pintura

20.07.2015

Posted on Actualizado enn

Recordareis (los asiduos a estas letras) las muy mentadas obras de mi edificio, porque bien de guerra os he dado con ellas. Que si los cascotes, los albañiles, el patio, el polvo y todo el resto de la parafernalia (ver para muestra las entradas del 14.02.2014, 03.04.2014 o 18.09.2014)… Pues por si quedaba alguna duda, la obra continúa!

Parece que ya se ve la luz y que -con suerte- el proyecto incluso termine antes de que yo me jubile; pero ahora en la recta final,  ha empezado a preocuparme el poco interés que les veo por reparar todo lo que me tienen mal: las ventanas, el timbre, el tubo de la caldera, la lámpara… Creo que han roto absolutamente todo lo que había en el patio y podía romperse, vaya.

De hecho, hasta hace unos 15 días me daba cuenta de que iban rematando un montón de detalles pendientes, excepto los de mi casa. Pero todo cambió un sábado por la mañana… De esto que llegas el viernes de madrugada y con el calor olvidas bajar la persiana; sumado a esa costumbre que Dios me dio de dormir en pelota picada, la consecuencia está clara: al albañil le alegré la mañana. Para cuando quise abrir un ojo debía llevar tres manos de pintura junto a mi ventana. A poco que se esforzara debió de verme hasta la entretela.

Pero mira, mano de santo con el chaval. La actitud cambió de forma radical: me limpió el alfeizar, la persiana, me ha prometido lijarme lo de la puerta y dejarme el patio como la patena. Que si yo sé que el truco era enseñar carnaza, hace meses que me hubiera dejado ver las tetas!!

Lo malo es que de lo prometido le queda más de la mitad y el albañil ha desaparecido.. Y para más INRI me he cargado la materia prima del tráfico de influencias (tal cual) Pero eso da para más de tres párrafos, así es que mejor lo dejamos para mañana.

Lunes. Buenos días!

Anuncios

02.10.2014

Posted on Actualizado enn

Ya he contado alguna vez la pasión que sentimos en mi oficina por el reciclaje del papel, que usamos los folios hasta que el blanco original no se ve. Lo que no sabíamos nadie es que, algunas veces, esta sana costumbre trae un plus de entretenimiento, como descubrimos ayer.

Ayer, al ir a fotocopiar no sé qué documento, descubrí que la trasera de la hoja era especialmente bonita y colorista. Resulta que era una reproducción de ‘Le Rêve’ de Picasso y, aunque ya conocía el cuadro, nunca me había fijado con tanto detalle en él…

El sueño, dice. Jejejeje. Y unas narices! Sí, sí, si la muchacha estará soñando, pero a ojos vista está con qué. Si lo miras en posición vertical, ya tiene algo de sospechoso dónde reposan sus manos, la sonrisa satisfecha y ese pecho que se le ha escapado del vestido pero, si giras la imagen 90 grados a la derecha ahí sí que se ve bien…

Lo veis? O es fruto de mi mente enferma? Como si de una ilusión óptica se tratase, donde parecía haber un ojo izquierdo de cara picasiana aparece clara(y erecta)mente un pene y donde antes había sonrisa ahora hay lengua juguetona que lo acaricia. Amén de las manos, que tienen un dedo de más, fruto probablemente de no parar de moverse ¡! Total, lo dicho, que Marie-Thérèse estaría soñando, vale; pero que el sueño era caliente y se masturbaba, también! Picasso tenía que ser!!

Analizar y disfrutar del arte. Alguien os había explicado antes ese beneficio del reciclaje? Pues ya lo sabéis… Jueves. Buenos días!

Le Rêve Picasso

22.02.2013

Posted on Actualizado enn

Demasiados excesos… estoy abusando de la Kiss FM que me combina bien con el rodillo y la brocha y ahora me descubro cantando canciones que ni conocía, ¡ni me gustan! Y abuso también de los vapores de la pintura, que algún colocón me debí pillar ayer porque ahora veo apariciones: he encontrado una mancha en la pared del fondo del salón, junto al rodapié, no muy grande y como silueteada en marrón en la que veo, sin género de dudas, a la Virgen y San José en el portal de Belén; hasta ahí todo normal. Lo realmente curioso es que no se cubre con pintura… ni con aguaplast, que llevo tres capas!!

