martes

21.10.2014

Posted on Actualizado enn

De vez en cuando me pasa que me despierto un sábado o domingo asustada pensando que me he quedado dormida y no he ido a trabajar. Y aunque en un primer momento te sienta a cuerno quemado la angustia gratuita, el instante en que recapacitas y te coscas que es fin de semana es uno de los grandes placeres gratuitos de la vida…

Sin embargo esta mañana la broma ha sido justo la contraria: ha sonado el primer despertador y he pensado: vaya! por qué estará sonando una alarma? La he apagado un poco cabreada y convencidísima de que la mencionada alarma estaba equivocada. Pero cuando, cinco minutos de cortesía después, ha empezado toda la fanfarria, se ha abierto ante mis ojos la más cruda realidad ¡ODM! ¡OMG! ¡Su PM! ¡Es martes! Y esto, como broma, no tiene ninguna gracia.

De ahí en adelante todo es sentirte medio gilipollas, medio descolocada. Y por más que ahora el famoso pasillo del metro de la publicidad original esté forrado de negro y te intente animar a golpe de mensajes amables de (Nes)café del estilo ‘Inspírate’, ‘Hoy es tu día’ y ‘blablabla’, a ti ya te da igual, porque eres consciente de que te engañan: hoy no puede ser mi día porque mi día, guapito, no era martes.

 

Creo que lo que me pasa es que se va deshilachando el corazón mío y me he metido en una canción de El Kanka…

 

“Rin rin… el despertador (…) yo me levanto pegando un brinco y maldiciendo al amanecer que me pone en pie (…) Y voy abriéndome paso entre las legañas y discutiendo con una araña. (…) Y pierdo el metro y pierdo las ganas de cambiar el mundo esta mañana. (…) Habrá que salir de casa con armadura, tener el móvil con cobertura (…) cultivar la sangre fría, (…) mantener la compostura (…) cumplir todos los horarios, respetar el calendario…”.

 

Buenos días de martes descosido.

 

13.05.2014

Posted on Actualizado enn

Todavía hay gente que se sorprende del éxito de los juegos como el Candy Crush y a mí, la verdad, lo que me fascina es que se sorprendan.

 

El Candy y todos los de su familia son un excelente ejercicio de inactividad mental, la imprescindible válvula de escape para las preocupaciones que nos rondan por la cabeza… Que estoy echando cuentas y la nómina no me llega: una partidita! Que he discutido con fulanito o menganita: a jugar! Que quiero escribir sobre algo pero no lo acabo de hilvanar: me cargo unas pocas gominolas y respiro! Que llevo dos horas fregando y barriendo y estoy hasta el moño de parecer cenicienta castigada: me siento, un cigarrito y a pasarme el siguiente nivel!

 

Lo que es muy raro es que los psicólogos no manden estas actividades como terapia, que deberían. Porque no significa que uno no vaya a seguir echando cuentas, limpiando, escribiendo, estudiando o lo que haga falta; sólo es que -de vez en cuando- nuestro estado de ánimo necesita pensar que la vida es tan sencilla como, simplemente, juntar unas cuantas bolitas del mismo color para que desaparezcan. De alguna manera  esperamos que todos nuestros problemas desaparezcan igual: haciendo crush.

 

Y quizás haya alguien con la vida tan regalada que no necesite de estos inventos. Y los hay que utilizan otros métodos -véase el que se engancha a la telenovela, al Hola, o los que reconocen ‘ahogar las penas en el alcohol’- pero, mientras no olvidemos que detrás del próximo nivel hay cosas que debemos resolver, no vamos mal. De hecho a mí todo me va razonablemente bien… y voy por el nivel 380!!

 

Martes y 13… mal día para tener una boda en Tanger. [Crush] Buenos días…

05.11.2013

Posted on Actualizado enn

M? Marinos mercantes meciendo minúsculos músculos. Mosaicos marcados. Moluscos. Músicos. Mandobles y máscaras.Martes. Buenos días!

Martes

13.11.2012

Posted on Actualizado enn

Ya me puedo acostar: ya he aprendido hoy una cosa más: afortunadamente (aunque sólo sea por no tenerla que nombrar) no padezco de Trezidavomartiofobia. Vamos, que hoy es martes y trece y me acabo de enterar; cosas de vivir a ratos en la inopia, donde el calendario y el horario no se estilan…

Y es que coinciden el martes, el día que cayó Constantinopla, en el que en Babel tuvieron que pedir traductores; el día del dios de la guerra, el del planeta rojo de la sangre y la violencia… con el sospechoso número 13 que despierta un terror irracional -en caso de miedosos cristianos- porque el 13º apóstol era Judas, el traidor; o para los seguidores de la cábala porque se enumeran 13 espíritus malignos o para los vikingos porque en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el espíritu del mal, era el 13° invitado o para los tarotistas porque es la carta de la muerte… el caso es que, entre unos y otros, hay más triscaidecafobos de los que imaginamos, porque en muchos aviones no hay fila 13, ni planta 13 en los hoteles; bueno, de hecho en Madrid hay muchos hoteles que de la 6ª o la 7ª para arriba ya no tienen ninguna ¡!

En fin, que con la sal a mano y tomando las precauciones básicas para hoy (ni casarnos, ni embarcarnos), si tenemos la suerte de cara, nos enfrentaremos mañana a un miércoles 14, que de ese nadie dice nada y a saber… Buenos días!!