profesión

24.06.2015

Posted on Actualizado enn

El hombre era nómada.

 

Antes. Al principio. Cuando la historia aún no existía porque no se escribía.

 

Nuestra especie nació haciendo suyo el poema de Machado y al andar no sólo hicieron caminos si no calzadas, carreteras y autovías que les acabaron llevando hasta el hogar.

 

Pero por más que uno firme una hipoteca y saque cada mañana su calcetín del mismo cajón, algo del gen errante de nuestros antepasados anida en cada paso que damos.

 

Somos nómadas de un destino que acaba por ser siempre incierto, que está en constante movimiento. Nómadas en nuestras relaciones, que fluctúan, que se desplazan con las mareas y que unas veces te acercan hasta rozarte y otras te alejan. Nómadas en nuestra profesión, donde hoy es un suicidio quedarte anclado. Somos perpetuos viajeros en fines de semana y fiestas de no guardar nada, vagabundos en nuestra ciudad buscando el mejor rincón para quedar, titiriteros del último grito, saltimbanquis de las modas. Y si no somos nómadas de conciencia es porque ejercemos el principio de coherencia.

 

Somos nómadas hasta en la cama. Recorriendo caminos que no aparecen el las sábanas. Haciendo kilómetros en estática, cuando el movimiento busca un destino en la química y no en el mapa. Muchos somos nómadas de la espalda a la que quedar pegada, o de la mano que por ella sube y baja…

 

Es cierto que dejamos los caminos para criar animales de granja, pero hoy no hay nadie sedentario; excepto, quizás, esas vacas.

 

Miércoles. Ojalá nuestros caminos de nómadas encuentren la manera de cruzarse, aunque sea en ‘los bajos fondos de la inmensidad’. Buenos días!

03.12.2014

Posted on Actualizado enn

Yo creo que la culpa va a ser de Miguel Bosé. Tanto machacar con aquello de que ‘nadie como tú me sabe hacer café’, que nos hemos acabado creyendo la versión de Nestlé: que para hacer un delicioso café hay que meterlo en una cápsula de aluminio antes. ¿Cómo dice usted?

 

Estoy hasta los granos del susodicho del cambio que han experimentado nuestras cafeteras en los últimos años, que han dejado la discusión entre la italiana y la de goteo a la altura del betún. Ahora la gente quiere cafeteras dolce-ness-nosequé que no funcionan con los granos ni con la molienda, si no con la jodienda de unas capsulitas de colorines.

 

Hasta ahí, en principio, solo cabe una oposición medioambiental por el aumento del embalaje; pero cuando te paras a echar cuentas, se te caen los palos del sombrajo… Con una sencilla regla de tres comprobareis que, por el sibilino método de encapsular el café, el precio de éste asciende hasta los -aproximadamente- 50€/kilo, ocho veces más de los 6 ó 7 que pago yo por él (por exactamente el mismo café) ¡!

 

Que a lo mejor después de tanto divagar con las profesiones la semana pasada no encontré la más rentable: rellenadora de cápsulas de café! Si la gente está dispuesta a pagarlo a precio de bogavante, no veo por qué no puedo yo aprovecharme también!! De hecho, estoy a ver si convenzo a Mati -usuaria poco alegre de esas estafas con forma de cafetera- de que vuelva a sistemas más tradicionales y, con lo que se ahorre nos vamos de vacaciones a Colombia a ver si informamos de esto a Juan Valdez!!

 

Miércoles. Buenos días!

28.11.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin he decidido a qué quiero dedicarme.

 

Quiero ser diseñadora de faros traseros de coche. Porque en vista de la evolución de la industria del automóvil pienso que debe ser una colocación de lo más rentable. A ver, antes, cuando los faros eran dos simples pegotes -bien redondos, bien cuadrados- no necesitarían muchos diseñadores pero, ahora? Por amor de Dios! Si cada modelo nuevo tiene unas luces más extravagantes!! Los hay con forma de ojos, pestañas, de paréntesis, de comillas y hasta de diéresis. ¡¡!!

 

En serio, no puede haber tanta gente dedicada a esto (yo no conozco a nadie, al menos) y creo que puedo aportar mucho al sector. Tengo ya ideados unos pilotos en forma de animales que van a causar furor!!

 

Después de la semana que llevo, al que le cuente ahora que, en realidad, me gusta mi trabajo, se me ríe en la cara. Pero es cierto. Lo que pasa es que, de vez en cuando, viene bien dejar volar la imaginación; porque cada uno no somos sólo una cara de la moneda, si no los millones de reflejos del brillante. Y si el trabajo no fuera eso que paga las facturas a final de mes, probablemente exploraríamos otras posibilidades… Lástima que las sociedades utópicas resulten un fraude.

 

Viernes. Tiempo de ser lo que no eres…porque no puedes. Buenos días. Feliz finde.

27.11.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin he decidido a qué quiero dedicarme.

