publicidad

13.05.2015

Posted on Actualizado enn

Os garantizo que no recibo comisión de ninguna agencia publicitaria; ni he hecho promesa alguna a la Virgen de la Santa Propaganda; ni es mi objetivo en la vida manteneros informados periódicamente sobre los anuncios de la red de metro. Pero es que mi famoso pasillo no tiene desperdicio… Otra vez!!

 

Ahora resulta que a algún lumbreras se le ha ocurrido forrar el suelo como si fuese una carretera y sembrarlo de frases crípticas “Nos escuchan”, “Nos vigilan”, “Nos controlan”… Pero la peor, que te encuentras en cada extremo del pasillo es:

 

“No hay salida”

 

¿No hay salida?

¿Y se les ocurre ponerlo en un acceso al metro?

He visto gente preguntando que en ese caso dónde iban, gente allí parada con gesto de desconsuelo, incluso gente llorando porque quería salir ya del metro.

 

Imagino que el claustrofóbico diseño del pasillo tendrá que ver con la serie nueva que promociona, que por lo visto produce Shyamalan (ese chaval con cara de indio despistado, apellido imposible y más de cinco sentidos, al que los críticos condecoran o vapulean según les da la ventolera) y que tiene pinta de ser algo así como La Cúpula pero sin cúpula. Un día de la marmota geográfico, supongo…

 

Vamos, que la serie pinta bien para los que somos aficionados al misterio; pero que el mayor misterio para mí, es saber quién diseña estas campañas para mi pasillo del metro…

 

Miércoles. Esperemos que haya salida y lleguemos pronto al viernes. Buenos días!!

Wayward Pines metro 1 Wayward Pines metro 2

Anuncios

18.02.2015

Posted on Actualizado enn

Mira que me gusta el Spotify.

Es el sueño de mi generación hecho realidad: acceso gratuito a una biblioteca musical gigantesca con la posibilidad, además, de organizarse las canciones en bonitas listas… La versión actual de aquellas cintas que grabábamos con infinita paciencia y arduo trabajo de la radio hace poco más de 20 años. Seguro que más de uno se acuerda: te tocaba tener siempre la casete lista y los reflejos alerta y aún así se te colaba a la mínima la voz del locutor pelma que no respetaba el final de la pista ¡! En eso hay que reconocer que estos tiempos son sustancialmente mejores.

Ahora bien, estos del Spoti que se creen tan a la última y tan modernos, no han debido oír hablar de los algoritmos que permiten la publicidad selectiva, porque a mí (a mí, personalmente) me tienen frita… Lo voy a dejar por escrito y bien clarito: por más veces que suene el anuncio de ‘Latiiiino Caliente de Filter’ no voy a agregar la puñetera lista!!

Es que tiene guasa la cosa; sabiendo mis gustos, pudiendo acceder a mis playlist, a las de mis amigos y hasta a la de mis padres ¿por qué narices me sale cada tres canciones un tío diciendo que tiene para mí una selección del mejor regetón? No guapo, perdona, pero para mí no tienes eso!! Que estás tan tranquila barriendo al ritmo de Carlos Sadness -por decir algo- y te empieza a sonar tres puntos de volumen más alto que tu música, un hortera cantando ‘Hoy vamo a selebrá que estamo en carnavá, lalalalala’ Mande?? Joder, que me toca soltar corriendo la escoba para cerrar la ventana a toda velocidad no vayan los vecinos a pensarse que esa es de verdad mi selección musical!!

Empiezo a sospechar que precisamente pretenden eso: que te pases a la versión premium no para evitar los anuncios, si no para evitarte la vergüenza!!

Miércoles… qué vamo a escuchá? Buenos días!!

28.01.2015

Posted on Actualizado enn

Ni relojes, ni cafés, ni películas. Los que han triunfado con la peculiar decoración publicitaria de mi túnel de vestuario particular (el ya famoso en estos pagos de la salida de metro Sol a la Mallorquina) son sin lugar a dudas los que anuncian el reciclado. En las paredes y el techo no tanto, que los han forrado de color amarillo pollo (pollo escaldado) con profusión de austeros mensajes en negro en los que anuncian las virtudes de utilizar los contenedores de colorines; pero en el suelo se han salido: lo han tapizado de césped mullido.

