaquera, camiseta de tirantes, bota de cuero alto y paraguas, mientras que la otra ha elegido para pasar el día pantalón de pana, camiseta de manga larga con aire otoñal y chanclas.

 

Yo entiendo que estos días de tiempo variable es difícil elegir la indumentaria; que abres el armario cada mañana y las cuentas no te cuadran, entiendo que dudes entre Pinto y Valdemoro, a todas nos pasa. Pero no logro razonar que una se ponga -de un golpe- la mezcla exacta entre Laponia y Las Vegas. Como si entre el gazpacho y las sopas de ajo no hubiera nada… Por ejemplo, Canarias

 

Y sin embargo, visualmente, me encanta.

 

Creo que parte de la culpa la tienen las revistas de moda, que gustan de fotografiar a sus modelos de esa guisa. Pero una cosa es posar un rato por la nieve con calzonas y otra muy distinta salir de tu casa a las ocho de la mañana de un 10 de junio con 27° a la sombra y calzarte unos botorros forrados de borreguito hasta la rodilla.

 

Que la industria ya nos ha colado bastantes burlas, como los jerséis de lana gruesa y sin mangas o los helados, que nadie duda en comérselos fuera de temporada. Pero ¿calor y botas? Mi menda, por ahora, no se apunta. Lo dejo para cuando me apetezca que las extremidades me huelan a Roquefort o tenga las uñas retorcidas como las de un aguilucho que, de momento, no es el caso.

 

El caso es que es viernes y lo que hoy hay que ponerse es alegre. Feliz fin de semana y buenos días!

06.02.2013

Posted on Actualizado enn

Los de mi generación y cercanas seguro que no tenéis ninguna dificultad en ponerle música a aquella canción que decía que “En Laponia, hace frío, pero yo me río…” Pues hoy es el día de cantarla porque por una parte es el día nacional de esa región y, por otro, un 6 de febrero como hoy en 1933 se registró el record mundial de frío en una localidad poblada: –67.7 °C en Oimiakón, una aldea siberiana; ahí es nada. Lo que no me explico es cómo es posible que ese pueblo tenga 427 habitantes y luego haya pueblecitos tan bonitos de Cuenca que se hayan quedado deshabitados…

Miércoles. San Bob Marley. En caso de ausencia de calor, seguir la letra de la canción: “hace frío, pero yo me río” o dicho de otra manera “No, woman, no cry…” Buenos días…