luz

23.10.2013

Posted on Actualizado enn

Que caiga agua del cielo es un hecho objetivo: se llama lluvia. Cómo percibimos cada uno ese estado meteorológico entra ya en el pantanoso terreno de lo subjetivo; porque reconozco que no siempre soy capaz de sonreírle a un día gris (como les gustaría a las chicas de HandMadeMania Decor), a veces recibo la lluvia como higiénico maná del cielo, otras la encaro con descaro y otras dejo que me espachurre como a una lechuga recién brotada… ¡Qué le vamos a hacer! Será, quizá, según tenga los fotorreceptores (concepto que nunca le agradeceré lo suficiente a Bruja Avería); esas células especializadas de nuestro organismo que convierten la luz en impulsos nerviosos a las que, si una es lista, puede echarle la culpa de casi todo, como a los biorritmos: de llegar tarde, de no pillar el chiste, de tener un despiste… Estoy convencida de que los míos han aprendido a hacer fototransducciones de mis fantasías y me lanzan imágenes trampa cuando cierro los ojos cada noche, los muy canallas.

Digno de estudio también, es el caso de la chica que tenía ayer al lado tomando café en la barra de un bar, que debía tener los fotorreceptores en modo disfuncional catódico, porque le espetó tan ancha a su compañera: “Vaya un día se ha puesto hoy, no apetece hacer nada, sólo quedarte en casa… viendo Sálvame” ¡Apaga y vámonos! En serio: apaga y vámonos.

23 octubre y Día del mol: la unidad con que se mide la cantidad de sustancia… Buenos días!!

12.09.2013

Posted on Actualizado enn

Después de tantos descalientos de trasplantes y riegos, mis plantas… han muerto. Como en el chiste: ni mejoda ni mejodadá, pero mucho más triste. Han fallecido de andamio; los andamios impiden que les llegue la luz y, con la tontería de la fotosíntesis, para que queremos más: muertas por oscuridad. Así de crudo. Y aunque procuro quitarle hierro al asunto -que ya no tengo edad de dramatizar- lo cierto es que me da mucha pena ver sus hojas lánguidas a las que no puedo ayudar.

Así es que ayer decidí quitarme la tristeza a golpe de superficialidad y me compré en el Lidl plantas nuevas que cuidar. Lo curioso es que lo que compré no sabía ni que existía: es una especie de semillero negro herméticamente cerrado al que no llega ni el aire ni la luz pero en el que, por lo visto, puede vivir la albahaca que está dentro hasta enero de 2015 ¡Toma ya! Por supuesto la voy a guardar en un cajón de la cocina hasta que la obra de mi edificio sea historia, porque si la sigo viendo por medio no voy a poder resistirme a abrirla… Y si la albahaca no está? Pensáis que el Lidl me devolverá la pasta dentro de año y medio? Es más, y si lo abro y meto dentro mi hierbabuena y mi planta del dinero…sobrevivirán?

Jamás pensé que la horticultura casera fuera a darme tanto en qué pensar!!

Jueves. Algo tarde, quizá; pero a nosotros aún nos llega la luz… Buenos días!!

20.05.2013

Posted on Actualizado enn

 

Me admira y maravilla que algunas personas encuentren una vía de relajación en el cuidado de las flores y plantas del hogar. No me malinterpretéis, siempre he tenido una relación muy positiva con el reino de los fotosintéticos, pero es que -por tradición familiar- lo mío es más bien la horticultura y los frutales, esto es: plantas que, además de embellecer el paisaje, se comen. Debe cosa del instinto de supervivencia…

El caso es que vivía yo tan feliz con dos hermosos helechos que me adornaban el rincón sin procurarme ningún descaliento -los de tela no precisan de aguas ni podas para subsistir- cuándo llegó mi cumpleaños y un amigo (de cuya buena intención jamás podría dudar) me regaló una planta, pero una planta de verdad. ¡! Un ser vivo, verde e indefenso que me mira acusador desde la mesita del salón por que, por muy de interior que sea, pocas matas he visto yo en las cuevas, de lo que se deduce que algo de luz le debo facilitar ¡! Para más INRI, no es una planta cualquiera, si no una plectranthus (comúnmente conocida como planta del dinero ¡del dinero!), por lo que a mi miedo cerval de provocar un genocidio vegetal se añade el de que, al hacerlo, me quede con una mano delante y otra detrás… Vamos, que no descanso de la preocupación; me paso el día arrimando el tiesto a la ventana, preguntándole si se encuentra bien y metiéndole el dedo en salve sea la parte para intentar averiguar el nivel de humedad y, cosa rara, la tierra siempre está mojada, que ya empiezo a pensar si no será mi dedo el que suda de la tensión!!