Cosas raras que pasan, supongo. Como rara fue la invención de la salchicha Weißwurst de Munich cuando, un 22 de febrero como hoy en 1857, el cocinero del restaurante ‘Gasthaus zum ewigen Licht’ se quedó sin la tripa de cordero que solía usar para hacer salchichas y usó una más gruesa de cerdo, pero le explotaba al freírla, por lo que tuvo que escaldarla primero… et voila! Salchicha nueva al canto!!

Viernes, Santo él y Santa Leonor también, además del Día del Pensamiento Scout… Ale, a pensar cómo celebramos todo esto toca. Buenos días!!

portal belen

12.02.2013

Posted on Actualizado enn

Ayer tuve una tarde decididamente científica. A la vista de un ojo poco entrenado podría parecer que estaba trabajando como una mula, pero no; en realidad estaba sopesando alguno de los grandes axiomas de la humanidad, verbigracia, el tamaño. No voy a entrar en la manida cuestión de si el tamaño importa o no, que doy por supuesto que todos lo tenemos clarísimo; me refiero a que el tamaño es relativo: no hay cosas grandes ni pequeñas, todo depende de la finalidad para lo que te lo plantees. Es decir, cuando miro las paredes de mi casa para poner muebles y guardar cosas, son pequeñas; cuando las miro mientras las estoy pintando son enooooormes… Ergo, el tamaño es relativo.

Pero también observé ayer otra verdad verdadera: igual que cuando llega la campaña de Renta o sacas los donettes te salen los amigos de debajo de las piedras, cuando les saludas con un rodillo o una brocha en la mano, se esconden en esas mismas piedras. Que no se lo reprocho, yo haría lo mismo; pero agradecería que nadie volviera a decirme lo bonito que es pintar (a brocha gorda), porque tengo un callo en la mano derecha que demuestra que no lo es y que sé de lo que hablo.

En fin… 12 de febrero. El día en que Jane Grey, a la tierna edad de 16 y con un año de reinado, falleció de esa enfermedad que antes afectaba tanto a los que se ponían la corona: decapitación. Martes, Santa Eulalia y Día de la Primavera en las Mauricio; de buena gana me iría allí a celebrarlo…. Buenos días!!

31.10.2012

Posted on Actualizado enn

Hoy podría ser el Día del Juicio Final. No, no; no es que yo me haya despertado apocalíptica esta mañana ni que me aterre tanto monstruo de pacotilla suelto por nuestras calles, si no que hoy hace 471 años que Miguel Ángel -no mi señor padre, que cuenta con numerosas habilidades pero la pintura no se encuentra entre ellas, si no un tal señor Buonarroti- terminó en el altar de la Capilla Sextina su famosa representación del Juicio Final, lo que viene a ser una sala del tribunal a la que no llega el Metro si no la barca de Caronte y un proceso con Juez supremo pero sin abogados en el que, si estás entre los justos asciendes a los cielos y, si eres del club de los pecadores, te encarcelan en los infiernos. Curiosamente un 31 de octubre también (de 1952 esta vez) el juicio final llegaba al atolón de Enewetak, donde Estados Unidos hizo detonar a Ivy Mike, la primera bomba de hidrógeno del mundo, que dejó dibujado en el pasaje un hongo nuclear de singular y mortífera belleza que dejó el cielo como un auténtico infierno…

Fin de los días aparte, esta noche tenemos celebraciones a la carta: podemos brindar por Samhain (el año nuevo celta), por San Quintín o sumarnos a esa importada fiesta en la que los vivos, con esa irreverencia que nos caracteriza, disfrutamos de la fiesta de los muertos. No me hagáis trucos, que sólo trato de darlos los buenos días…