locos

30.06.2015

Posted on Actualizado enn

La gente hace cosas raras. Lo juro. En el mismo instante en que mi pluma rasga el papel para escribir esto (lo que viene a ser que mis dedos se desplazan a una velocidad endiablada sobre el teclado del móvil) llevo sentada enfrente en el vagón de metro a una mujer que lleva a sus pies un transportín para gatos con un oso de peluche metido dentro. No puedo disimular la cara de asombro. Miro señora, miro jaula, miro bicho, parpadeo y repito. Intento una mirada cómplice con media sonrisa por si la señora entra al trapo y me lo explica, pero se mantiene seria y estirada. Como la que no está haciendo una chorrada… Mi subconsciente a estas alturas ya está trabajando de autónomo puteado (sin rendirme cuentas pero a destajo) a ver si encuentra una explicación que encaje con la escena; pero tengo que descartarlas porque en todas intervienen la magia y/o los cuentos de hadas. Nada. Me quedo mosqueada.

Como cada vez que salgo del trabajo desde el 14 de febrero y veo los mensajes que se han dejado dos enamorados (o al menos uno de ellos confiesa estarlo), que rezan “Buchis te amo” el de la acera y “Buchis I love you” el del esquinazo. Con un par de corazones para enmarcarlo… Se lo escribirá en bilingüe por si en un solo idioma no se entiende? Quizás porque el amor le sale por los poros con subtítulos? Querrá apoyar a su pareja en el aprendizaje del idioma?? A saber. Tengo una curiosidad terrible con eso. Es más. Quién es “Buchis”? Será hombre, mujer o animal? Podría ser -si me apuras- hasta vegetal. Aunque me extrañarían esas declaraciones públicas de afecto a un geranio o un calamar…

Sea como sea, estos meses de exposición de sentimientos a la intemperie han dejado pálido el rosa fosforito de las letras. Tan pálido como debió quedarse su destinatario. Lo que nunca sabremos es si el cariño que se profesaban habrá seguido la misma decoloración…

 

Pero estamos en pleno verano y lo que procede no es decolorarse si no más bien lo contrario. Procede dejarse inundar por el sol, los días largos y los romances cortos. Procede disfrutarlo. Buenos días y feliz último de junio.

Buchis te amo

Anuncios

11.02.2015

Posted on Actualizado enn

Por hablar el otro día de los usuarios de metro que están mentalmente tres estaciones más para allá (que para acá), ayer me tocó uno nuevo con el que no he tenido más remedio que simpatizar…

 

El angelito, vestido de forma impecable y aseado como el que más, se ha pasado cinco paradas de reloj metiendo la misma chapa…

 

“de nueve a once; una bolsa con un bocadillo, una botella de agua y una manzana. Se lo damos; no queremos que nos de nada. Si es usted una persona ‘nesecitada’ claro”

y repetimos

“de nueve a once; una bolsa con un bocadillo, una botella de agua y un yogur. Para las personas con ‘nedesizad’ y una cucharilla, para comerse el yogur. Si es una naranja o un melocotón no hay cucharilla, claro”

y vuelta

“de nueve a once; una bolsa con un bocadillo, una botella de agua y unas natillas. Unas natillas por ejemplo, pero todos los días no. Otros días será un melocotón. Para que nadie pase hambre. Las hermanas se lo dan encantadas. Si es alguien que lo ‘nesecita’, eso sí”

….

“En Atocha, en la calle Huertas. Hoy el primer día. Bueno, hoy ya no. Hoy ya se acabó. Pero mañana otra vez. De nueve a once. Se lo recuerdo”.

 

Y cinco paradas después, ha dado las buenas tardes, las gracias, nos ha recordado todo de nuevo y se ha bajado del vagón saludando con la mano a todo el mundo… Sólo le hemos devuelto el saludo otro chico y yo.

 

Se me encoge el corazón.

Buenos días y mi saludo con la mano a todos.

10.09.2014

Posted on Actualizado enn

Ya sé que algunos perros les tienen pánico y que los animales no son inmunes a la desorientación que a veces produce, pero nunca había visto que una tormenta pusiera tonto a tanto bicho como la de hace unas semanas. Estábamos campeando por tierras del Cid y nos pilló un tormentón -más o menos similar a la que cayó por tantos otros lugares- que, curiosamente, dejó a la fauna local con un tornillo suelto.

 

No es sólo haber matado a un pájaro -no acostumbro, pero a veces sucede- que se empeñó en meterse entre mis bajos (los del coche), es que tuve que esquivar otros pocos que intentaban estrellarse; amén de un perro, que tenía una vena suicida o quería ligar con mi rueda derecha (la del coche) o  detectó el olor a pájaro muerto,  yo que sé.

 

Pero lo más grande no es la enajenación mental transitoria de algunos animales, lo grave es la pedrada que tenemos los de nuestra propia especie, al menos los madrileños, que también nos volvemos locos cuando llueve: el tráfico lleva dos días imposible y empiezo a plantearme seriamente salir a la calle con armadura completa para protegerme; no de la lluvia, que moja pero no duele, si no de los que usan los paraguas como lanzas cada vez que pueden!!

 

Por favor, señores usuarios de esas peligrosas armas llamadas paraguas, los que no los usamos también tenemos derecho a caminar por la acera, cruzar los pasos de cebra y entrar en los portales; no intenten extirparnos un ojo con las varillas al menor descuido ni sacudir sus paraguas mojados sobre nuestros abrigos y así, todos tan amigos!!

 

Viernes como el huevo: pasado por agua. Buenos días y que disfrutéis del finde!