steampunk

09.10.2013

Posted on Actualizado enn

El sueño de volar es quizá tan antiguo como el hombre; pero ni Ícaro ni Da Vinci lograron el éxito en tales andanzas. No fue hasta un 9 de octubre de 1890 que un avión surcó los cielos… durante 50 metros. El Éole, el ingenio de Clément Ader. Tan curioso como estéticamente arrebatador (para los que nos va el steampunk al menos): una especie de murciélago motorizado propulsado por una máquina a vapor que dista bastante de lo que hoy llamamos avión, pero que cumple el mismo propósito de dar alas a la inventiva humana: sí, se puede volar!!

Miércoles y Día Mundial de Correos (el chiste es tan, tan, fácil que me lo ahorro). Felicidades a los valencianos, a los que hagan lo del chiste y muy buenos días a esos y todos los demás, faltaría más!

Eole