trabajo

30.03.2015

Posted on Actualizado enn

Siempre me he considerado una persona afortunada. Lo cierto es que jamás me ha tocado ni un duro a la lotería -yo creo que ni el reintegro-, mi suerte es de otro pelo. Es mi familia, tener un trabajo, hacer cosas que me gustan, disfrutar de buenos amigos… Que si me pongo a pedir tengo, por supuesto, una larga lista de deseos por cumplir, pero la fortuna tiende a mostrarme su cara más amable en muchos pequeños detalles y yo se lo agradezco.

Por ejemplo, tiende a enviarme ángeles guardianes cuando menos me lo espero: en la facultad me dejaban sobre la mesa apuntes fotocopiados sin pedir nada a cambio; en el trabajo me calman los humores malignos a cucharadas de paciencia y compañerismo; en mitad de la calle me los encuentro sonriéndome sin motivo para hacer más ameno el camino… Pero mi especialidad son los ángeles guardianes del sector hostelero.

Me ha sucedido ya varias veces: me adoptan los conserjes, los camareros me protegen, se preocupan por mí los porteros, los relaciones públicas se dejan usar de psicólogos y hasta una vez, hace tiempo, en lo más oscuro de las entretelas del corazón humano, me asistió de ángel guardián un señor dedicado a proporcionar a otros sustancias de esas con las que no se puede comerciar. Que aún en los malos negocios encuentras a veces buenas personas.

Desconozco si el motivo está en mí (que ofrezca un aspecto de persona adoptable, cosa que me extraña) o en ellos (que esos profesionales tengan más desarrollado el gen paternal) o será, simplemente, esa buena suerte que os decía me suele acompañar… Lunes. Buenos días!

Anuncios

16.01.2015

Posted on Actualizado enn

Hace poco discutí con mi hermana porque para un trabajo que tenía que hacer para el cole sobre tradiciones españolas, ella eligió (atentos….redoble de tambores….que será será) ¡los toros y el flamenco! Ole, ole y ole. Dado que vive en Málaga y en su colegio se crían guiris como champiñones, le parecía que ir a los clásicos era lo más seguro ¡! Yo me cabreé por el uso pernicioso de topicazos y porque no tuviera el valor de arriesgarse en su tarea para ser mínimamente original, pero no hubo suerte. En eso no se parece a mí (en lo cabezona sí).

El caso es que de lo que no se ha dado cuenta mi hermana, sí se han dado cuenta los qatarís: lo más tradicional en este país no son capotes, castañuelas ni paellas. Lo autóctono aquí es nuestro sentido del humor y nuestra capacidad de animarnos ante cualquier chaparrón. De ahí que para el mundial de balonmano nos hayan contratado como afición. Así, a golpe de talonario! Qué tenemos? Dinero. Qué nos faltan? Aficionados. Dónde están los buenos, los más entregados y bullangueros? En España. Pues nos los compramos!! Y a Qatar se han ido -a gastos pagados- una peña al completo. Sí señor. Y por qué narices de estas ofertas de empleo no me entero yo??

En fin, que es viernes y pronostican mal tiempo; el momento perfecto para demostrar que se puede hacer un chiste también con ello… Buenos días!

28.11.2014

Posted on Actualizado enn

Por fin he decidido a qué quiero dedicarme.

 

Quiero ser diseñadora de faros traseros de coche. Porque en vista de la evolución de la industria del automóvil pienso que debe ser una colocación de lo más rentable. A ver, antes, cuando los faros eran dos simples pegotes -bien redondos, bien cuadrados- no necesitarían muchos diseñadores pero, ahora? Por amor de Dios! Si cada modelo nuevo tiene unas luces más extravagantes!! Los hay con forma de ojos, pestañas, de paréntesis, de comillas y hasta de diéresis. ¡¡!!

 

En serio, no puede haber tanta gente dedicada a esto (yo no conozco a nadie, al menos) y creo que puedo aportar mucho al sector. Tengo ya ideados unos pilotos en forma de animales que van a causar furor!!

 

Después de la semana que llevo, al que le cuente ahora que, en realidad, me gusta mi trabajo, se me ríe en la cara. Pero es cierto. Lo que pasa es que, de vez en cuando, viene bien dejar volar la imaginación; porque cada uno no somos sólo una cara de la moneda, si no los millones de reflejos del brillante. Y si el trabajo no fuera eso que paga las facturas a final de mes, probablemente exploraríamos otras posibilidades… Lástima que las sociedades utópicas resulten un fraude.

 

Viernes. Tiempo de ser lo que no eres…porque no puedes. Buenos días. Feliz finde.

14.10.2014

Posted on Actualizado enn

Mi compi y yo somos como una gramola escacharrada. Nos da muchas veces por ponernos a tararear canciones de lo más variopinto a poquito que alguien nos de la entrada.

En general, tiramos mucho de María Jiménez (‘Se acabó’), de Xuxa (‘Es la hora, es la hora’) o de Mari Trini (‘Por qué a mí…’), pero otras veces nos enrolamos en músicas que fluyen por nuestra cabeza sin motivo aparente. En una de esas, acabamos cantando la de Mambrú y, en un rapto súbito de lucidez, nos quedamos de piedra razonando la crueldad de la letra.

Mambrú se fue a la guerra,
qué dolor, qué dolor, qué pena,
Mambrú se fue a la guerra,
no sé cuándo vendrá,
do-re-mi, do-re-fa,
no sé cuándo vendrá.

Joder! Es que si se ha ido a primera línea de batalla y no vuelve… sólo quedan las dos opciones de Peret y ¡nadie se va a tomar las cañas al frente! (le-re, le-re). Vamos, que el tal Mambrú (que siempre me ha parecido un angelito) está criando malvas y tú do-re-mi, do-re-fa!! Y vas y lo cantas! Tan contenta!!

