romántica

05.09.2016

Posted on Actualizado enn

Cuando mi abuela veía mariposas blancas, tenía carta de mi abuelo -su novio- al volver a casa. Yo no paro de ver mariposas moradas y amarillas, pero no tengo cobertura… Para el caso es igual, porque tampoco es que con señal me suelan llegar declaraciones románticas. A mí me pasan otras cosas, eso es verdad. Este fin de semana no he parado de encontrarme cosas curiosas: camiones de cactus, una furgoneta de reparto de Salvat a 160km/h (que no sabía yo que los libros hubiera que entregarlos con semejante urgencia), un motorista fantasma, un café en La Cabrera, una Hello Kitty que me ha rendido su perla, tres señores con grandes mamas opositando a negros de solemnidad, moscas que huelen a pez y no se dejan matar… Esas pequeñas curiosidades que tanto me gustan.

Pero no cartas.

Para desgracia de dobladores de sobres y chupadores de sellos, de cartas nada.

Ni para que se cumpliera aquella vieja canción de La Guardia que siguen tocando las orquestas ‘Cartas en el cajón y ninguna es de amor’. Pues no. Ni de amor ni de odio. Por carta no me llegan ni las facturas!

El mundo es ahora más inmediato; ni se miran los buzones ni se espera una semana a ver tus fotos reveladas.

[…]

Pero atención a la casualidad, que poco después de escribir estas palabras, salió el tema de las cartas en el grupo de whatsapp de mis amigos (con repaso a las direcciones de toda la peña). Esto es lo que ahora llaman “sincronicidad” y que antes conocíamos como “puñetera coincidencia”. Pensar en alguien y encontrárselo o ir a verlo al teatro y que dos días después se muera (como me pasó a mí con Pedro Reyes), que se te rompa la batidora y aparecer en tu mesa de la oficina un papel de reparación de electrodomésticos, ver mariposas blancas y recibir una carta, hablar de algo y que suceda… No sé qué nombre le corresponde, si casualidad, destino o telepatía; pero que pasa, es verdad.

 

Una lástima que no me sirva de nada con la lotería de navidad!

Espero que en otras cosas me sonría la dichosa sincronicidad… Lunes. Buenos días!

Anuncios

11.02.2014

Posted on Actualizado enn

Ante la inminente llegada del día más rosa del año, cantaba un chico en el metro un famoso tema de Serrat y, como me pilló en uno de esos momentos de mente en blanco toda oídos, me puse a pensar en la letra…

“Tu nombre me sabe a hierba”

Muy bonito, sí señor. Pero… si un ligue os dice esto… ¿Qué es lo que pensáis? Que no es que sea malo, si no -como poco- peculiar. Normalmente los apelativos cariñosos hacen referencia a cosas que se comen (fresita, melocotoncito, pichoncito mío…) y no que se fuman ¡! Pero es que la propia canción te da más datos ‘De la que crece en el valle’ ¡Toma claro! Porque si crece en medio de la planicie viene la guardia civil y acabas en el cuartelillo, y si crece por cultivo hidropónico tras una falsa pared de tu salón no hay quien lo explique con ritmo.

Claro que las que se ciñen a reclamos más comunes, también tienen su miga. Véase el “Currucucucu paloma”: aquí alude a un clásico de la nomenclatura cursi, vale; pero a santo de qué viene el ‘currucucucu’?! Que una cosa es que te llamen como a la verbena y otra muy distinta tener que hablar en su idioma!! Lo único que se me ocurre es que para decir la palabreja uno pone, indefectiblemente, boquita de piñón y esto tal vez pueda resultarle atractivo a alguien…

El caso es que, para escarnio de románticos y buena fortuna de socarrones, los ejemplos abundan; así es que nos dejaremos letras en el tintero para la próxima vez que nos rodee el ejército del único Santo al que parecen quedarle seguidores… Martes. Llueve, llueve y llueve, en Madrid. Buenos días!

27.06.2013

Posted on Actualizado enn

“Voy en esta época materialista,
a realizar una empresa romántica,
para ejemplo de la juventud”

Decía Vito Dumas un 27 de junio de 1942. Y es casi irónico que considerara aquel momento materialista, visto desde nuestra época y muy curioso que la generación a la que quería dar ejemplo era a la de nuestros abuelos, que han sido todo un ejemplo a seguir. El caso es que, con esta sentencia, cogió el argentino carretera y manta por el paralelo 40 para adelante. Porque lo que él entendía por ‘empresa romántica’ no era algo como “Flores y Bombones, S.L.”, si no navegar dando una vuelta literal al mundo por la complicadísima ruta de Los 40 Bramadores… Y lo logró; sólo, con medio mundo en guerra y pasando las de Caín, pero regresando a su Buenos Aires querido 437 días después para escribirlo… Vivir para contarla, que diría García Márquez o para contarlo, que dirían Violadores del Verso.

Yo sólo digo que esas hazañas siempre han despertado en mí una envidia descarada por esas aventuras que no me ha tocado vivir. Que lo más parecido a un paralelo que puedo recorrer es la línea 6 de Metro (la Circular); pero que me parece más emocionante recorrer 20.420 millas marinas contra viento y marea, a través de tres océanos… que hacerte 23,5 kilómetros de suburbano contra carteristas y empujones a lo largo de 28 estaciones, no? Jueves. Buenos días…

08.11.2012

Posted on Actualizado enn

Una vez más, no voy a poder evitar pisarme la efeméride con google y su doodle: hoy Bram Stoker cumpliría 165 años cosa que él, como simple mortal, no va a hacer; pero que nos parecería una nadería si los cumpliera su personaje más famoso. No hay villano más (literalmente) sanguinario… ni más atractivo. Aunque es cierto que en la novela se nos muestra un Conde más vil que seductor, ésa ha sido la semilla del mito romántico que la mayoría tenemos en la cabeza. A la vista está la peli de Coppola, en la que resulta incomprensible que Winona Ryder se decante por el soso de Keanu Reeves y no prefiera vivir eternamente con el subyugante Gary Oldman que guapo guapo no está, pero está para llevárselo puesto. Para mi que lo que no le convenció fue el castillo, frío y desapacible, exactamente como el día que hoy tenemos al otro lado de la ventana.

Por cierto, dato curioso, Vlad Tepes ‘El Empalador’, Príncipe de Valaquia y héroe nacional en Rumanía, en el que se supone que se basa el personaje de Stoker, también hubiera cumplido años hoy… Dicho esto, hoy deduzco que es San Drácula, por mucho que mi calendario diga que es San Hugo.

Jueves ya. Buenos días!!!