 

Desgraciadamente no es real, es un vinilo que asemeja una tupida alfombra de hierba; pero resulta tan inesperado y tan creíble que a un tris estuve ayer de descalzarme. Y creo que no soy la única; a juzgar por las caras de la gente, cualquier día los de seguridad van a tener que desalojar a los universitarios que vayan allí a tumbarse y repasar o a las familias que decidan organizar un picnic en ese lugar…

 

Una pena que el esfuerzo sea fútil para los lugareños, a los que reciclar no nos cuesta “dos segundos” como dicen los mensajes, si no “dos pares”… dos pares de intenciones porque los contenedores de colores no deben quedar bonitos en las calles turistables y, por tanto, tenemos pocos y a trasmano. Que digo yo que lo de las bicis está muy bien pero, además, podrían instalar en la acera contenedores subterráneos -que esos sí que son para siempre- para darnos a los vecinos la oportunidad de contribuir a la salud medioambiental de nuestra ciudad… Miércoles. Buenos días!!

21.10.2014

Posted on Actualizado enn

De vez en cuando me pasa que me despierto un sábado o domingo asustada pensando que me he quedado dormida y no he ido a trabajar. Y aunque en un primer momento te sienta a cuerno quemado la angustia gratuita, el instante en que recapacitas y te coscas que es fin de semana es uno de los grandes placeres gratuitos de la vida…

Sin embargo esta mañana la broma ha sido justo la contraria: ha sonado el primer despertador y he pensado: vaya! por qué estará sonando una alarma? La he apagado un poco cabreada y convencidísima de que la mencionada alarma estaba equivocada. Pero cuando, cinco minutos de cortesía después, ha empezado toda la fanfarria, se ha abierto ante mis ojos la más cruda realidad ¡ODM! ¡OMG! ¡Su PM! ¡Es martes! Y esto, como broma, no tiene ninguna gracia.

De ahí en adelante todo es sentirte medio gilipollas, medio descolocada. Y por más que ahora el famoso pasillo del metro de la publicidad original esté forrado de negro y te intente animar a golpe de mensajes amables de (Nes)café del estilo ‘Inspírate’, ‘Hoy es tu día’ y ‘blablabla’, a ti ya te da igual, porque eres consciente de que te engañan: hoy no puede ser mi día porque mi día, guapito, no era martes.

 

Creo que lo que me pasa es que se va deshilachando el corazón mío y me he metido en una canción de El Kanka…

 

“Rin rin… el despertador (…) yo me levanto pegando un brinco y maldiciendo al amanecer que me pone en pie (…) Y voy abriéndome paso entre las legañas y discutiendo con una araña. (…) Y pierdo el metro y pierdo las ganas de cambiar el mundo esta mañana. (…) Habrá que salir de casa con armadura, tener el móvil con cobertura (…) cultivar la sangre fría, (…) mantener la compostura (…) cumplir todos los horarios, respetar el calendario…”.

 

Buenos días de martes descosido.

 

Posted on Actualizado enn

A riesgo de parecerme a algún amigo que tengo de estos de corazón rápido y suspiro fácil, voy a decir lo que siento: ‘me he enamorado’… Lo que no tengo ya muy claro es de quién, si del anuncio, de su realizador, del modelo, del frasco de colonia, del compositor de la canción o de todo el conjunto, que yo creo que eso va a ser.

No es nuevo que confiese mi fascinación por el décimo (o el número que le toque) arte: la publicidad. No toda, claro, que hay determinadas prácticas aborrecibles y algunos anuncios que deberían estar perseguidos con pena de cárcel (verbigracia el de kelisto.es ¡¡¡!!! Para matarles). Pero otras veces -muchas, por suerte- se producen pequeñas joyas de breve duración que aparecen en la tele. La última de ellas en conquistarme ha sido la de la colonia (para él) Only the Brave – Wild de Diesel.

 

Brutal.

La música, la historia y el personaje.

 

Muchos directores deberían plantearse por qué no son capaces de dotar de entidad a un personaje en 120 minutos de metraje cuando llega otro que, en un minuto y siete segundos sí lo consigue.

