pensar

20.01.2014

Posted on Actualizado enn

Me he levantado pensando que, como los lunes son el día señalado para empezar la dieta y enero el mes de los propósitos, podía meter ambos en la batidora, en plan experimento.

Me ha salido esto:

  • Lunes: haz un favor.San

No hace falta que nadie vaya a pedírtelo ni que lo hagas público. Basta simplemente con ceder el paso o el asiento. Sólo date el gustazo de ayudar a alguien sin que se lo espere.

  • Martes: cambia algo.

Tranquilo, no tiene que ser el mundo; puede ser algo pequeño: los macarrones por las espirales, el metro por un paseo, los cordones negros de las zapatillas por unos rojos, alguna rutina que te moleste o puedes cambiar de sitio el mueble del salón.

  • Miércoles: toca un instrumento.

Como es X, debería ser un xilófono, pero no vamos a ser tan estrictos. Prueba con un triángulo o un acordeón. En caso de no tener ninguno a mano, toca hacerlo nosotros mismos. Platos y vasos tenemos, no?

  • Jueves: invéntate una palabra nueva.

Como cuando eras niño. Seguro que hay algo que tienes en mente pero no hay palabra en todo el diccionario que lo defina. Vale. Sin problema ¡Invenlabra! El vocablo lo pones tú.

  • Viernes: busca una foto antigua.

Debe ser, como mínimo, de hace 10 años y tienes que aparecer tú. Mira la foto y mírate en un espejo. Asúmelo: estás estupendo; ese crío de la foto era un pardillo! Tú no, pero seguro que el sabía cosas que tú has olvidado. Haz memoria ¿Cuales?

  • Sábado:

No. No se me ha olvidado. Está en blanco para que puedas rellenarlo. Tú eliges. Sólo hay una norma: hay que pensarlo.

  • Domingo: descanso.

Llevas toda la semana creciendo por dentro. Te has ganado el sillón. Puedes, incluso, gastar las pilas del mando de la televisión…

Por supuesto, el orden de los días es intercambiable (excepto el domingo) y, debido a su carácter experimental, no garantizo ningún resultado; pero hay una alta probabilidad de sonreír y pasar la semana más entretenidos. Eso espero.

Lunes. El día perfecto para empezar la semana. Feliz San Sebastián a guipuzcoanos, acehucheños (y al resto) y, por supuesto, buenos días!

18.10.2013

Posted on Actualizado enn

Desconozco si hay algún estudio (de esos subvencionados con el dinero que nos sobra) sobre el tema pero yo lo tengo claro: la generación espontánea de buenas ideas está directamente relacionada con la circulación sanguínea de las extremidades inferiores. A que sí?!?

La demostración empírica es evidente: estoy sentada en la mesa de la oficina con un problema que parece irresoluble entre manos, me levanto para ir al baño o hacerme el café y ¡chas! llega la inspiración; esa idea que lo arregla todo pero que cuando estaba sentada en mi sitio no veía. Luego está claro: en posición sedente la sangre no me circula libremente por las piernas, de tal manera que me riega el cerebro con la misma intensidad y, por tanto, no pienso con claridad! Además creo que, en general, la mente trabaja mejor cuando el cuerpo se mueve. Quizá porque aumenta el desfile de estímulos visuales (lo que también explicaría el efecto enriquecedor de las ventanillas de los trenes) o por lo de antes: la corriente sanguínea se hace más veloz; no lo se, pero sucede. Al menos a mí…

Y a los canadienses también les pasa; les pasó, de hecho, un 18 de octubre de 1929 cuando una ley declaró que las mujeres son personas ¡! Wau. Clarísima muestra de idea brillante, desde luego. A ver cuantas nos trae el fin de semana. Viernes santo y bendito. Buenos días!!