transporte

06.03.2015

Posted on Actualizado enn

Ya llega la primavera

No lo sé porque note mi sangre alterada ni porque los almendros empiecen a pasar del blanco al verde. La señal más evidente -al margen del consabido anticipo que nos hacen los grandes almacenes- es que la alegría viene de la mano de su anagrama: la alergia. Los picores se empiezan a esconder por entre mis cuerdas vocales recordándome que el polen no solo es esa sustancia que hace nacer las flores.

Pero no voy a presumir de cínica, el cambio de estación también me hace vibrar otras cuerdas: antes de ayer sufrí un deseo incontrolable de sacar a pasear al perro. Hasta que me di cuenta de que yo perro no tengo… pero no me dejé arredrar por eso: me armé de chaqueta deportiva, zapatillas, braga polar y miguitas de pan y me bajé al río a pasear, a ver si se me acercaban las palomas y podía poner alguna estofada para cenar (nada; las muy espabiladas se las saben todas y casi me estofan a mi).

El caso es que estas tardes que tengo tiempo -y el tiempo empieza a virar a mejor- he decidido practicar el deporte tradicional de los ancianos -me refiero a pasear, no a mirar obras- porque, la verdad, dejar ir los pies con el rumbo sin acabar de trazar me encanta. Especialmente cuando además puedes llevar música en las orejas, ideas en la cabeza y tienes un salvoconducto vulgarmente conocido como teléfono móvil y otro en forma de abono transporte por si los pies se te van de más.

Sí. La pátina de cinismo se resquebraja cuando sigues encandilada por tu propia ciudad, cuando caminas con paso musical al son de lo que escuchas, cuando levantas la vista para apreciar una balconada y en ese instante encienden la iluminación de la fachada. He de reconocer que la sonrisa que me baila en la cara es de lo más primaveral.

Viernes. Feliz fin de semana. Y buenos días!!

Anuncios

13.01.2014

Posted on Actualizado enn

El otro día me fui de excursión urbana al Ensanche de Vallecas. Quería ejercer de consumista compulsiva de súper-ofertas en un outlet que han abierto allí una cadena de supermercados que defiende que la calidad no tiene por que pagarse. Así es que me aferré a la línea 1 de metro como aquella que no se aburre de ver subir y bajar gente y, 19 paradas después, allí donde se terminan los raíles, aterricé en ese territorio ignoto del ‘Ensanche’ para comprender, al primer golpe de vista, el porqué de su nombre: madrecita que pedazo de avenidas tan grandes ¡Ocho carriles del ala en el primer cruce! Afortunadamente los encontré desiertos porque pasar al otro lado, habiendo tráfico, puede llevarte toda la tarde.

El caso es que el barrio es amplio y cómodo; que con el metro no hay distancias (para los que tenemos callo en el transporte) y que todo huele a limpio y a nuevo. Es más, probablemente de aquí a 15 años adquiera su propio carácter, pero ahora mismo la sensación que da es la de haber llegado a alguna llanura manchega donde, por efecto de extrañas habichuelas mágicas, han brotado como champiñones una miríada de bloques de viviendas a cual con más carácter… Y es que los edificios del PAU tienen tela; algunos son muy interesantes, pero todos juntos y ordenados en descuidado desconcierto acaban pareciendo las pancartas de una manifestación radical pro arquitectura de vanguardia. Al menos a mi ojo inexperto…

13 de enero y 160° aniversario de la patente del acordeón, ergo día mundial de Los Pajaritos; una pena que sea lunes y no día de fiesta, por aquello de volar tú y yo cruzando el cielo azul y el ancho mar. Buenos días…

10.06.2013

Posted on Actualizado enn

A mi pobre estación de Sol han vuelto a cambiarle el nombre; durante un tiempo se vio condenada a ser Sol Galaxy Note, que de ser de apelativo único y de tres letras pasó a llevar los apellidos de papá y mamá; y ahora le han calzado un Vodafone pronominal como la copa de un pino, que no va a haber quien le quite al astro rey el tufo a telefonía móvil para lo que nos quede del único metro del mundo que vuela… Pero, chanzas aparte, si estas medidas sujetan en algo el desbocado precio del transporte público, bienvenidas sean ¡Será por estaciones propicias a renombrar! Que ‘Delicias’ le viene bien a cualquier pastelería y ‘Empalme’ sería perfecta para Durex o Control, no?

Lo que ya no le perdono tan fácilmente al mundillo de la publicidad es esa prepotencia que se gasta a la hora de exigirnos conocimientos en terminología propagandística a los legos en la materia, que parece que no eres nadie si no sabes lo que es el merchandising, el packaging, el storyboard y un community manager… Pues mire usted, veo sus banner y subo dos más, que a mi la gente me mira raro cuando les hablo de su tipo medio de gravamen o del momento del devengo y, aunque se trata de castellano puro y duro, me la tengo que envainar.

No perderse el doodlelazo (toma palabro) de hoy lunes, dedicado a Maurice Sendak; para mi gusto, mejor que la peli. 10 de junio y Día de nuestros vecinos del oeste. Parabéns para os lusitanos e Bom dia!!