El caso es que el modelo no es que me mate; el muchacho feo no es, pero tampoco como para tirarte… a sus pies. Lo que conquista, insisto, es el personaje: ágil, versátil, valiente (…) Lo mismo me pasaba con Aragorn. Al que me llevaría puesto es al Heredero del Trono de Isildur, al Capitán de los Montaraces del Norte, no al pobre Viggo Mortensen, que parece un buen chaval pero tirando a aburrido en la cama.

Personaje, señores, personaje. Que en la vida real ya nos enfrentamos a diario a las personas que hay detrás.

Miércoles. Buenos días!

 

07.07.2014

Posted on Actualizado enn

Bueno, queda demostrado: el pasillo de la salida del metro en Sol hacia calle Mayor es un laboratorio de publicidad. Tal cual.

Es aquel donde instalaron altavoces y ambientadores que olían a chicle y donde ahora les ha dado por la experimentación cromática… Swatch ha decidido publicitar sus nuevos relojes de inmersión Scuba -bajo el eslogan ‘Scuba libre’- sumergiéndote en un pasillo empapelado de sus fotos con el techo de luces de colores amarillo, azul y rojo, de tal manera que cuando pasas por él sufres un ligero vahído territorial: te cuela el grito de las tropas cubanas independentistas, pero recreando la bandera de Colombia ¿Mande? He llegado a pensar que tenía algo que ver con el Mundial de Fútbol, pero visto los cuatro que han quedado al final, tampoco me cuadra…

Así de atontada me monto yo en el metro todos los días, que no puedo dejar de imaginar a Juan Valdez, recién bajado del burro, con un ron-cola en la mano, cantando aquella de Gloria Estefan ‘Quiero, mi Cuba libre, mi Cuba libre, nananainonana’.

Pero vaya, que si me mareo me siento y ya está, que no soy yo quién para decirle a los suizos cómo vender lo suyo, que hasta ahora no les ha ido mal. Máxime sabiendo por los anuncios de Ricola, lo mal que se toman ese tipo de disputas: que si las hierbas son tuyas o las hierbas son chinas… Es más, seguro que los anuncios de Ricola no los hace también Swatch? Porque como denuncia encubierta del mercado de la copia, están fenomenal.

 

Uf! Si sigo haciendo cábalas de estas me van a encerrar a mí, que no es lunes de pensar si no de buscar (media y calcetín). Vive San Fermín?  Buenos días!!

23.05.2014

Posted on Actualizado enn

Cada vez que abro la boca para decir que tengo frío, que no sé que ponerme porque el espíritu me pide vestidos de tirantes o que con esta birria de tiempo parece que estamos en noviembre, alguien me la cierra con el dichoso sayo y no sé qué coño del 40 de mayo… Pues no me convence eso de que tiren del saber popular esos que siempre aspiran a los ciento volando o que le miran los dientes a todos los caballos.

Oportunistas, creo que les dicen.

Se me vienen a la mente todas las mañanas en el metro cuando paso por el pasillo que antes era ‘La nueva ola de frescor de Trident’ (con ambientador olor pipermín incluido, que un día pillé a dos operarios cambiando el bote) y ahora es territorio Heineken; estos holandeses sí que saben pensar en verde: se anotan el triunfo de la Champions -gane quien gane- al grito de ‘Lo que queda en Lisboa, se queda en Madrid’. Derecho de pernada del patrocinio, imagino. Al fin y al cabo la Comunidad ha hecho lo mismo ¡!

Y es que, si cualquier ciudadano medio nos convertimos en saltadores olímpicos cuando queremos subirnos al carro del triunfo, no os cuento ya las instituciones; especialmente en este partido, que cambia la habitual consigna del ‘ganamos o pierden’ (tirando de esa retórica de supervivencia que domina cualquier estudiante: o apruebo -yo- o me suspenden -los malvados profes-) por un ‘gana Madrid, ergo ganamos todos’. Pues nada, que me digan dónde mando el número de cuenta para que me lo ingresen!!

Viernes. Que disfrutéis del finde, que  promete, y buenos días!