uñas

28.07.2015

Posted on Actualizado enn

Definitivamente el calor da otra cadencia a las cosas. Impone su propio ritmo que más que lento es lánguido y espeso. La realidad se tiñe con una pátina de ficción en la que parece que todo vale, que todo da igual, que nada es del todo verdad.

Y así, mientras una gota de sudor recorre despacio tu espalda, te desperezas pensando -vaya usted a saber por qué- en cerezas. Te tocas por enésima vez la melena con la palma de la mano abierta pretendiendo que el rizo rebelde se quede detrás de la oreja. Pero tampoco es cosa de ponerse seria, que necesitas -para abanicarte- esa misma mano abierta; más por gusto al gesto que por eficiencia; porque el aire, por más manotazos que le des, ni se mueve ni refresca.

Al menos a mí, porque a la señora de etnia gitana que llevo enfrente le está dando buena ventolera; también es verdad que mueve a 1000 giros por minuto la muñeca. En cuanto pueda me pongo a su vera. Así me aparto del tipo que tengo al lado, que me tiene contenta: su atuendo playero con tripa cervecera no me molesta, pero es que el colega se ha descalzado y me ha plantado sus pinreles a tiro de piedra de mis narices, con unas pedazo de uñas largas y negras que parece que lleva un criadero de mejillones al final de cada pierna. Y para colmo se está hurgando entre ellas ¡! Era preferible cuando sólo se tocaba con sutileza el paquete…  Pa qué, pa qué me meteré yo en estos berenjenales. Que lo cuento por whatsapp y no me creen! Como que no? Allá voy, a por pruebas documentales. Hombre! Y las consigo y las adjunto. Ahí las tenéis. Para eso estamos.
pies descalzos cercanías

Para eso y para llevarnos disgustos, que una cosa es que con la caló relajemos los protocolos y otra cosa que no cuidemos las maneras en lo más mínimo. Que sudar, señores, sudamos todos, pero no con el mismo estilo. He dicho.

Martes. Buenos (y educados) días!

23.09.2013

Posted on Actualizado enn

Cualquiera diría que estamos al inicio del verano por las temperaturas tan agradables que nos acompañan. Pero no es así y se nota. Se nota en las uñas de los pies. Si os fijáis la mayoría de las mujeres que llevan sandalias tienen el esmalte de las uñas de los pies descacarillado, como aquella que sabe que en cuatro días va a llevar la bota puesta.

El caso es que el otoño se nos presentó anoche a cenar casi a hurtadillas, pero viene para quedarse; en concreto, 89 días y 20 horas de pisar hojas secas, asar castañas y calabazas y cosechar girasoles, con los días recortándose a ojos vista y las noches dominadas por la vista de Venus y Saturno. Y aunque estéticamente es mi estación favorita, la perspectiva del termómetro cayendo a la par que las hojas no se me hace nada agradable…

Haremos lo del refrán: al mal tiempo, buena cara; que para eso hoy es el Día Mundial de la Sonrisa; aunque no especifican si es de la horizontal o de la vertical… Afortunadamente no preciso de ningún taller de risoterapia de esos tan en boga para mantener sano el sentido del humor y siempre estoy -de un modo u otro- sonriendo. Así es que -ya sabéis- si alguien de repente me ve seria, es que no me está viendo entera…

Lunes. Empieza la semana! Buenos días!!

03.07.2013

Posted on Actualizado enn

Renuncio.

Renuncio…

En todas las puñeteras acepciones de la RAE (excepto la que atañe a los juegos de azar) a mantener las manos quietas hasta que seque el esmalte, a curarme la infección de caballo que tengo en el oído sin antibióticos, a que el repollo me quede igual que a mi madre, a que me gusten los leggins, a tirar de carros ajenos, a hacer cabalas, a ser cabal.
Renuncio a añoranzas y destemplanzas sin sentido antes de que me quiten el mío. Renuncio a lo que no tengo e incluso a algo de lo que tengo. Porque paciencia es uno de los dones que no me tocaron, mira por dónde; a mí me dieron una lengua veloz que tiende a perderme, una espalda ancha para echar ahí los problemas, y una frente estilo minotauro que siempre mando por delante, pero ¿paciencia? Esa se la debieron dar toda a un tal Job, que de mi familia no es. Y es que a veces, aún siendo una chica afortunada, le ves el culo a la suerte, así es que nadie me venga con que si han pintado oros y tú tiras copas teniendo bastos porque, estando fuera las espadas, puede que renuncie hasta en el tapete…

A ver si la culpa va a ser de los japoneses, que un 3 de julio del 98 lanzaron su sonda Nozomi -la esperanza- para estudiar la atmósfera marciana pero, cosas de la vida y del espacio, la Esperanza nunca logró completar su misión y se perdió…

Miércoles. Buenos días!!

05.05.2013

Posted on Actualizado enn

El otro día me pinté las uñas de las manos de rojo. Yo!! Que jamás le doy color a esos apéndices queratinosos (a los de los pies sí, pero a eso estoy ya acostumbrada) pues me dio la ventolera, me armé de esmalte y paciencia y -diez pruebas de precisión después- conseguí unas manos que estaban justo a continuación de mis brazos pero no eran exactamente mías. El caso es que se movían como yo les ordenaba, de hecho, no podía parar de moverlas ante mis narices, pero no había nada que hacer: absolutamente alienadas. Así es que creo que estas manos que llevo pero de las que no soy del todo responsable pueden hacer muchas más cosas que las que tenía antes. Pueden tocar, explicar y bailar mientras yo las observo a una distancia prudente… me resulta divertido y excitante. De momento éstas me las voy a comer como si fuesen las Uvas de la Ira que le dieron el pulitzer a Steinbeck un 6 de mayo de 1940, con sus pipos y todo, bien ahogaditas en acetona; pero no descarto volverlas a invocar el día menos pensado, que presiento que tengo muchas cosas que hacer con ellas aún…

Lunes. San Li Ching Yuen, que no sé si sería santo en realidad, pero tiempo tuvo de intentarlo porque murió un día como hoy en 1933 a la tierna edad de 256 años ¡! El que tenga sus mismas aspiraciones ya puede mudarse a China a recolectar hierbas medicinales y piedras de colores y seguir el consejo del bicentenario: “Mantén un corazón tranquilo, siéntate como una tortuga, camina rápido como una paloma y duerme como un perro”… por mi parte seguro que no llego, porque ni la paz cardiaca ni esa fauna son lo mío. Aunque si es por piedras de colores…. Buenos días!!