oídos

17.10.2013

Posted on Actualizado enn

En ocasiones me pasan cosas raras. En serio. Y, desde ayer, me están pasando varias a la vez, que probablemente no estén relacionadas pero…

– A las 16:29 mandó un amigo mío una foto por wasap de una de esas protagonistas de peli asiática con expesión desencajada y cara de pescadilla congelada que dan más miedo que Ana Rosa Quintana (a la que decía que le recordaba).
– A las 16:48 me doy cuenta de que algo raro le sucede al wasap: en los grupos que tengo han desaparecido todos los integrantes Aparezco yo sola; en todos me pone “miembros: 0 de 50. participantes: tú” sin embargo ellos están ahí, porque mandan mensajes.
– A las 16:59 se acaba el capítulo de la serie que estaba viendo y comienzo a silbar la melodía final mientras suena ¡! Esto es raro, raro, porque yo no sé silbar (no paso del ‘fiu’ más simple, vaya). Me paro, me miro a misma sorprendida, lo intento de nuevo y ¡me vuelve a salir!
– En torno a las 19:30 regreso de nuevo a casa y observo que el suelo, que antes había barrido, vuelve a estar lleno de pequeños tropezones negros de suciedad. Me cabreo, lo limpio de nuevo y, por la noche, cuando ya estaba sentada en el sofá, vuelvo a ver la misma mierda en el suelo que ha aparecido de la nada.
– Esta mañana me he levantado con los dos oídos taponados, como si no me hubiera acabado de despresurizar y el izquierdo ha seguido así toda la mañana
– El móvil, al que tengo quitados todos los sonidos excepto las llamadas, lleva toda la mañana haciendo ruiditos aunque no reciba nada

¿¡¡¡!!!? ¿A qué viene todo esto? ¿Se deberá a la proliferación de elementos de decoración fantasmales y naranjas en todos los escaparates? ¿La japo chunga clama venganza? ¡Si yo no le he hecho nada!

El 17 de octubre de 2006 nació el habitante 300 millones del planeta. Con todos los que somos… cuánto raro no habrá!! Jueves. Buenos días.