Marco

14.09.2015

Posted on Actualizado enn

En persona y pettit comité muchos me hacéis comentarios sobre los artículos que escribo para este blog… Que hay que ver qué inventiva, que vaya cosas me pasan… Y reconozco que es cierto que a veces la pluma toma su propio ritmo y me permito alguna floritura en aras del interés dramático del texto pero -nabo en mano una vez más- a Dios pongo por testigo que todas las anécdotas que cuento de mis avatares diarios tienen un origen cierto.

Por ejemplo, hace poco he sido madre en el metro. Para sorpresa de todos los presentes (empezando por la que lo cuenta), un niño ha comenzado a llamarme mamá a gritos ¡! Yo al principio no me había percatado. Iba ensimismada con el móvil y pensé que la señora que parió al infante estaría bajando las escaleras detrás mía, pero al girarme y ver que allí no había nadie, he empezado a mosquearme. Máxime cuando el crío no hacía más que hablarme: “Mami, mira como bajo por la barandilla”, “Mami quiero irme”, “Mami, por qué no juegas conmigo”. Todo dicho en modo histérico y sin dejar de mirarme.

¡Pero leñe! ¿Tanto me pareceré a su madre? Y, por cierto, ¿ella dónde se mete? Porque no es normal que un chaval de ocho o nueve años viaje solo en metro y, encima -como Marco- sin dejar de buscar a su puñetera madre!!

Lo más grande ha sido las miradas de desprecio que me he granjeado del resto de viajeros presentes, en cuyos ojos podía leerse claramente lo mal que les parecía que yo le hiciera más caso al móvil que a mi hijo. Y peor les habrá parecido cuando me he perdido andén adelante escabulléndome entre la gente. Pero, entendedme: por mucho que digan que a caballo regalado no se le mira el diente, no puedo quedarme a éste…

Y mucho menos un lunes, que tenemos toda la semana por delante!! Buenos días

23.12.2013

Posted on Actualizado enn

Sois testigos de que jamás he hecho sangre con tanto que ha dado que hablar el artista antes conocido como ‘CajaMadrid’: tanta preferente, tanto Blesa, tanto rescate, tantas comisiones y yo ni mu. Que de ser una entidad respetada y cercana se convirtió en la personificación de la maldad bancaria y nunca he querido meterme en esos fangos…

Pero que quieran volver a Marco, a la abeja Maya y a Viki el vikingo en mi contra no se lo perdono ¡! Han cogido los iconos de la infancia de varias generaciones y los han malversado para su propio fin, que para colmo no es otro que decirnos que ya nos toca hacernos un plan de pensiones ¡Toma ya! ¡Encima me llaman vieja! ¡Oiga usted, que todavía estoy en la treintena!

Y ya no es sólo por la afrenta, es que invertir dinero en publicidad para vender planes de pensiones a gente de mi edad (años arriba, años abajo) me parece un negocio pésimo ¿no se han enterado de nuestro sueldo medio? ¿no les han llegado los rumores de que nos jubilaremos a los 80? Desde luego, como el responsable de productos financieros sea de la misma calaña que el del departamento de Comunicación y Relaciones Externas, empiezan a cuadrarme muchas cuentas.

Lunes 23. La santa del día se puede cantar, pero no se recomienda hacerlo antes de tiempo, así es que me voy a callar. Buenos días!!

1