Como me parecía que letra era un tanto extraña -al nivel de la del patio de mi casa: que es particular pero cuando llueve se moja como los demás (dónde está entonces la particularidad??)- decidí investigarlo a golpe de wikipedia y resulta que, efectivamente, la tonadilla se la sacaron los franceses a su enemigo John Churchill, duque de Marlborough por creerle felizmente muerto en combate. Es más, que versiones de la canción hay tantas como idiomas y que el ‘porque es un muchacho excelente’ es otra de ellas (la inglesa), que como conducen por la izquierda y usan libras, adaptan la letra como les da la gana.

Total, que el tal Marlborough (nuestro Mambrú), aunque en la canción acaba bajo tierra y con tres pajaritos que le cantan, sí que estaba realmente de parranda porque lo que es morir, lo hizo años después en su cama.

Y así hoy martes hemos aprendido todos una cosa más. Do-re-mi, do-re-fa. Una cosa más! Buenos días!!

30.06.2014

Posted on Actualizado enn

Ya me acojoné (os lo conté) la primera vez que el móvil me mandó para casa. Había ido a ver a mi madre, se me hizo un poco tarde y me saltó un aviso en el móvil que me decía que saliera inmediatamente para casa porque iba a perder el último tren. Bueno, pues me ha vuelto a pasar; me sigue pareciendo la bomba pero ya no me impresiona tanto porque en realidad Google sabe dónde vivo y cómo llegar. Le puedo perdonar el instinto paternal.

Pero ayer me volví a quedar anonadada delante de la pantalla, esta vez con Facebook y sus sugerencias de amistad: aparecían las típicas recomendaciones de que me haga amiga de los amigos de mis amigos (sospecho que Zuckerberg es el último fan sobre la tierra de las chicas de Objetivo Birmania), lo que está fenomenal cuando les conoces y te llevas con ellos, pero se aproxima al acoso cuando no les conoces de nada… Pero además, tenía como sugerencias a un señor al que sólo conozco de vista y a tres personas de mi ámbito laboral: y aquí es donde me eché a temblar.
Agarro el nabo y a Dios pongo por testigo que jamás le he dicho a Facebook dónde trabajo, ni tengo agregado a ningún cliente a mi libreta de direcciones personal ¡! Pues me aparecen una era una antigua compañera con la que no mantengo ni he mantenido relación personal alguna, una clienta de la oficina a la que he conocido por la foto, porque tiene puesto un nombre que no es el suyo real y, agarrarse los machos, la ex cuñada de mi jefa, a la que no conozco más que por referencias…

Inquietante, no? Es que nadie sabe con qué algoritmo calcula Facebook estas cosas? Cómo deduce los grados de intimidad? Lo digo porque lo mismo me creo que sea un matemático experto en programación, que una pitonisa con su bola de cristal y en cualquiera de los dos casos, hay un montón de dudas que les quiero preguntar.

 

Lunes. A saber qué nos sugerirá la nueva semana… Buenos días!!

07.03.2014

Posted on Actualizado enn

Conozco a algunas mujeres que lo primero en lo que se fijan de un hombre no son sus manos, sus ojos o su sonrisa, ni siquiera en sus piernas o su trasero, si no en su trabajo.

Esta actitud siempre me ha parecido ¿cómo decirlo finamente? De lagarta (fría y calculadora), pero supongo que, con la que está cayendo, estas chicas no andan tan desencaminadas. Así es que he decido que voy a dejar de hacer el tonto y a buscarme un tipo con una profesión de provecho yo también.

Hasta hace poco pensaba que un masajista o un electricista era lo mejor que me podía pasar, pero los tiempos y las necesidades cambian y ahora hay especialistas con los que estaría dispuesta a negociar un contrato por obra o servicio (en caso extremo uno indefinido), con su seguridad social y su nómina calculada en retribución diaria.  Publicaré el anuncio, pero os lo paso antes por si conocéis a algún buen profesional que me queráis recomendar. Se busca:

–         Realizador de proyectos vitales

–         Reponedor de esperanzas perdidas

–         Rellenador de tiempos muertos

–         Reparador de destinos inciertos

–         Asaltante de fantasías carnales

–         Esfumador de malos humos

–         Ingeniero de pilares emocionales

–         Explorador de rutas prohibidas

–         Cocinero de delicias tiernas

–         Técnico superior en corazones descarriados

–         Entomólogo de lepidópteros gastrointestinales

–         Asistente de viajes intercorporales

–         Constructor de recuerdos bonitos

–         Mantenedor de señorita simpática

Por favor abstenerse Pulidores de campanas de boda y Controladores de vidas ajenas. Gracias. Las entrevistas comenzarán este mismo fin de semana.

Viernes. Santa Perpetua nos lo haga eterno. Buenos días…

26.12.2012

Posted on Actualizado enn

No pensaba escribir nada hoy; iba a escaquearme en la confusión del intermedio fiestero por aquello de que es una semana desmembrada y que la mayoría está con la cabeza en otras cosas. Pero esta mañana, de camino al trabajo, me ha invadido un curioso sentimiento de fraternidad con todos los que viajaban en mi vagón: todos teníamos cara de lunes y todos nos mirábamos con ojillos somnolientos y comprensivos que decían: mira ese angelito, otro al que le toca currar como a mí, mientras tantos están de vacaciones. Claro que, probablemente, todos hemos tenido el mismo pensamiento posterior: “Y dando gracias, que peor es no haber tenido vacaciones o querer trabajar y no poder”.

26 de diciembre. Boxing Day en Canadá, San Esteban en Cataluña y Primer día de Caballos en Ceclavín. A los que hoy trabajáis y a los que no… Buenos días!!!