pesadilla

21.03.2016

Posted on Actualizado enn

Este fin de semana ha sido mágico.

 

Dicho así, parece que me haya fugado a Capri con un dios vikingo; pero nada más lejos de la realidad. Me refiero a magia literal.

 

Casualidades de la vida, el viernes estuve en un espectáculo teatral de magia y el sábado en un bar donde un mago hacía trucos de mesa en mesa. Pero la gracia no ha sido esa; porque la magia puede esconderse en cada oscuro rincón de nuestra propia casa…

 

Véase el susto que me llevé cuando abro un ojo el sábado y, entre las tinieblas del sueño, se me aparece un mandril. Un mono con profunda cara de odio mirando al acecho desde lo alto de la mesilla… Al principio pensé que estaba soñando y me relajé; pero parpadeo y ahí sigue ¡Joder! Que es él. El mono asesino. El virulento azote de las durmientes ¡! Tuve que levantarme y atizarle varias veces hasta que averigüé que no había tal bicho si no un sombrero que yo misma había dejado ahí por la noche y que tiene tres pompones peludos que imitan -legañas mediante- a tan infausto ser ¡¡!!

 

Pero no queda ahí la cosa. Esa misma tarde, fui testigo de otro truco a nivel del mismísimo Houdini: el de desaparecer… Levanto la persiana para ventilar y veo -sorprendida y algo asqueada- un cadáver en el centro del patio. Una cucaracha marrón gigante panza arriba. Pero bueno, muerta estaba al fin y al cabo (pensé). Lo gracioso es que cuando un par de horas después salgo, el cadáver había desaparecido ¡¿mande?! Ya sé que con Cucal nacen, se reproducen, mueren y desaparecen… pero nunca pensé que lo hicieran a esa velocidad!

 

Total, que ahí tenéis el resumen de mi fin de semana mágico, anticipo probablemente del escapismo propio de estos días en los que todos los que podemos huimos o huiremos de las ciudades (excepto los sevillanos, angelitos, que tienen que quedarse a llorar por la tele si les llueve). Si es vuestro caso, que disfrutéis la escapada. Feliz lunes y felices mini vacaciones. Buenos días!!

19.02.2014

Posted on Actualizado enn

Alargo las manos y lo que toco es tan solo una sábana, no la pared rocosa por la que acabo de caer. Nadie ha tirado de la ropa de la cama hacia abajo, el edredón debe haberse resbalado del bote que he pegado, el mismo que ha logrado despertarme. Parece que mis huesos están intactos; mis músculos doloridos después de contraerlos por la tensión de este nuevo mal sueño. La respiración agitada por la angustia con que mi propia mente me ha castigado, no por una carrera… no por una huida. ¿Qué extraña hora es? Si fuera un punto kilométrico y esto la nacional 630 lo conocería bien. Pero no lo es. La casa está en silencio, en calma. Yo no. Tengo taquicardias, escalofríos y perjudicada la percepción sensorial. Me digo que en realidad sigo dormida y cierro obstinadamente los ojos, pero es inútil… puedo razonar, puedo recordar. Mierda, estoy despierta: puedo imaginar. No quiero, pero puedo. Invadida por la desazón no maquino nada bueno: invento sombras que acechan, sonidos siniestros. No, no, no. No quiero. Vamos, haz un esfuerzo: prados verdes, sol ¿Como era todo eso? Aprieto más los ojos para dejar fuera los miedos. Busco un escudo y acabo recurriendo a un escudero: mezcla de recuerdos y sueños. Ya está Vanessa, sigue la ficción, no sueltes ese cuento: tú, que vienes hacia mí bañado en una sonrisa, me miras cómplice, tanto por decir, tanto por gozar. Hora de comer perdices… Y entonces, me duermo. Al despertar esta mañana no quedan ni los restos. Sólo un rastro oscuro en mis ojeras como el eco de un mal sueño…

Miércoles. Buenos días y hoy, además, deseo buenas noches.

29.10.2013

Posted on Actualizado enn

No sé si es una leyenda urbana, pero todos hemos oído decir que ahora (avances de la ciencia aplicada a la agricultura mediante) fabrican sandías cuadradas y os digo una cosa: me parece una soberana gilipollez. Porque, la verdad, puestos a ingerir transgénicos mutantes presumiblemente cancerosos, preferiría que fueran algo más prácticos que una sandía cuadrada, no? Por ejemplo: la granada, con lo que me gusta en ensalada con escarola y no la compro por no pelarla! Eso de tener que desgranarla separando cada pepita de la pielecilla blanca interior una por una, desata mis peores instintos. Y la cebolla, ¿qué me decís de la cebolla? ¿Es razonable que en una sociedad supuestamente avanzada, se siga llorando a moco tendido al picar un alimento tan común? Pues no! Cebollas sin lágrimas ya, por favor.

Y otra cosa quiero plantear a los diseñadores de frutas y verduras: es necesario que calabacines y berenjenas broten todos de golpe? ¿No podría espaciarse su cosecha unos meses? Es que tengo la suerte de ser obsequiada por estas fechas con productos de huerta, pero me vienen todos de golpe, de tal manera que después de haber redactado ‘Las 101 formas de cocinar un calabacín’ y ‘No sin mi berenjena’, aún tengo la nevera llena… Bueno, es una idea, ahí lo dejo.

29 de octubre; el día en que se estrenó, en 1993 ‘Pesadilla antes de Navidad’ de Tim Burton. La auténtica pesadilla antes de Navidad es que, en el súper, ya han puesto los turrones ¡¡!! Buenos días….

27.09.2013

Posted on Actualizado enn

Después de pasarme una nochecita de aúpa robando en unos grandes almacenes forros polares y provisiones para huir al monte y así escapar de los invasores que dominan la tierra, me he despertado absolutamente trastornada, empeñada en que mi despertador era táctil y cabreada porque no se apagaba al tocar la pantalla… Vamos, que he estado un rato en ese limbo que separa el sueño de la realidad, másperdida que una docena de japoneses en el Museo del Jamón.

Pero la pesadilla ha llegado cuando he consultado la página del AEMET: lo que nos van a invadir son unas nubes más negras que el carbón que bombardearán rayos, truenos y centellas; al termómetro le va a explotar la burbuja inmobiliaria (digo otoñal) en plena cara y a mi me va a obligar a pensar con qué me vestía yo cuando no andaba cada día en sandalia y pierna al aire. Y todo esto, aprovechando que es fin de semana. ¡Venga ya! ¿Qué atracción fatal sienten las borrascas por los sábados? ¡Pues menos mal que nos tocaba el veranillo de San Miguel! Y para más INRI se celebra hoy el Día Mundial del Turismo ¡!

Menos mal que Google celebra su cumpleaños con caramelos a golpe de piñata… Viernes, buenos días y, si podéis, buen fin de semana.