mujer

08.04.2015

Posted on Actualizado enn

Últimamente huelo a hombre que tiro para atrás.

No es que se me hayan descompensado las feromonas, ni que detecte en mi piel el rastro de un olor que no me pertenece, que eso me sucede a veces y me despierta un curioso contraste de sensaciones. Esta vez ha sido la casualidad la que ha dejado mi aroma con un tufo decididamente masculino.

Por un lado, el desodorante: durante un tiempo desapareció de las estanterías el que me gusta en versión femenina, así es que ante la trágica posibilidad de quedarme sin él, decidí agenciarme el de caballero, sin saber cómo iba a oler. Y por otro lado, me he comprado una colina que abajo pone “men”. Y no por descuido, si no por atrevimiento. Es una que ayudé a mi hermana a elegir para regalársela a nuestro común padre por Reyes y me encantó, me parecía que podía pasar por unisex, así que me la compré… Pero no. Huelo a tío (como dice mi otra hermana), a macho, al Jacks que buscaba la del anuncio, a lo que cantaban (Ay!) Mocedades ¿o era Ay! Amor de hombre? A saber. Lo mismo es.

Huelo constantemente como alguien que tiene pene. Y, sintiéndolo mucho, así va a tener que ser mientras me dure el perfume y el desodorante, que no está la cosa como para tirar los botes, por mucho que no se correspondan con el sexo que Dios te dio al nacer. Total, eso de la diferenciación olfativa por género no deja de ser parte de las convenciones sociales… y todos sabemos que esas se pueden fumar. Fuego ¿quién me da?

Es miércoles. Buenos días!

09.03.2015

Posted on Actualizado enn

No discuto la festividad de ayer en sí…  Sé que tiene un fundamento histórico plagado de penurias y sufrimientos por lograr que se le reconozcan a la mujer unos derechos que deberían haber sido intrínsecos siempre y que -hoy por hoy y en esta parte del mundo- la mayoría no cuestiona.

Como mujer trabajadora he aceptado unas felicitaciones que considero que no me corresponden porque yo no he hecho méritos para ellas: soy mujer, sí; así nací sin mediar una intervención en mi propia genética. Y trabajo, sí; es lo que creo que tengo que hacer como miembro productivo de la sociedad en la que vivo. Que me feliciten por la conjunción de estos dos factores ya se me hace raro, pero callo y acepto en nombre de esas antepasadas para las que esto no supuso una evidencia si no una lucha.

Ahora bien, que me manden postalitas diciendo que mis ojos son bonitos, mi sonrisa encantadora, mis manos suaves, mi carácter especial, que soy creativa, mágica, simpática y valiente… me toca las narices, francamente. Me parece un peloteo flagrante y contraproducente.

Todo eso me lo dices sólo por ser mujer?? Pues a mí no me vale.

No me conoces, no sabes como sonrío, si mis manos son suaves o si mis pies huelen a flores por el mero hecho de haber nacido con dos equis en el par 23. Eso sí que me parece sexista, crearme un molde rosa y blandito donde por huevos me tengo que meter. Marcar sutilmente la senda de mi carácter: “gracias por ser intuitiva, protectora, luchadora, fuerte”… Pues lo seré o no lo seré, leñe! Puedo ser un ser vil y rastrero y, aún así, seguiría siendo mujer.

Y quizá esto no sea políticamente vistoso ni suene bien, pero yo soy yo antes que mujer. Y los dardos y las flores que me echen, las quiero por mí, por mi individualidad, no por pertenecer a ese nutrido colectivo, por más que me guste ser mujer.

Lunes. Qué bonito día hace… Buenos días gente!!

02.10.2014

Posted on Actualizado enn

Ya he contado alguna vez la pasión que sentimos en mi oficina por el reciclaje del papel, que usamos los folios hasta que el blanco original no se ve. Lo que no sabíamos nadie es que, algunas veces, esta sana costumbre trae un plus de entretenimiento, como descubrimos ayer.

Ayer, al ir a fotocopiar no sé qué documento, descubrí que la trasera de la hoja era especialmente bonita y colorista. Resulta que era una reproducción de ‘Le Rêve’ de Picasso y, aunque ya conocía el cuadro, nunca me había fijado con tanto detalle en él…

El sueño, dice. Jejejeje. Y unas narices! Sí, sí, si la muchacha estará soñando, pero a ojos vista está con qué. Si lo miras en posición vertical, ya tiene algo de sospechoso dónde reposan sus manos, la sonrisa satisfecha y ese pecho que se le ha escapado del vestido pero, si giras la imagen 90 grados a la derecha ahí sí que se ve bien…

Lo veis? O es fruto de mi mente enferma? Como si de una ilusión óptica se tratase, donde parecía haber un ojo izquierdo de cara picasiana aparece clara(y erecta)mente un pene y donde antes había sonrisa ahora hay lengua juguetona que lo acaricia. Amén de las manos, que tienen un dedo de más, fruto probablemente de no parar de moverse ¡! Total, lo dicho, que Marie-Thérèse estaría soñando, vale; pero que el sueño era caliente y se masturbaba, también! Picasso tenía que ser!!

Analizar y disfrutar del arte. Alguien os había explicado antes ese beneficio del reciclaje? Pues ya lo sabéis… Jueves. Buenos días!