Total, que hoy que es 20 de mayo voy a hacer un ejercicio de paz mental anti-verde celebrando el Día Europeo del Mar, ese infinito de quietud azul donde ninguna planta terrestre se muere… pues tampoco puede vivir. Lunes. Buenos días…

30.01.2013

Posted on Actualizado enn

Ya no estoy segura de si la meteorología se alinea con mis circunstancias o es mi percepción la que está más sesgada que una falda cortada al bies, pero hoy luce un sol poco lucido, tímido, incluso algo intimidado… y eso es porque palidece al lado de mis bombillas porque…¡¡¡por fin se ha hecho la luz!!! Unión Fenosa ha tenido a bien comenzar a facturarme desde ayer a las 16:03 de la tarde, por lo que he hecho una hoguera con mis velas olor frambuesa y ahora cualquier cosa que brille menos que 15 bombillas halógenas encendidas a la vez a 2 metros 58 centímetros sobre mi cabeza, me parece una birria; ya lo sabéis. Y aunque está claro que me quedan muchas otras batallas por librar en esta guerra, al menos ahora puedo ver mis soldaditos…

Miércoles y 30 de enero, el día en que -en 1704- Ana de Inglaterra decretó un ayuno nacional como expiación por la Gran Tormenta que azotó el país el mes anterior, la más violenta registrada en toda la historia de la recién formada Gran Bretaña. Y el día en que, en 1847, la ciudad californiana de Yerba Buena cambió su nombre por el de San Francisco (de mojito sabrosón a cocktail sin alcohol)…

Santa Aldegunda y San Barsimeo; el comentario mejor me lo ahorro. Viva la luz artificial. Buenos días!!

17.01.2013

Posted on Actualizado enn

Al final el hecho de no tener luz ha acabado afectándome, porque lo veo todo negro.

Tiene narices que, a pesar de ganarme la vida lidiando con la burocracia (fiscal, pero burocracia a fin de cuentas), me haya estampado de frente con ese monstruo devorador de voluntades pero en el ámbito de las empresas de energía que, para colmo, son privadas y deberían darme trato de cliente y no de sufrida contribuyente. Porque, vamos a ver, la ley de liberalización del sector energético no se ha hecho para beneficio de los usuarios??? Pues no. Por si a alguien le cabía duda. En realidad se ha hecho para multiplicar los brazos del pulpo, de tal manera que ahora haya empresas distribuidoras y empresas comercializadoras, que sirven, básicamente, para pasarse la pelota de tus problemas de unas a otras para regocijo de los fabricantes de vaselina -como dicen algunos- y que te den por donde la espalda pierde su casto nombre con comodidad. Que tú sólo quieres llegar a casa, darle al interruptor y que se encienda la luz, o abrir el grifo y que salga agua caliente, porque lo de calentarse e iluminarse con dos piedras y un palo lo prohíbe el reglamento de tu comunidad de vecinos; y que estás dispuesta a pagar un precio abusivo por ello pero, aún así, te ponen todos los impedimentos posibles y hasta los imposibles… Así es que hoy toca Recurso; no de Reposición, ni siquiera de Amparo. Sólo Recurso de Pataleo.

Oscuro. Todo lo veo oscuro…y todavía frío.

Apenas me quedan ganas de celebrar que hoy hace 109 años de la primera representación del Jardín de los Cerezos de Chéjov, porque me siento como uno de sus personajes!!! Jueves, 17 de enero. San Nicanor; pues con unos nicanores igual lo veía todo blanco… Buenos días.

21.10.2012

Posted on Actualizado enn

La luz después de la lluvia

Luz tras la lluvia