tráfico

19.10.2015

Posted on Actualizado enn

Después de pasarme un fin de semana en el que, porcentualmente he estado menos tiempo seca que mojada, he podido constatar una vez más que divertirse como una enana no es una cuestión dada por una meteorología más adversa o más simpática, si no cuestión de ganas.

He tenido por aquí estos días a mi hermana (para los que tenéis buena memoria y solera en esta página, es aquella que el 21-05-2014 tocaba tan mal la flauta y que afortunadamente -a sus 14 años- ha dejado ya de tocarla) y lo que en principio era un fin de semana sin planificar y con flacas esperanzas de hacer casi nada, se ha convertido en una experiencia a recordar.

Ya empezó el viernes de forma inesperada, con alguna pelotera y mi mano derecha vendada, pero rodando con tanta naturalidad como la maleta que llevábamos a cuestas. Pero el sábado nos salió de traca. Decidimos hacer uso de esto que los ayuntamientos últimamente tanto fomentan: la bicicleta urbana y creo que no hay cosa que nos pudiera pasar que no nos pasara…

Haciendo uso de ese ojo clínico que no sabíamos que tenía mi hermana, eligió -de entre las 25 bicis disponibles- la más granada: le faltaba un manguito del manillar, se le salía la cadena y el motor eléctrico apenas funcionaba. Con lo que el paseo por el río -que debía ser una cosa tranquila- se convirtió en una prueba de supervivencia en la que acabamos caladas, con las manos negras de grasa y llevando su bici cargada en lugar de ir ella montada. Pero para más INRI, al llegar a la parada, no había sitio para dejarlas, así es que nos tocó cambiar la mala por una que funcionara y adentrarnos en el tráfico de una lluviosa tarde de sábado para llegar a casa… No os daré detalles; baste decir que estamos vivas para contarla. Pero os aseguro que cuando dejamos las bicis a la puerta de casa, nos abrazamos saltando de alegría como aquellas que coronan la cima más alta!

Aparte de eso, todo ha sido sushi, risas y compartir paraguas y confidencias. Vamos, una gozada de fin de semana. A ver que tal se nos da este lunes, ducentésimo nonagésimo segundo día del año… Sería bonito celebrar la victoria de Escipión en la batalla de Zama. Alguien se apunta? Buenos días!

16.07.2015

Posted on

A pesar de que las estadísticas dicen que los radares se hinchan a poner multas de tráfico por exceso de velocidad, hay una especie de ley universal por la cual, cuando vas con el coche y con prisa, se te coloca delante el único que no la lleva: el lento, el pasmao, el equivalente de cuatro ruedas a una puñetera tortuga. Y esto pasa SIEMPRE ¡!

Que yo lo cuento y me dicen que será que yo voy demasiado rápida; pero eso no es necesariamente verdad. Es cierto que, en ciudad, me gusta conducir con cierta agilidad y que valoro esa cualidad en los que llevo por delante; pero entiendo que cada cual pueda llevar un ritmo… Lo que no podré entender jamás es que ayer, por ejemplo, me tocara hacer 10 kilómetros en una carretera de 90 km/hora detrás de una furgoneta que me llevó todo el camino a 40!! Y sin posibilidad de adelantar!!!

¡Hombre por favor!
Repito.
¡Hombre por favor!

Eso no se hace. Si llevas la furgo averiada, pones las lucecitas naranjas y te apartas, si te mareas, paras y vomitas, si no encuentras el acelerador, paras y lo buscas… Me da igual el motivo. Eso no se hace. Coño, que llevaba una caravana larga como ella sola y encima el tipo sacaba y mecía la mano por la ventanilla!! Guapo, que llevas una furgoneta blanca matriculada antes del whatsapp, no un BMW!!  Cómo sería la cosa que yo creo que iba cargada de melocotones y acabaron hechos mermelada. No digo más.

El caso es, a lo que íbamos, que el universo tiene sus propias leyes de la enseñanza y la ironía, que suelen darte curiosas bofetadas: que tú llevas prisa, te freno; que quieres calor, te asfixio; que te pones morbosa, te despierto.

Y de esta manera los planetas mantienen el equilibrio.

Es jueves y la Virgen (del Carmen). Buenos días!

30.07.2014

Posted on Actualizado enn

Está claro que para saber apreciar lo bueno de la vida hay que pasar también malos tragos… después de un estupendo fin de semana, el lunes me tocó el gajo amargo de la mandarina: se me ha averiado el coche.

 

Seis y media de la tarde, calor sofocante y tráfico endiablado en la M30. Ya llevaba toda la tarde mosca porque lo notaba raro raro, pues ¡zasca! Luz chunga que parpadea. Y aquí opera el mismo código de colores que en la naturaleza (donde las ranas brillantes son venenosas): si una luz se enciende es malo, si además parpadea es malísimo ¡Joder, joder! ¿Qué hago? Aquí desde luego no paro!! Pues nada, a consultar el folleto de instrucciones del coche, mientras enciendo los intermitentes y cruzo cinco carriles acelerando a golpecitos y soltando para que la luz no se cabree… Para colmo, me traje de recuerdo del fin de semana una afonía monumental y no me salía ni gota de voz del cuerpo, por lo que no podía llamar por teléfono ¡! Arrrrgggg ¡! Así no se puede.

 

Me avergüenza un poco decirlo pero, al final, montada en un autobús camino de casa, lloré. De impotencia, de dependencia y de mala leche. Pero razón tiene mi madre, esas lágrimas ofenden: no me ha pasado nada, la salud es lo importante y, lo demás, ya lo capearé. Sobretodo porque tengo ángeles de la guardia que me protegen, me ayudan, me escuchan… y hasta me prestan un coche. Así sí que se puede.

