manchas

18.12.2012

Posted on Actualizado enn

Sé que mi querida amiga Cristina aún confía en que algún día encuentre la princesa que llevo dentro y no es que yo quiera contradecirla, que ella de ser princesa sabe mucho… pero es que la debo llevar tan tan dentro, que no hay quién la haga aflorar. Porque para mí que las princesas de manual carecen de la habilidad que Dios me ha dado a mí para desparramarme el café por la pechera ¡! Que cada vez que entro en una tienda oigo un rumor de fondo: son los jerséis rezando para que no los compre! Y es que, para colmo, cuento también con una curiosa herencia genética de segunda generación por vía paterna: si me cae una mancha, la restriego; froto y froto -aún a sabiendas de cómo acabará el rifi-rafe- hasta que la pequeña gota se transforma en gran lamparón… Lo que os decía: de princesa creo que no hago carrera.

18 de diciembre. Hoy cumple 15 añitos el Aqualine de la Bahía de Tokio, el espectacular puente-túnel que une Kawasaki con Kisarazu y que discurre en parte por debajo del mar, tentáculo submarino y futurista para acercar lo que estaba distante. Me gusta. Y por cierto, Nuestra Señora de la Esperanza: felicidades a ellas que tan necesarias son. Buenos días!!!

14.12.2012

Posted on Actualizado enn

Siempre he pensado que me encantaría hacer el Test de Rorschach, ese en el que tienes que decir lo que ves en una serie de láminas con manchas de tinta que te enseñan. Creo que me hartaría a sacar puntos, porque encontrar dibujos escondidos en nubes, azulejos y humedades es mi fuerte. Sin ir más lejos, acabo de encontrarme en el baño de la oficina una muchacha de madre inglesa y padre coreano que mira desolada a lo lejos y, tres baldosines más allá a un irlandés de aspecto fiero pero gran corazón que tiene la nariz un poco hinchada: no sé si por un puñetazo o por mala uva genética, la verdad.

El caso es que encuentro de todo donde otros afirman que no hay nada. ¿Eso es bueno, es malo? A saber! Para mi es simplemente inevitable… y bastante entretenido. Es más, estoy deseando volver al baño a ver si encuentro -entre el espantoso estampado modelo ventisca de las plaquetas- la expedición de Amundsen, que lograba su objetivo un 14 de diciembre de 1911 y en cuya memoria se celebra hoy en Noruega el Día del Polo Sur. Y ya no sigo más, aunque de Amundsen me encanta hablar, que me acuerdo mucho de él y del pobre Scott estos días de frío, porque es muy duro seguir avanzando cuando encuentras un muro blanco frente a ti.

Viernes. Sí! Viernes y San Santiago Bernabeu (estadio), que hoy festeja los 65 años desde su inauguración. Buenos días…