sushi

19.10.2015

Posted on Actualizado enn

Después de pasarme un fin de semana en el que, porcentualmente he estado menos tiempo seca que mojada, he podido constatar una vez más que divertirse como una enana no es una cuestión dada por una meteorología más adversa o más simpática, si no cuestión de ganas.

He tenido por aquí estos días a mi hermana (para los que tenéis buena memoria y solera en esta página, es aquella que el 21-05-2014 tocaba tan mal la flauta y que afortunadamente -a sus 14 años- ha dejado ya de tocarla) y lo que en principio era un fin de semana sin planificar y con flacas esperanzas de hacer casi nada, se ha convertido en una experiencia a recordar.

Ya empezó el viernes de forma inesperada, con alguna pelotera y mi mano derecha vendada, pero rodando con tanta naturalidad como la maleta que llevábamos a cuestas. Pero el sábado nos salió de traca. Decidimos hacer uso de esto que los ayuntamientos últimamente tanto fomentan: la bicicleta urbana y creo que no hay cosa que nos pudiera pasar que no nos pasara…

Haciendo uso de ese ojo clínico que no sabíamos que tenía mi hermana, eligió -de entre las 25 bicis disponibles- la más granada: le faltaba un manguito del manillar, se le salía la cadena y el motor eléctrico apenas funcionaba. Con lo que el paseo por el río -que debía ser una cosa tranquila- se convirtió en una prueba de supervivencia en la que acabamos caladas, con las manos negras de grasa y llevando su bici cargada en lugar de ir ella montada. Pero para más INRI, al llegar a la parada, no había sitio para dejarlas, así es que nos tocó cambiar la mala por una que funcionara y adentrarnos en el tráfico de una lluviosa tarde de sábado para llegar a casa… No os daré detalles; baste decir que estamos vivas para contarla. Pero os aseguro que cuando dejamos las bicis a la puerta de casa, nos abrazamos saltando de alegría como aquellas que coronan la cima más alta!

Aparte de eso, todo ha sido sushi, risas y compartir paraguas y confidencias. Vamos, una gozada de fin de semana. A ver que tal se nos da este lunes, ducentésimo nonagésimo segundo día del año… Sería bonito celebrar la victoria de Escipión en la batalla de Zama. Alguien se apunta? Buenos días!

09.05.2014

Posted on Actualizado enn

Hay que ver, con lo que me gusta a mí el café y la de cafés malos que me tomo por ahí. Quizá con leche y azúcar logren enmascarar los sabores, como la carne con muchas especias; pero yo que lo tomo solo sin ná de ná, me embuto cada brebaje demoníaco que es para mandar a la horca al que me lo pone; porque sospecho que no está la cosa exclusivamente en la mezcla usada si no en la habilidad del que lo prepara, que algunos consideran que cambiar los polvos en cada tirada es un exceso o que si no se limpia el filtro no pasa nada… Os aseguro que me he tomado alguno que era 90% posos, que si viene una adivina y me los lee, le sale la historia completa de la humanidad.

 

El caso es que en esto de la hostelería, como en otros sectores -lo hablábamos ayer- hay quién vale y quien se mete al estilo Manolete. Y antes, en tiempos de vacas gordas, operaba el ‘ancha es Castilla’, pero desde que la crisis nos trajo cañas a 0,40 euros y el cubo de botellines a tres, el bar de la caña cara y la patata rancia está perdiendo más parroquianos que las próximas elecciones (que ya es). Y por más que levanten ampollas, hay que reconocer que el espíritu de sacrificio de oriente por aquí no se ve: ayer, más allá de la medianoche, cuando ya iban a cerrar el restaurante, nos volvieron a montar la terraza para disfrutar de cuatro gin-tónic y unos cuantos makis a un precio más que competente… Lo malo de tanta oferta viene al día siguiente, cuando amanece en viernes laborable y te levantas al estilo aragonés: con un ‘cuerpo jota’ que no hay café (por bueno que sea) que te lo quite.

 

Vierrrrrrrnes y Santa Europa. Que ustedes lo disfruten!! Buenos días!!!