 

Y con las de cal y las de arena, ayer me salté el martes así es que hoy os doy los buenos días dos veces. Buenos buenos días de miércoles!!

08.07.2014

Posted on Actualizado enn

Mi abuelo, ese que insistía en que mi vocación oculta era la de viajante (por los kilómetros de carretera que me meto al cuerpo sin pestañear) y que cogiera siempre las rotondas por el carril de fuera (lo que era una fuente constante de disputas entre nosotros), solía decirme también que debía ser un poco loba, por mi tendencia a elegir la noche para viajar.

Pero no es cierto que yo busque intencionadamente las horas de oscuridad; es que, cuando vives en Madrid y aborreces las caravanas, no tienes otra alternativa. Y no es que me apasione; como casi todo en esta vida tiene sus inconvenientes y sus ventajas… Aparte de evitar el tráfico para entrar o salir de la ciudad, en verano evitas además el aire acondicionado, que me va fatal y, si la vista no se te cansa -como es mi caso- vas en la gloria. Lo malo es el sueño que te pueda dar (aunque ese también asalta a la hora de la siesta) y un inconveniente muy original que descubrí el otro día: si conduces de noche y al fondo hay una tormenta eléctrica, tienes la desagradable sensación de ser cazada por todos los radares, porque cada rayo te parece el fogonazo de un flash…

El caso es que la combinación de noche, coche, música, kilómetros y soledad siempre me ha resultado atractiva; como si despertara al camionero que todas llevamos dentro. Un camionero que canta, que gusta de filosofar y que disfruta de esos momentos en que tu cabeza y lo que de ella brota es tu única compañía. Si no montas al aburrimiento de copiloto, puede ser un viaje genial… O será que mi abuelo tenía razón al final y es asfalto lo que me corre por las venas??

Martes, otra curva más en el camino de esta semana. Buenos días!

03.09.2013

Posted on Actualizado enn

No contenta con adoptar y dar su nombre a la estación de Sol, la compañía Vodafone -que está volcada con el Metro de Madrid- ha apadrinado también (imagino que por afinidad cromática), a la Línea 2 al completo colocando delante del nombre de cada estación su redondo logotipo, al que los no iniciados pueden confundir con el símbolo de Cercanías, y pensar que las obras veraniegas han dejado la líneaconvertida en un inmenso apeadero… Pero como a poco que piensen se darán cuenta de los presupuestos no dan para tanto, no creo que la cosa vaya a mayores, excepto para algún pobre despistado de los que se bajan en Atocha en lugar de en Atocha Renfe para coger el AVE.

Total, que a cuenta de esto ando yo por las esquinas cual publicista de la operadora de telefonía, buscando cosas rojas que puedan servir de soporte propagandístico; y ésta mañana las he encontrado: las señales de tráfico!!

Que digo yo que si le plantan un logo a cada prohibido el paso, a lo mejor la DGT no tiene tanta necesidad de calzarme a mi una multa por pasar el radar a 131, no? Porque ese ha sido el recibimiento que me han dado: una foto hecha a traición, por la espalda y la amabilidad de descontarme el 50% si pago sin rechistar. Y pagar he pagado, pero la pataleta facebookera no me la quita nadie, que por más que los de mal agüero se empeñen sigue siendo ito-ito (gratuito).

Martes y 3. Feliz día de la fundación para todos los sanmarinenses (si es que conocéis alguno), que Tráfico nos pille confesados y muy buenos días.

09.08.2013

Posted on Actualizado enn

[Cosas que sólo pasan en verano]

Llegas a las mil y mona de anoche a tu casa preocupada por dónde lograrás soltar el coche ya que tu calle sólo tiene 11 aparcamientos y…. aparcas en la propia puerta!!

Además, sales taaaaarde de casa ésta mañana y, aunque los semáforos te impiden atravesar una calle entera sin pararte y los taxistas hacen gala de su título de propiedad de la calzada haciéndote sistemáticamente la puñeta (dos cuestiones no exclusivas del estío, por cierto), gracias al tráfico fluido (esto sí es exclusivo de agosto), llegas a la puerta del trabajo a las ‘y 59’ para quedar puntual a lo british total.

Me-en-can-ta.

17.05.2013

Posted on Actualizado enn

Nadie lo hubiera esperado de un viernes de primavera pero llueve y el taxi de la chica queda atrapado en un tremendo atasco, ella paga la carrera con un billete grande y un ‘quédese el cambio’ y echa a correr desaforada, a contracorriente, obviando su miedo y el tacón que ha perdido por el camino; pero no puede arriesgarse, no sabe a qué hora saldrá su tren. Sólo sabe que si él (su Él) no la ve en la estación, nunca sabrá lo que siente. Él se irá, se marchará quién sabe dónde, saldrá de su vida para siempre…

¿Quién me cuenta los siete errores de la historia?

En realidad se resume en uno solo: esto es el pasado, amigos. Hoy, que celebramos el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información y el Día de Internet, si ella no ha consultado el horario del tren, el estado del tráfico, la vía más rápida para llegar y el tiempo que va a hacer por el camino es porque el galán tampoco es para tanto y, si él (su Él) no le ha mandado veinte wasap, tres lines, ocho correos y un toque y un privado de facebook, es por que se la trae al pairo, evidentemente. Y, aunque se marche, “para siempre” ya no existe, por que en la red es imposible no volverse a encontrar. Sólo un acto de voluntad férrea o de desidia mutua puede lograrlo.

En este Día, en esta Sociedad de Internet, sucede que a veces acabamos disociados por no saber encontrar la Información relevante y no poder Comunicar lo que de verdad nos hubiera gustado.

17 de mayo. San Pascual Bailón. A ver si encuentro cómo celebrarlo. Buenos días…