 

En realidad no ha sido una decisión consciente, si no un descubrimiento sorprendente: me he dado cuenta de que, cada vez que cierro los ojos y tengo música puesta aparece en mi mente una especie de vídeo musical colorista con bailarines que ejecutan pasos casi imposibles pero con un resultado de lo más vistoso. Ergo, debería ser coreógrafa.

 

Sí. Eso creo. Así daría rienda suelta a esa simetría asimétrica que siempre me bulle en la cabeza. Y tendría, además, la excusa perfecta para ir mirando caleidoscopios como quien consulta enciclopedias.

 

Porque siempre he creído que el ritmo forma parte intrínseca de la misma esencia del ser humano; puede que sea incluso esa característica que nos diferencia (o al menos una de ellas). Somos animales que escriben, que razonan, que se cuestionan a sí mismos, que practican el sexo por puro placer y los únicos que bailan!

 

Y como creo que bióloga no seré, seguiré soñando con bailarines circenses para desmarcarme del chimpancé que puedo llegar a ser (especialmente los jueves)!

Buenos días!!

26.11.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin he decidido a qué quiero dedicarme.

Quiero ser mamporrera. Mamporrera de caballos. Eso.

 

Porque con mi profesión actual tengo complejo de rica heredera: no sé quien me quiere por mi misma y quién sólo quiere por mis conocimientos. O es casualidad que mi vida social aumente en plena campaña de IRPF? Lógicamente, a los amigos que lo son todo el año les echo una mano de mil amores; de los que pretendo huir es de los amigos-donete: esos que sólo aparecen cuando se pueden comer el pastel fiscal que tienes entre las manos. Hasta algún ex-lío -de los que dejan mucho que desear- no tiene empacho en llamarte para que le resuelvas (por supuesto sin cobrar), sus dudas sobre la renta. Mande?

Por eso, meditándolo con mi compi y dado que la mayoría de mis conocidos ni tienen caballos ni frecuentan las cuadras, hemos pensado pasarnos al noble oficio de mamporrero. Que me consta que tiene su dificultad, pero del que parece fácil desvincularte en tus ratos libres: el pobre angelito que precisa ayuda para tal menester, no lo suele dar a conocer.

Además, aunque no sea tan grato como parece pasarte la jornada laboral sujetando el miembro a un semental, debe ser muy satisfactorio contribuir en alguna medida al milagro de la vida. O no?

 

Miércoles. Buenos días

25.11.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin he decidido a qué quiero dedicarme.

 

Después de doce años ejerciendo mi profesión descubro que me he equivocado, que lo que yo quería ser de mayor es presentadora de televisión; pero no para un programa cualquiera, lo que quiero es ser de esas que van con el micro en ristre por bares de tapeo y restaurantes cantándolo todo. Eso es lo que quiero. Y sé que valgo. Igual alterno a pitarra, que a cerveza que a vino bueno; no tengo alergia a ningún alimento y nada me da asco: entresijos, mollejas, caracoles… Creo que hasta los saltamontes, si me los ofrecen bien preparados, me los zampo.

 

Mientras no me pongan aceitunas lo tenemos arreglado. Pero a los bares que ponen aceitunas como pincho elaborado no creo que me manden a hacer ningún reportaje, no? Si es así tengo otra opción: recorrer el territorio patrio con un colega degustando las especialidades gastronómicas de cada sito. Como Juan e Imanol. Charlando con cada paisano que encuentran por el camino, guisando lo mismo un potaje que un cochifrito, improvisando discursos resonantes mientras ves esconderse el sol entre encinas y olivos…

 

Probablemente para eso he nacido.

Martes. Buenos días!!

24.11.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin he decidido a qué quiero dedicarme.

Asesora política.

 

La semana pasada estuvimos en la oficina en plena campaña electoral. No es que hayamos decidido postularnos a la alcaldía ni nada de eso, es que mi compañera se presentó como representante de las familias en el Consejo Escolar del cole de sus hijas y, aprovechando que es una época fiscalmente tranquila, cambiamos nuestras labores habituales por la política de base: preparar discursos, diseñar propaganda, elaborar frases panfletarias y definir la estrategia apropiada para ser las más votadas.

 

Y me resulta apasionante!! En serio. Es una de las pocas situaciones en las que la vehemencia que me caracteriza no me mete en problemas ni resulta ofensiva, si no que sirve de guía.

 

Me ha encantado esto de hacer campaña… las tretas tras las cámaras, discutir las opciones, descubrir los movimientos del enemigo… pensar en modo Sun Tzu. Enciende en mí la mecha del estadista que siempre quise ser. Y pobre del que piense que este proceso era menor… nos iba en ello el honor!

 

Desgraciadamente hemos perdido: luchábamos a penas sin armas ni tiempo contra el poder establecido. Pero para eso está Machado, para recordar que no ha sido en vano, pues ya sabéis: lo importante es el camino (y lo que en él hemos aprendido) ¿pensarán lo mismo nuestros políticos?

Lunes. Camino de una nueva semana. Buenos días!