Le Rêve Picasso

24.06.2014

Posted on Actualizado enn

Ay que ver, no se puede poner una mala…

 

El viernes de hace un par de semanas, a eso de las tres y algo de la madrugada, tuve un ligero problemilla con los hielos de la última copa: me sentaron mal. Seguro que a vosotros alguna vez también os pasa: no has bebido tanto, no vas mal pero, de repente, al cuarto trago de la tercera copa, te emborrachas. Es inexplicable porque ya te ibas para casa pero, según vas subiendo la calle, más te tajas; de tal manera que llegas a la cama con una melopea monumental en la que ni el echar pie a tierra sirve de nada.

 

Evidentemente es que en algún trago te han metido garrafón; garrafa y de la mala, porque al día siguiente te levantas acabada. El estómago del revés, la cabeza te estalla, sigues mareada… Cuando a eso del tercer intento logras salir de la cama, las fuerzas sólo te alcanzan para las labores de supervivencia básicas: comer y visitar la taza. Después, por no volver a meterte entre las sábanas, te viertes en el sofá desmadejada y para no pasar solita semejante trauma enciendes la tele sin prestar mucha atención a lo que haya.

 

Y aquí, señores, es cuando todo el peso de la presión social cae sobre tus espaldas en sesión doble y de traca: “Madre de alquiler” peli cutre donde las haya, que parte de la premisa de que toda mujer, si no ha tenido hijos, debe ser como poco directiva millonaria, seguida de una cabezadita para abrir los ojos y encontrarte “Nueve Meses”, otra oda a la maternidad de lo más descarada… Tan mal anda la natalidad en España?

 

Lo que os decía, no puede una ponerse mala. Menos mal que esto, los martes, no pasa. Buenos días!

09.04.2014

Posted on Actualizado enn

Hartos estaréis de oírme decir cuánto me gusta el buen tiempo: el sol, las horas de luz, el terraceo… Adoro el verano y sus aledaños, pero tengo que reconocer que también tiene su anverso: cuando llegan los días de calor mis vecinos -y yo- acostumbramos a abrir las ventanas que dan al patio, y el patio se convierte en un hervidero. Se mezclan los acentos extranjeros de los del segundo (estudiantes de Erasmus que fuera de sus casas no conocen el remordimiento por hablar y reírse a gritos a cualquier hora de la noche), con las voces de la del primero cada vez que habla por teléfono.

El otro día, sin ir más lejos, una señora (no sé si del cuarto o del tercero) decidió que era el día perfecto para resucitar a Mecano y se tiró no menos de tres horas cantándolo. Pero no el repertorio completo, no. Encalló en ‘Mujer contra mujer’ y se pasó toda la santa tarde-noche repitiendo aquello de ‘Quien detiene palomas al vuelo, volando a ras de suelo…’. Una vez, otra vez, otra vez… más de cien ¡¡¡Joder, ya está bien!!! Me parece precioso el alegato al amor lésbico del tema, pero no creo que sea para repetirlo a perpetuidad como si fuera la tabla de multiplicar! Y encima desafinando!! Lo que no puedo entender a qué tanto ensayo y siempre de la misma estrofa; porque está claro que Ana Torroja no era y con esa desarmonía vocal no creo que se haga coros en musicales; por su bien espero que no pretendiera conquistar a alguien con sus trinos… difícilmente semejante desatino puede encandilar a nadie; lo más fácil es que la espante ¡!

Hartita acabé. ¿Que quien detiene palomas al vuelo? Pues yo, señora, yo. Le aseguro que si tuviera una escopeta, ya las habría detenido!!

Miércoles. Otro día de sol. Buenos días!

08.03.2013

Posted on Actualizado enn

El otro día estuve viendo un documental -en la 2, por supuesto y sin dormirme, eh!- sobre el Homo Sapiens: sobre cómo se impuso hace 100.000 años sobre el resto de los ‘homos’ que pululaban por el planeta, descubrió la agricultura y se hizo sedentario, domesticó el primer perro hace 14.000 años, comenzó a trabajar el hierro para sus herramientas… cómo -en definitiva- evolucionó hasta convertirse, por ejemplo, en el Albert Einstein al que investía doctor honoris causa la Universidad Central de Madrid -entonces en el caserón de San Bernardo- un 8 de marzo de 1923. Absolutamente fascinante. A mis ojos inexpertos, la evolución del ser humano aparece como un fifty-fifty de azares y milagros y no puedo dejar de preguntarme en qué nos habríamos convertido de haber salido otros números en los dados…

Divagaciones aparte, como todos sabemos es viernes y Día Internacional de la Mujer (no me queda claro si sólo de la mujer, de la mujer trabajadora, de los derechos de las primeras, los derechos de las segundas o si por el mero hecho de haber nacido de las primeras ya pertenecemos al grupo de las segundas…) En fin, no me lo toméis a mal. Agradezco a mis ancestros su evolución y a mis ancestros trabajadoras la lucha que nos abrió el camino hasta AQUÍ, pero nunca he sido una abanderada del feminismo porque no tiendo a defender airadamente lo que me parece más que evidente. Creo que la mujer ya ha evolucionado, que está por encima de eso; así es que -si queréis- celebraremos todos juntos eso. Eso y San Filemón (a falta de San Mortadelo). Buenos días!!!